Home » Marquesina Cultural

Lectura de Poesía en la Biblioteca Henestrosa

Publicado por @Shinji_Harper el martes, 13 enero 2009
1 Comentario


E L  G U A L E G U A Y

 

 

Poema de Juan L. Ortiz

 

Presentan: 1Hugo Gola, 1José Luis Bobadilla y

1Ricardo Cázares

 

viernes 16 de enero, 2009

 

* 20:00 horas

 

 

1 2 1

 

 

LECTURA DE POEMAS

 

1José Molina, 1Karen Plata  1José Luis Bobadilla,

1Ricardo Cázares, 1Inti García, 1Antonio Ochoa

 

Sábado 17 de enero, 2009

* 19:30 horas

 

 

 

B I B L I O T E C A   H E N E S T R O S A

Porfirio Díaz 115, esq. con Morelos, Centro, C.P. 68000 Oaxaca de Juárez, Oax.

Tel. 516-9715, fax 516-8750, bibliotecahenestrosa@yahoo.com.mx

 

 

 

 

JUAN L. ORTIZ. “Juanele”, sobrenombre familiar con el que se identifica al poeta Juan Laurentino Ortiz nació en 1896, en Puerto Ruiz, población cercana a Gualeguay. Publicó en 1912 sus primeros poemas. En 1923 comenzó a seleccionar los textos que conformarían su primera obra poética, publicada en 1933, El agua y la noche, a ésta le seguirían, entre 1937 y 1958, El alba sube…, El ángel inclinado, La rama hacia el este, El álamo y el viento, El aire conmovido, La mano infinita, La brisa perfumada, El alma y las colinas, y De las raíces y del cielo. Todos son libros publicados por el autor y en tiradas de pocos ejemplares; su poesía llegará a las librerías en 1970 cuando la Biblioteca Vigil de Rosario lance los tres tomos de En el aura del sauce que incluye los diez libros anteriores y tres más inéditos: El junco y la corriente, El Gualeguay y La orilla que se abisma.

 

Salvo los pocos viajes al exterior, uno juvenil a Marsella en un barco de carga y otro de dos meses por China y Europa Oriental, y las visitas a Buenos Aires y a Santa Fe, vivió en Entre Ríos. Sus poemas cantan y recrean la naturaleza y el paisaje de su provincia natal, muestran la infatigable variación y búsqueda de su poética.

 

El reconocimiento que su trabajo tuvo hacia los años ´70 se vio alterado por la quema de ejemplares que realizó en la editorial el régimen militar de 1976. Su producción permaneció casi en la oscuridad hasta que la Universidad Nacional del Litoral publicó su Obra completa, enriquecida con poemas no incluidos en El aura del sauce y con artículos y comentarios, aparecidos en diarios, revistas y cartas.

 

Dice Juan José Saer en “Juan” (1) que, a partir de los años 1950, tanto él como las nuevas generaciones de poetas comenzaron a visitar al poeta en una especie de “ritual iniciático” y que esa tendencia relativiza la supuesta marginalidad en la que, a veces, se lo ha incluído ya que su poética, entonces, más bien se ubicaba en el centro de la actividad literaria de la Argentina de esos años, y que, precisamente, “por su marginalidad de esas instancias –y sólo de esas– la obra de Juan, así como la de Girondo o la de Macedonio Fernández, se vuelve síntoma, pero también faro y emblema – nudo invicto de labor desinteresada y de una libertad de pensamiento y de escritura que pone en su lugar, es decir, en el campo de lo inesencial, con perspicacia soberana, manejos, dividendos y consignas.” Añade el novelista santafecino que “Para la poesía de Juan el paisaje es enigma y belleza, pretexto para preguntas y no para exclamaciones, fragmento del cosmos para el que la palabra avanza sutil y delicada, adivinando en cada rastro o vestigio, aun en los más diminutos, la gracia misteriosa de la materia.”

 

PATRICIA CALABRESE

____________________________________________________________________________

 

(1)     SAER, Juan José.  El concepto de ficción.  Buenos Aires: Grupo Editorial Planeta, 1997. 

 

 

 

Dios se desnuda en la lluvia…

 

Dios se desnuda en la lluvia

como una caricia

innumerable.

Cantan los pájaros entre la lluvia.

Las plantas bailan de alegría mojada.

 

La tierra

como una hembra

se disuelve en los dedos penetrantes

con una palidez de mil ojos desmayados.

 

Camino bajo la lluvia, todo mojado, cantando,

hacia mirajes que huyen en un rumoroso sueño

 

¡Lluvia, lluvia!

Desnudez del dios

primaveral,

que baja danzando, danzando,

a fecundar la amada

toda abierta de espera, quebrada ya de ardor

amarillo y largo.

 

 

 

Comentarios

comments

1 Comentario »

  • Frank Castell dijo:

    saludos:
    Mi nombre es Frank castell, escritor cubano. tengo interés en contactar con autores que publican en la revista. también tengo interés en publicar. si es posible respóndanme a mi correo electrónico.
    atentamente
    Frank

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.