Home » Ciudadanía

El chantaje del paro transportista en beneficio propio y no de la ciudadanía

Publicado por @Shinji_Harper el Lunes, 16 Febrero 2009
Sin Comentarios


Por Lilia Torrentera G.

 

 

Oaxaca, no fue la excepción y salió a flote la ambición de los dueños del transporte que con unidades “chatarras”, quienes perjudicaron a más 500 mil ciudadanos, en busca de perpetuar las prebendas que les ha cedido cada gobierno estatal: prestar un servicio de pésima calidad, contaminar, reciclar vehículos en grotescas condiciones mecánicas y obtener jugosas ganancias.

 

No faltaron los oportunistas que vieron en esta paralización del transporte, la oportunidad de llevar “agua a su molino”, impidiendo que quienes no se sumaron a esta protesta, prestaran el servicio.

 

Los taxista por su parte, hicieron “su agosto” pues cobraban entre 40 y hasta cien pesos “por dejada”, además de habilitar sus vehículos con servicio colectivo.

 

La organización ciudadana,  factor para contar un servicio de transporte digno y acabar con la impunidad de los concesionarios

La organización ciudadana, factor para contar un servicio de transporte digno y acabar con la impunidad de los concesionarios

 

 

 

También se evidenció la falta de solidaridad de la ciudadanía que tiene el privilegio de tener un automóvil. Nadie hizo el intento siquiera por acercar a esos hombres, mujeres con niños, ancianos o jóvenes  a su lugar de destino.

 

Tampoco podemos esperar mucho del gobierno del presidente Felipe Calderón quien hasta ahora no ha tenido las agallas, para reordenar a los transportistas que al igual que el sector pesquero y los sindicatos, se han convertido en chantajistas profesionales arguyendo que sus acciones “van encaminadas en beneficio de la sociedad”.

 

El gobierno federal tiene la oportunidad de hacer algo real por la ciudadanía en uno de los temas que más les afecta como lo es el servicio de transporte.

Primero no cediendo al chantaje de los transportistas, y luego, revisar las concesiones, exigir la adquisición de nuevas unidades; capacitación a chóferes, pagos de seguro para viajero, cumplimiento de la normatividad ambiental, reordenamiento de rutas y tarifas acordes al servicio. Acciones que también deberán ser obligatorias a nivel estatal y municipal.

 

Pero si como sabemos, el gobierno privilegia al poder económico, como ha sucedido en casos tan vergonzantes como entregar de todo a las televisoras y radiodifusoras o a magnates como Carlos Slim, los ciudadanos tenemos mucho quehacer por delante.

 

Una de ellas es aprender a denunciar y protestar, pacíficamente porque el gobierno, partidos políticos, legisladores, empresas privadas y dependencias otorguen los servicios de calidad y con respeto a nuestra dignidad.

 

Aprender a utilizar los recursos jurídicos que para nuestra defensa se han construido, no por voluntad gubernamental sino por largas luchas sociales.

 

Aprender a reclamar a quienes no cumplen con su deber de servir a la población.

 

¿Qué pasaría si en cada colonia, calle o población, se integraran comités ciudadanos que condicionaran la circulación de autobuses y taxis cuando violenten el reglamento de tránsito, contaminen y no respeten al pasaje?

 

O tener la valentía de boicotear aquellos sitios de taxis o empresas camioneras para utilizar a los que sí se comprometan a prestar un servicio digno a los ciudadanos.

 

A veces las medidas locales para muchas otras problemáticas además del transporte, son más afectivas siempre y cuando prevalezca el sentido comunitario y se destierre el egoísmo para ser capaces de parar en seco a todos lo que de una u otra forma abusan de la sociedad.

 

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.