Home » Literatura

Dickens culpable de la celebración navideña: Standiford

Publicado por @Shinji_Harper el miércoles, 24 diciembre 2008
Sin Comentarios


Dickens culpable de la celebración navideña: Standiford

El Universal

Oaxaca, México.- El novelista de historias criminales Les Standiford ha publicado para esta navidad un libro donde recupera la historia en torno a A Christmas Carol (traducido al español como Un cuento de navidad) de Charles Dickens, donde aventura que el autor inglés ha sido en buena medida el responsable del concepto de los festejos navideños que tenemos hoy en día.

Les Standiford escudriña una nueva visión del Cuento de Navidad de Dickens

Les Standiford escudriña una nueva visión del Cuento de Navidad de Dickens

El libro de Standiford, que ha registrado las más altas ventas en las librerías de los Estados Unidos durante diciembre, está publicado por la editorial Crown y su título completo es The Man Who Invented Christmas: How Charles Dickens’ ‘A Christmas Carol’ Rescued His Career and Revived Our Holiday Spirits, se remonta al germen de la historia del malvado Scrooge, que se enfrenta a los espíritus de las navidades pasada, presente y venidera, donde se encuentran puntos importantes de la vida del autor inglés y del acontecer de su propio país.

En su narración, Standiford recuerda que A Christmas Carol fue escrita por Dickens en un momento de pobreza, luego de que se había esfumado la fortuna que el escritor (probablemente el primer artista que alcanzó popularidad real entre las masas) había conseguido por sus dos éxitos anteriores, Almacén de antigüedades y Oliver Twist.

Standiford hace una biografía del escritor inglés desde los tiempos en que fue un niño explotado hasta su juventud como reportero de diarios y su brillante nacimiento literario con Almacén de antigüedades.

Al mismo tiempo, Standiford ofrece la historia de la celebración de Navidad, que durante el siglo XVIII fue prohibida en Estados Unidos e Inglaterra por los puritanos, que veían en los festejos un pretexto para beber y perder el control.

La inspiración para comenzar A Christmas Carol, narra Standiford, le vino de la depresión de octubre de 1843 en la ciudad de Manchester, a donde Dickens se había trasladado a dar una serie de conferencias en el ateneo de la ciudad.

El cuento de navidad más famoso y reproducido de la historia, se publicó para la navidad de 1843 y agotó sus 6 mil copias en una sola noche, lo que obligó a realizar reimpresiones para el año nuevo.

En el camino de esta reconstrucción, Standiford descubre detalles casi olvidados de la vida del autor de David Copperfield: la bancarrota en que estaba inmerso cuando escribió A Christmas Carol; el divorcio de su esposa y su nuevo matrimonio con una actriz mucho más joven que él; así como el hecho de que escribió cinco novelas más relacionadas con la Navidad, de las cuales ninguna ha perdurado hasta nuestros días.

Standiford aventura que con personajes entrañables como el propio Scrooge, su empleado Cratchit y su inválido hijo, el pequeño Tim, Dickens introdujo los valores como la caridad y la bondad, la celebración de la fuerza vital y los placeres de la buena compañía con que entendemos la celebración de la Navidad el día de hoy.

Es con A Christmas Carol, sugiere Standiford, que Dickens reinvento el concepto de la Navidad como parte de su “inmenso y perdurable legado”; en sus palabras, la historia del autor inglés, “ocupa un lugar primordial en la transformación de la celebración a los tiempos anteriores al cristianismo, pues revitalizó costumbres olvidadas e introdujo nuevas que definen la celebración de hoy en día”.

Como elementos que reafirman el dicho de Standiford, están que no fue sino hasta un año después de la publicación de A Christmas Tale que se popularizó la tradición de enviar tarjetas navideñas, aunque ya dos décadas antes había aparecido la figura de St. Nicholas (antecedente de Santa Claus) y la corte del Príncipe Alberto y la Reina Victoria había popularizado el árbol de navidad, una tradición traída de sus parientes germanos.

Pero Standiford afirma que A Christmas Carol merece el crédito de rehabilitar la Navidad, además de que muestra la opresión de la era industrial en Inglaterra, los sentimientos encontrados que Dickens tenía por los Estados Unidos, el humor ácido y la fantasía que subyace en la realidad; elementos que según el autor, se han perdido en las historias que reconstruyen el cuento de Dickens en la televisión, la radio y el cine para las generaciones actuales.

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.