Home » Investigación

Se replican hoy, las enfermedades laborales de hace tres siglos:UAM

Publicado por @Shinji_Harper el domingo, 1 marzo 2009
Sin Comentarios


Por Dolores Magallón

 

Oaxaca, México.- De morbis Artificum diatriba. Las enfermedades de los trabajadores, escrito por Bernardini Ramazzini (Carpi, Italia, 1633-1714), es un libro de importancia debido a que las enfermedades laborales registradas hace tres siglos, con los matices del progreso, son las mismas hoy.


 
Así lo señala en el prólogo de la obra el doctor Jesús Kumate, ex secretario de Salud, al reflexionar sobre esta edición, reimpresa en su versión en español bajo los auspicios de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa y la Conferencia Interamericana de Seguridad Social.

 

 

De morbis Artificum diatriba. Las enfermedades de los trabajadores, escrito por Bernardini Ramazzini (Carpi, Italia, 1633-1714), es un libro de importancia debido a que las enfermedades laborales registradas hace tres siglos, con los matices del progreso, son las mismas hoy.

Así lo señala en el prólogo de la obra el doctor Jesús Kumate, ex secretario de Salud, al reflexionar sobre esta edición, reimpresa en su versión en español bajo los auspicios de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa y la Conferencia Interamericana de Seguridad Social.


 
Refiere que según el informe de la Organización Mundial de la Salud se registran en la actualidad 330 mil defunciones acaecidas anualmente, resultado de 217 enfermedades de índole laboral y 250 millones de lesiones acontecidas durante el trabajo.

 

Interesante investigación sobre las enferemdades laborales

Interesante investigación sobre las enferemdades laborales

 

 

Jesús Kumate considera conveniente que así como existe una medicina del deporte, como resultado del interés por los juegos olímpicos y la masificación de esa actividad, se estimule el estudio, prevención, atención y rehabilitación de los males de los trabajadores del siglo XXI.


 
En la obra, traducida al español por el maestro Juan Manuel Araujo Álvarez, profesor-investigador del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco, se describen las enfermedades que padecían hace 300 años los trabajadores mineros, pintores, alfareros, herreros, los cardadores de lino y desperdicios de seda, quienes laboraban en baños públicos y vaciaban las cloacas, e incluso las afecciones de los intelectuales.


 
Considerado como el padre de la medicina del trabajo, Bernardini Ramazzini describe más de 50 males que padecían las personas como resultado de las diferentes actividades que se desempeñaban para “ganar el pan” en aquella época.


 
Uno de los grupos de trabajadores al que el autor se refiere en esta publicación es el de los mineros, quienes se veían afectados por su exposición “a las propiedades de las sustancias usadas (gases y polvos tóxicos) que inducían males particulares, así como por los movimientos violentos y posturas no naturales que su trabajo requería y por las cuales la estructura misma del cuerpo resultaba dañada, de tal forma que con el tiempo aparecían de improviso enfermedades graves”.


 
Sobre los trabajadores dedicados a limpiar las cloacas, relata que intrigado por la rapidez como procedía un plomero para destapar el drenaje de su casa, se enteró de que sus colegas padecían de enrojecimiento conjuntival, que en ocasiones llevaba a la ceguera, atribuible a las emanaciones irritantes de los desechos humanos.


 
Narra también su experiencia con los vidrieros y fabricantes de espejos “…quienes son afectados por la violencia del fuego y la toxicidad de algunos minerales empleados para colorear los cristales. Dichos trabajadores están siempre semidesnudos, en el rigor invernal, frente a los hornos calentísimos, y con la mirada siempre fija en el fuego y en el punto donde está la fusión del vidrio. Es inevitable que en esas condiciones se enfermen gravemente”.


 
Los intelectuales son también un grupo que interesó al doctor Bernardini Ramazzini. “Los hombres de las letras van todos al encuentro de los efectos de la vida sedentaria”, señala y tras advertir sobre sus afecciones estomacales, previene que “poco a poco se vuelven débiles de la vista porque leyendo y escribiendo con la mirada fija no pueden evitar dañarse de los ojos”.


 
La labor de Ramazzini requirió de visitar los sitios de trabajo de sus pacientes, por desagradable que fuera el lugar y desde entonces –señala el doctor Kumate– todos los médicos al proceder a la realización de la historia clínica del paciente preguntamos ¿en qué trabaja usted?


 
Para el ex secretario de Salud sorprende que las determinantes laborales registradas hace tres siglos con los matices del progreso sean las mismas hoy.


 
Por ejemplo, las enfermedades ocupacionales por ambientes con polvos, vapores de toda índole en vitrinas, curtidurías, minas, fábricas y talleres con manejo de mercurio o vitriolo en la Italia del siglo XVII, no sólo siguen vigentes, sino que se han agregado una legión adicional como el asbesto, el ántrax de los cardadores y miles de compuestos químicos orgánicos e inorgánicos, la mayoría tóxicos en grado variable.


 
A los manejadores de sustancias en la Italia finisecular del XVII como yeseros, caleros, tabacaleros, vinateros, curtidores, salineros, jaboneros, aceiteros y boticarios, entre otros, la tecnología y la Química han agregado varios millones de moléculas nuevas útiles en la industria y que han resultado en efectos adversos.


 
Tal es el caso del cáncer de vejiga en trabajadores de la industria alemana de anilinas, sarcomas óseos en mujeres estadounidenses que pintaban los relojes luminiscentes con sales de torio o la ginecomastia en los trabajadores de una planta de esteroides en el estado de Morelos, México.


 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.