Home » Arte

A 25 años de la partida de El Santo

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 5 febrero 2009
Sin Comentarios


Por Fortino Torrentera O.

 

Oaxaca, México.- En ningún país ha existido un héroe de historieta que haya sido una leyenda viviente como en México el Santo “El enmascarado de plata” del que hoy se cumplen 25 años de su fallecimiento y a la vez de su inmortalización.

 

Un cinco de febrero de 1984, dejó de existir Rodolfo Guzmán Huerta, quien por largos años sostuvo la lucha más cruenta, la de ocultar una identidad mítica en una persona común.

 

Por ello se reconoce que además de que el Santo es el más famoso de los luchadores en Latinoamérica y más reconocido en el mundo, también es un ícono de la cultura popular contemporánea de nuestro país, un país de enmascarados.

 

 

 

 

El Santo,  ícono de la cultura popular mexicana

El Santo, ícono de la cultura popular mexicana

 

 

Ha sido el único superhéroe latinoamericano de cobertura planetaria, vencedor de la estética y el bajo presupuesto, campeón del kitsch, catarsis dominguera y solución fornida contra las pesadillas. Un hombre que se convirtió en ídolo anónimo. Un rostro que necesitaba ocultarse para ser reconocido.

 

Pero también una estrella de cine que de la pesadez del ring creo una estética en un arte quizás involuntario, pero que película tras película forjaría su mayor milagro: hacer que lo pésimo se vuelva clásico.

 

Rodolfo “El Santo”

 

Rodolfo Guzmán Huerta, nació en Tulancingo el 23 de septiembre de 1917, desde la niñez, él y sus seis hermanos se dedican al deporte y pronto la lucha libre se vuelve un medio de subsistencia.

 

Llegó a la Ciudad de México en los años 1920, cuando su familia se asentó en el barrio de Tepito. En un inicio practicó Béisbol y fútbol americano, fue cuando se interesó por la lucha y aprendió Jūjitsu, luego lucha grecorromana.

 

 

 

Las memorables luchas de El Santo transmitidas por televisión

Las memorables luchas de El Santo transmitidas por televisión

 

 

 

Su primera dupla en el ring la hace con su hermano Miguel “Black” Guzmán; Rodolfo se hace llamar, todavía sin coberturas, simplemente Rudy Guzmán. El triunfo no era visible en los locales casi en penumbras donde comenzaría su carrera, ya sea que fuese en la Arena Peralvillo Cozumel el 28 de junio de 1934 (usando su verdadero nombre), o en el Deportivo Islas, en la colonia Guerrero de la ciudad de México en 1935. Un toque de misterio ayuda a ser recordado, le aconsejan; por ello en su inició peleó con el bando de los Rudos.

 

 

Guzmán se pone una máscara oscura rojiza y se presenta como el “Hombre Rojo”. El cambio de identidad no cuaja. Guzmán prueba suerte después como “El Enmascarado” y “El Demonio Negro” pero aún nadie recuerda su nombre.

 

 

 

 

El Santo presente en el arte contemporáneo de México/Obra de Demián Flores

El Santo presente en el arte contemporáneo de México/Obra de Demián Flores

 

 

 

Con la imaginación exhausta, se rebautiza como “Murciélago II”, en honor al luchador Jesús “Murciélago” Velásquez, pero el homenajeado reclama por el plagio y se le prohíbe usar el nombre. Aquella contrariedad, según cuenta su hijo Víctor Guzmán, lo afectó tanto que le hizo pensar en un prematuro retiro.

 

En los inicios de 1940, Guzmán se casó con María de los Ángeles Rodríguez Montaño (Maruca), una unión que produciría diez hijos: Alejandro, María de los Ángeles, Héctor Rodolfo, Blanca Lilia, Víctor Manuel, Miguel Ángel, Silvia Yolanda, María de Lourdes, Mercedes y Jorge Guzmán Rodríguez, “El Hijo del Santo”, quien también se ha convirtió en un famoso luchador por méritos propios.

 

En 1942 su entrenador, don Jesús Lomelí, estaba armando un nuevo equipo de luchadores, todos con vestimentas plateadas, y quería que Rodolfo fuera parte de este equipo. Él le sugirió tres nombres: El Santo, El Diablo, o El Ángel, y Rodolfo eligió el primero. El 26 de julio luchó en la Arena México por primera vez como El Santo.

 

Un santo de película

 

A finales de los años 50, Fernando Osés, luchador y actor, invitó a Guzmán a trabajar en películas, propuesta que aceptó, aunque sin abandonar su carrera en la lucha libre, compaginando ambas actividades. Fernando Osés y Enrique Zambrano escribieron libretos para las dos primeras películas del Santo, Santo contra el Cerebro del Mal y Santo contra los Hombres Infernales, ambas estrenadas en 1958, y dirigidas por Joselito Rodríguez. La filmación se llevó a cabo en Cuba, y el rodaje terminó un día antes que Fidel Castro entrara en La Habana y declarase la victoria de la revolución cubana.

 

 

La sensualidad siempre presente en las películas de El Santo

La sensualidad siempre presente en las películas de El Santo

 

El estilo de las películas de El Santo fue esencialmente el mismo durante las casi 60 películas que protagonizó, con argumentos donde actuaba como superhéroe luchando contra criaturas sobrenaturales, científicos locos, etcétera, además de haber logrado romper con el tabú del erotismo y la sensualidad con la participación de las más bellas actrices de la época.

 

A principios de los años 80, se presentó en el programa “Contrapunto” de Jacobo Zabludovsky, donde el presentador logró lo que nadie pudo hacer en el cuadrilátero: despojar de su máscara a “El Santo”, dejando ver por primera vez parte de su verdadera identidad.

 

En el medio corrió el rumor de que el conductor había engañado al luchador y que esto provocó en él un fuerte disgusto que afectó su salud. Murió de un infarto al miocardio después de una actuación en el teatro blanquita, unos días después de haberse quitado la máscara, aunque ese no era el primer infarto que tuvo, ya que algunos años antes sufrió uno mientras se desarrollaba una lucha en contra de los Misioneros de la Muerte.

 

 

 

Los diarios, uno de ellos, Alarma, dieron cuenta así de la muerte del Enmascarado de Plata

Los diarios, uno de ellos, Alarma, dieron cuenta así de la muerte del Enmascarado de Plata

 

 

 

A 25 años de su muerte, recordamos a un ídolo del pancracio mundial, a un ícono de la cultura popular de este país, a una leyenda del cine, a un deportista ejemplar, pero también a un padre, esposo y ciudadano íntegro.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.