Home » Economía

Seguirá dependencia alimentaria de mexicanos del exterior:UAM

Publicado por @Shinji_Harper el Lunes, 23 Febrero 2009
Sin Comentarios


Por Dolores Magallón

 

Oaxaca, México.- Ante el continuismo de las políticas agroalimentarias gubernamentales, la alimentación de los mexicanos seguirá dependiendo de la importación de productos, en la cual ya se invierten más de 20 millones de dólares, cantidad similar a la que el país capta por concepto de remesas al año.

 

Así lo advirtió el maestro Armando Sánchez Albarrán, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), quien indicó que México se encuentra en un etapa de vulnerabilidad alimentaria, que se muestra de manera notable en una escalada general de precios, el incremento de pobres urbanos y rurales y el aumento de la población que emigra a Estados Unidos.

 

La dependencia en materia alimentaria un factor más  para agudizar la pobreza en México

La dependencia en materia alimentaria un factor más para agudizar la pobreza en México

 

 

Durante el ciclo “Crisis Alimentaria en México”, el académico del Departamento de Sociología señaló que México es capaz de producir los alimentos que requiere su población; sin embargo, la política agroalimentaria privilegia la importación de los mismos.

El docente de la Unidad Azcapotzalco aseguró que del total de importaciones mexicanas 40 por ciento está constituida por productos alimenticios.

En ese sentido propuso que la producción se enfoque a la creación de condiciones para la autosuficiencia alimentaria y aprovechar los costos de oportunidad de la venta al exterior, siempre y cuando no generen vulnerabilidad en el largo plazo.

Lo más grave, añadió el especialista en Sociología rural, es que se prevé que los precios agrícolas permanecerán en niveles “muy elevados” en los próximos 10 años, y anticipó que productos como carne, azúcar y leche se incrementarán entre 30 y 60 por ciento; los aceites vegetales en 80 por ciento.

Además, dijo, en el último año el precio del huevo, pollo y leche acumula un aumento de 15 por ciento; todos estos productos tienen un peso importante en el gasto de los hogares mexicanos y juntos representan 18 por ciento del desembolso en alimentos que realizan las familias mexicanas, de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor.


Al respecto, el investigador citó un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en el que se advierte que en los últimos dos años el saldo de la crisis alimentaria ha incrementado en un millón 800 mil el número de mexicanos que se ubica en la pobreza extrema y en un millón 300 mil más en pobreza de patrimonio.


En el mismo informe se indica, apuntó, que las líneas de pobreza están aumentando 13 por ciento por el efecto del incremento en los precios de los alimentos.


“Eso significa que cerca de dos millones de personas se añaden cada año a la pobreza alimentaria, aunque también la pobreza de patrimonio –aquella que no alcanza a satisfacer necesidades de vivienda, confort y vestido– pasó de 42 a 47 por ciento, sólo por el aumento de los precios de los alimentos.

La falta de presupuestos, tecnología y políticas públicas mantienen al campo en la miseria y sin opciones para garantizar la alimentación delos mexicanos

La falta de presupuestos, tecnología y políticas públicas mantienen al campo en la miseria y sin opciones para garantizar la alimentación delos mexicanos

 Tales cifras, precisó, reflejan los efectos negativos del incremento de los precios de los alimentos; sin embargo, el panorama se complica aún más por los aumentos que están experimentando los combustibles, los cuales impactan las tarifas del transporte, entre otros servicios públicos.

 

 

 

 


La magnitud del problema reclama de la sociedad y el gobierno una acción eficaz para afrontar los riesgos y amenazas que se ciernen sobre un tema esencial para la sobrevivencia del país y de la Humanidad, pues la crisis cuestiona el modelo mundial de producción y abasto de alimentos.


Sánchez Albarrán consideró necesario revalorar la política de seguridad alimentaria, por lo que planteó la creación de una ley de seguridad alimentaria e incluir en los derechos humanos el derecho a una alimentación nutritiva y de calidad.


Por su parte el ex diputado federal de la LIX legislatura, Víctor Suárez Carrera, advirtió que la crisis alimentaria fue “construida y diseñada” por políticas deliberadas del Estado mexicano, que decidió desde 1982 fomentar la dependencia y sustituir la producción propia con importaciones.


Calificó como una “obscenidad” que mientras la población sufre la crisis con pérdida de empleos, migración y deterioro del medio ambiente, la empresa Maseca informe una utilidad histórica en el año pasado con más de 3,270 millones de pesos, ya que este grupo es “subsidiado” por el Gobierno mexicano.

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.