Home » Democracia

Los Quince Años del EZLN:Del recuerdo al olvido

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 1 enero 2009
Sin Comentarios


Por Ariel Bargach/Agencia Télam

 

 Oaxaca, México.- La presentación en sociedad del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), con la ocupación de varios municipios en el estado de Chiapas, cumplie este jueves, quince años, un período que no alcanzó para resolver las demandas que le dieron origen y que transformó a la organización en un inédito fenómeno contracultural.


Nacido como organización político-militar y orientado por su Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General (CCRI-CG), el EZLN se dio a conocer con una proclama en la plaza central de San Cristóbal de las Casas, el 1 de enero de 1994, el mismo día en que entraba en vigencia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC)


La aparición del EZLN  la madrugada del 1 de enero de 1994

La aparición del EZLN la madrugada del 1 de enero de 1994


Seis documentos políticos, todos firmados “desde la selva Lacandona”, permiten adentrarse en los objetivos del EZLN, de fuerte base indígena y liderado por el subcomandante Marcos, reconocido por artistas e intelectuales y “desenmascarado” como docente universitario por el gobierno de México.

 

De Rafael Sebastián Guillén Vicente al "Subcomandante Marcos

De Rafael Sebastián Guillén Vicente al



 

 

La defensa de derechos colectivos e individuales históricamente negados a los pueblos indígenas, el diseño de un nuevo modelo de país con la democracia, la libertad y la justicia como ejes, y el tejido de una red de resistencias contra el neoliberalismo constituyen los preceptos básicos de la fuerza.

 

Los ideales que persiguió el zapatismo hasta ahora incumplidos

Los ideales que persiguió el zapatismo hasta ahora incumplidos

 


Los mismos documentos zapatistas hablan de siete etapas en el desarrollo de la organización, desde la selección de un núcleo de seis primeros insurgentes, hasta la decisión de ir a la guerra contra el gobierno y el levantamiento.

 


Entre la madrugada del 29 de diciembre de 1993 y la tarde del 31 se daría el último paso: el EZLN tomó las cabeceras municipales de San Cristóbal de Las Casas, Altamirano, Las Margaritas, Ocosingo, Oxchuc, Huixtán y Chanal. Aunque ya existían algunos informes sobre la presencia zapatista en la región, la aparición tomó desprevenido al gobierno federal.

 


A pocos meses de su irrupción, el EZLN inició un intercambio de cartas con figuras del arte, la cultura y el espectáculo, lo que favoreció la difusión de su discurso, pleno de citas de León Felipe, Federico García Lorca, Paul Valéry, Miguel de Cervantes, Bertolt Brecht, Juan Gelman, Sor Juana Inés de la Cruz, Eduardo Galeano, William Shakespeare y Manuel Vázquez Montalbán, entre otros.

 


A una primera serie de diálogos con el Ejecutivo le siguieron nuevos pronunciamientos en los que el zapatismo dejaba claro la relación entre democracia e internacionalismo; su idea sobre la guerra de baja intensidad y la militarización; el neoliberalismo y la globalización, y la autonomía y la resistencia.

 


Después, la organización promovió una serie de consultas populares. Probablemente, una de las preguntas más importantes fue una de 1995, cuando se interrogó por el futuro político del Ejército. En una votación apretada, la mayoría decidió que el zapatismo debía convertirse en una fuerza política, independiente y nueva, sin alianzas.

 

Las mujeres indígenas de Chiapas base fundamental en el movimiento zapatista/Foto Pedro Valtierra 1997

Las mujeres indígenas de Chiapas base fundamental en el movimiento zapatista/Foto Pedro Valtierra 1997

 


Dos años después, en 1997, el EZLN y el gobierno firmaron los acuerdos de San Andrés Larraízar. Era una forma en que las autoridades aceptaban que estaban ante un ejército que no encajaba en los modelos clásicos de insurgencia.

 


Comenzó a hablarse por entonces del zapatismo como cultor de una nueva forma de lucha, la Netwar Social, una suerte de respuesta a lo que el EZLN considera la desinformación promovida desde los grupos de poder, con la idea de restituir los lazos de comunicación entre quienes luchan por cambiar sus sistemas de explotación.

 


A las tradicional lucha por las armas, el EZLN sumó cámaras fotográficas, grabadores de audio y video, equipos de radiocomunicación electrónica, celulares y computadoras. Además de las selvas, las montañas y las ciudades, el campo de batalla sería también la red.

 

La inédita revolución mediatica de un grupo insurgente indígena en América Latina

La inédita revolución mediatica de un grupo insurgente indígena en América Latina

Ahí es donde la pluma del “subcomandante Marcos” levanta consignas muy atípicas, lejanamente emparentadas con las del Mayo Francés: “Para todos, todo; nada para nosotros”, “No luchamos por el poder”, “Por un mundo donde quepan muchos mundos”, “Respondemos con el humilde viento que somos”.

 

 

 


En sus 15 años de historia, el zapatismo generó también una de las mayores movilizaciones de las que se tenga memoria en México, cuando el 11 de marzo del 2001 entraron a la capitalina Plaza de la Constitución 23 comandantes del EZLN y el subcomandante Marcos.

 


Una concentración sin precedentes, entre ellos miles de indígenas, los acompañó desde Xochimilco y atiborró como nunca el Zócalo -como se conoce a la plaza- para escucharlos. La “caravana de la dignidad” o la “marcha del color de la tierra” había tomado virtualmente un símbolo del poder mexicano.

 

La Caravana de la Dignidad desde Chiapas al zócalo de la ciudad de México.

La Caravana de la Dignidad desde Chiapas al zócalo de la ciudad de México.

Unos días después, pese a la molestia de las fuerzas de centroderecha, los comandantes indígenas zapatistas hablaron ante el Congreso. El país pareció estremecerse cuando la “comandanta Esther” proclamó: “Por mi voz habla la voz de millones de indígenas de todo el país”.

 


La incorporación a la Constitución de los derechos y la cultura indígenas debió ser aceptada, aunque la carta magna es, en muchos sentidos, por ahora letra muerta, y aunque hayan pasado tres presidentes, cinco gobernadores y tres obispos en Chiapas, y siete enviados del Ejecutivo para diálogos de paz.
Mientras, cientos de indígenas fueron asesinados por policías, soldados y grupos paramilitares, miles de familias perdieron sus propiedades y la tierra mantiene su alto grado de concentración en pocas manos.

 

Muro en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, Mexico.Pareciera que nada ha cambiado/Foto Xanti Revueltas

Muro en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, Mexico.Pareciera que nada ha cambiado/Foto Xanti Revueltas

 


Como forma de poner en práctica su modelo de gestión, los insurgentes mantienen 38 Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas (MAREZ), en los que se promueve, centralmente, la educación y la salud, un sistema de justicia propio y reglas para el comercio y la administración.


“Aquí manda el pueblo y el gobierno obedece” es la leyenda que saluda la entrada a estos territorios, y de fondo se escucha Radio Insurgente, la Voz del EZLN.


En 2002, el español Joaquín Sabina le puso música y grabó un poema que le había hecho llegar el subcomandante Marcos: “Como si hubiera donde hacerse fuertes/ como si hubiera al fin destino para mis pasos/como si encontrara mi verdad primera…”. En eso parece andar el EZLN, que celebró sus 15 años de existencia con el”Festival de la Digna Rabia” en el Distrito Federal.

 

 

 

 



Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.