Home » Diversidad Cultural

Denuncian venta de centros ceremoniales de pueblos originarios

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 2 enero 2009
Sin Comentarios


La Senadora Maria Serrano

La Senadora Maria Serrano

 

Oaxaca, México.- Centros ceremoniales que por miles de años han sido utilizados por pueblos indígenas para celebrar rituales, rezar, hacer procesiones y fungir como centro de reunión y tradición están siendo fraccionados y vendidos al público en general.

 

La senadora María Serrano Serrano, del Partido Acción Nacional (PAN), denunció en entrevista que estas acciones se hacen en complicidad con varios comisariados ejidales y distintos presidentes municipales.

 

Frente a esta problemática que genera conflictos internos en las comunidades afectadas, presentó un punto de acuerdo a través del cual se exhorta a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas a que vigile esta situación. Además para que en su programa de trabajo de 2009, incluya la consulta sobre el rescate y la preservación de la cultura y sitios sagrados de los pueblos y comunidades indígenas.

 

Específicamente, Serrano Serrano se refirió a un caso que se registra en su estado natal, Sinaloa, donde el centro ceremonial San Isidro Labrador, de la comunidad indígena Yoreme-Mayo ubicado en Juan José Ríos, municipio de Guasave, ha sido fraccionado para su venta en complicidad con comisariados ejidales y presidentes municipales.

 

Dijo que es por demás alarmante la situación de conflicto que esta problemática genera en pueblos indígenas, que tienen más de un gobernador tradicional auspiciado en muchos de los casos por las propias autoridades locales para favorecer la existencia y prolongación de conflictos intracomunales.

La senadora expuso que que durante sus recorridos por zonas indígenas ha recibido serias denuncias de estas comunidades, en el sentido también de que ésta división generada por las mismas autoridades obliga a los indígenas a entrar como fuerza obrera mal pagada, rentar o vender sus tierras permitiendo.

 

Convocó a las autoridades relacionadas con el tema a tomar cartas en el asunto, así como a parar la venta de centros ceremoniales tradicionales y castigar a quienes con premeditación, alevosía y ventaja pretenden acabar con las tradiciones en el país.

 

Texto integro de las propuesta de punto de acuerdo para ser aprobado en el Senado de la República:

DE LA SENADORA MARÍA SERRANO SERRANO, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO ACCIÓN NACIONAL, PUNTO DE ACUERDO POR EL QUE SE EXHORTA RESPETUOSAMENTE A LA COMISIÓN NACIONAL PARA EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS CON LA FINALIDAD DE QUE INCLUYA EN SU PROGRAMA DE TRABAJO PARA EL AÑO 2009 LA CONSULTA SOBRE EL RESCATE Y PRESERVACION DE LA CULTURA Y SITIOS SAGRADOS DE LOS PUEBLOS Y COMUNIDADES INDIGENAS DEL ESTADO DE SINALOA.  

C. PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA
DEL SENADO DE LA REPÚBLICA
DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN
PRESENTES:

MARÍA SERRANO SERRANO, Senadora de la República de la LX Legislatura e integrante del Grupo Parlamentario del Partido Accion Nacional, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 58 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, someto a la consideración de ésta H. Asamblea la proposición con Punto de Acuerdo por el que se exhorta respetuosamente a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas con la finalidad de que incluya en su programa de trabajo para el año 2009 la consulta sobre el rescate y preservación de la cultura y sitios sagrados de los pueblos y comunidades indígenas del estado de Sinaloa, al tenor de las siguientes:

CONSIDERACIONES

El centro ceremonial San Isidro labrador, de la comunidad indígena Yoreme-Mayo se ubica en Juan José Ríos, Municipio de Guasave, del estado de Sinaloa.  En dicho sitio aún se practican por esta comunidad danzas tradicionales, se realizan cantos rituales, se reza y se hacen procesiones religiosas.  Es un punto de reunión y encuentro entre los integrantes de esta comunidad que les permite mantener sus usos y costumbres, conservando con ello su identidad y fomentando su sentido de pertenencia.  Sin embargo, durante los últimos años este sitio ha sido fraccionado y parcialmente vendido con el consentimiento y complicidad de varios comisariados ejidales y distintos presidentes municipales.

Esta situación ha producido graves conflictos internos en la comunidad pues, no todos sus integrantes aceptan los cambios de destino y uso del centro ceremonial.

Este tipo de conflictos en las comunidades indígenas del estado de Sinaloa ha venido aumentando y es por demás alarmante.  La mayoría de los pueblos y comunidades indígenas en este Estado, tienen más de un gobernador tradicional, auspiciado esto en ocasiones por las autoridades municipales o locales para favorecer la existencia  y prolongación de conflictos intracomunales que les permite el aprovechamiento de sus recursos naturales, la compra o renta de sus tierras, y en el mejor de los casos la pérdida paulatina de su cultura tradicional y como consecuencia de ello la incorporación de los indígenas a una fuerza de trabajo mal pagada.

Lo anterior sucede, pese a que la reforma de 2001 al artículo 2º de la Constitución creo un nuevo marco jurídico para la protección y defensa de los pueblos y comunidades indígenas.  Por disposición constitucional, y elevada a garantía social e individual no sólo son reconocidos como parte de la nación mexicana, que hoy se define como pluricultural y pluriétnica, sino que además la Constitución les reconoce y garantiza el derecho a la libre determinación y a la autonomía para que en función de ello apliquen sus propios sistemas normativos en la regulación y solución de sus conflictos internos, además de proteger sus tradiciones y preservar y enriquecer sus lenguas, conocimiento tradicional y todos los elementos que constituyen su cultura e identidad.

Como consecuencia de la reforma se creó el órgano especializado en materia indígena del Estado mexicano -la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas-  que tiene como objeto y función entre otras, la de coadyuvar y asistir a los indígenas que se lo soliciten en la solución de sus conflictos, ya sea entre las propias comunidades o ante autoridades federales, estatales y municipales, así como diseñar y operar en el marco del Consejo Consultivo de la Comisión un sistema de consulta y participación indígena, estableciendo los procedimientos técnicos y metodológicos para promover la participación de autoridades, representantes y comunidades de los pueblos indígenas en la formulación, ejecución y evaluación de los planes y programas de desarrollo.

Por otro lado, La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas aprobada el 13 de septiembre de 2007, en su 107era. sesión plenaria establece las normas mínimas para proteger los derechos de los pueblos indígenas en sus diversas esferas, ámbitos y niveles; señala en su artículo 8 que los pueblos y las personas indígenas tienen derecho a no sufrir la asimilación forzada o la destrucción de su cultura y obliga a los Estados a establecer mecanismos eficaces para la prevención y el resarcimiento de todo acto que tenga por objeto o consecuencia privar a los pueblos y las personas indígenas de su integridad como pueblos distintos o de sus valores culturales o su identidad étnica, y contra todo acto que tenga por objeto o consecuencia enajenarles sus tierras, territorios o recursos.

El Sistema de Consulta y Participación Indígena establecido en la Constitución y operado por la CDI ha sido un instrumento útil para establecer un método para el diálogo intercultural y el logro de consensos en las comunidades indígenas que permite el restablecimiento de la cohesión y paz sociales y la solución de conflictos intercomunitarios, razones por las que se exhorta respetuosamente a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas incluya en su programa de trabajo para el año 2009, la consulta sobre el rescate y preservación de la cultura y sitios sagrados, de los pueblos y comunidades indígenas del estado de Sinaloa.

Por lo anteriormente expuesto y fundado someto a la consideración de ésta H. Asamblea el siguiente:

PUNTO DE ACUERDO

ÚNICO.- Se exhorta respetuosamente a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas para que en su programa de trabajo para el año 2009 incluya, la consulta sobre el rescate y preservación de la cultura y sitios sagrados, de los pueblos y comunidades indígenas del estado de Sinaloa.

Salón de Sesiones del Senado de la República de la H. Congreso de la Unión a 18 de noviembre de 2008.

MARÍA SERRANO SERRANO
Senadora de la República

 

 

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.