Home » Investigación

Las algas, un recursos natural desaprovechado en México

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 2 marzo 2009
2 Comentarios


 

·         Aún se ignora cuál es la diversidad presente en más de tres cuartas partes de los litorales y en 95 por ciento de las aguas continentales de México

·         Son importantes por su valor evolutivo, ecológico, alimenticio y comercial, dijeron José Luis Godínez Ortega, del Instituto de Biología, e Hilda León Tejera, del Herbario de la Facultad de Ciencias

·         Compuestos producidos por estos organismos están presentes en condimentos, bebidas, quesos, dulces, pinturas, cementos, adhesivos, barniz de uñas, suplementos alimenticios, cápsulas y suspensiones antibióticas

 

 

Por Emiliano Parra

 

Oaxaca, México.- Aún se desconoce cuál es la variedad de algas presente en más de tres cuartas partes de los litorales y 95 por ciento de las aguas continentales mexicanas. No sólo se ignora cuántas especies hay, sino que existen pocos centros dedicados a investigar su uso; se trata de un importante recurso subaprovechado, consideraron investigadores de la Universidad Nacional.

 

A esos organismos, se debe 60 por ciento del oxígeno respirable y son base de la cadena alimenticia y, para sorpresa de muchos, sus compuestos se encuentran en múltiples productos alimenticios, industriales y farmacéuticos que se consumen a diario.

 

La trascendencia de las algas, uno de los organismos más antiguos del planeta, y utilizadas en la época prehispánica, no sólo radica en las funciones ecológicas que realizan, sino en su importancia alimenticia y comercial, señalaron José Luis Godínez Ortega, curador de la Colección Nacional de Algas del Instituto de Biología (IB), e Hilda León Tejera, responsable de la Sección de Algas del Herbario de la Facultad de Ciencias (FC).

Aún se desconoce las diversas variedades de algas existentes en el país.

Aún se desconoce las diversas variedades de algas existentes en el país.

 

¿Plantas, bacterias o…?

 

Bajo el término “algas” se agrupa a una gran cantidad de organismos. Se estima que en el mundo existen alrededor de 40 mil especies, aunque algunos autores opinan que podrían ser hasta 250 mil e incluso más, dijo el científico.

 

Las variaciones en estos cálculos son explicables porque aún falta mucho por conocer de su diversidad en los ambientes acuáticos y/o por las limitaciones metodológicas. En México, la cifra de especies de macroalgas marinas descritas, se calcula en aproximadamente dos mil, abundó la experta.

 

Todas ellas, como apuntó en la revista Ciencias Jorge González, del Laboratorio de Ficología de la FC, difieren notablemente en su forma, estructura celular, metabolismo, composición bioquímica, ciclo de vida, color, hábitat y tamaño –que puede ir desde una micra (o millonésima parte de un metro) o menos, hasta 50 metros o más.

 

Son un conjunto extremadamente variable de organismos fotosintéticos. Las algas no evolucionaron a partir de una descendencia común y, por ello, no hay un conjunto de caracteres unificadores, es decir, no hay solo un patrón estructural básico. A partir de ancestros diferentes, hubo respuestas similares a presiones de selección semejantes, que dieron como resultado caminos evolutivos paralelos, aclaró el autor.

 

Las algas fueron parte de la dieta diaria de los pueblos prehispánicos, pero hoy la costumbre se ha perdido, pues la merma de volumen en lagos y la contaminación dificultan la obtención de Arthrospira (Spirulina) platensis, señaló el Godínez Ortega.

Las algas fueron parte de la dieta diaria de los pueblos prehispánicos, pero hoy la costumbre se ha perdido, pues la merma de volumen en lagos y la contaminación dificultan la obtención de Arthrospira (Spirulina) platensis, señaló el Godínez Ortega.

 

Los registros más remotos que hay de estos seres datan del Arqueozoico-Proterozoico; el fósil más antiguo es precisamente el de un alga, una cianobacteria de aproximadamente tres mil 500 millones de años, que junto con las arqueobacterias fueron las primeras formas de vida en el planeta. Se trata de un organismo sin núcleo, cuyo material genético está disperso en la célula y, por ello, es llamado procarionte, explicó Godínez Ortega.

 

Las algas tienen una importancia evolutiva fundamental, añadió Hilda León. Por ser los primeros organismos fotosintéticos liberadores de oxígeno, incluidas las cianobacterias y algas eucariontes (con núcleo celular que contiene el material genético), fueron responsables de transformar la atmósfera original de la Tierra que no tenía oxígeno, y convertirla en una oxigénica, que hizo posible la evolución de otros seres que colonizaron el planeta. Además, se considera a las algas verdes como ancestros de las plantas terrestres.

 

Todas las variedades requieren luz solar. Por ello, en el mar, la mayoría se encuentra en la zona fótica o capa superficial, hasta 50 ó 70 metros de profundidad, variando de acuerdo a la región, abundó la experta.

 

Pero las algas no sólo habitan en el océano, sino en sistemas continentales como lagos, presas o ríos e, incluso, terrestres, en ambientes generalmente húmedos, sobre los troncos de los árboles, piedras o construcciones, en el suelo o asociadas con plantas y animales, refirieron los investigadores.

 

Por su variedad, estos organismos no forman parte de un solo reino, sino de varios: de las bacterias, en el caso de los procariontes, y el de los Protista, Plantae y Chromista, en el de los eucariontes, apuntó Godínez Ortega.

 

Sus ciclos de vida y formas de reproducción (sexual y asexual) son variados, lo mismo que sus colores; por ejemplo,  pueden ser verde-azules, rojas, verdes, doradas, verde-amarillentas o pardas. Son, como señala el especialista, un “grupo de grupos” que forman una unidad ecológica.

 

 

 

Además de producir oxígeno son alimento de muchos peces, sobre todo el fitoplancton, base de la cadena alimenticia y sustento de herbívoros vertebrados e invertebrados. También son refugio de muchos organismos, como peces y crustáceos, y sitio de colocación de huevos y larvas de diferentes invertebrados y otros animales, precisó León.

 

Las algas coralinas arrecifales o calcáreas son capaces de captar dióxido de carbono (CO2), que convierten en carbonato de calcio, de particular relevancia si es considerado en el contexto del cambio climático actual y el efecto invernadero, añadió el integrante del IB.

 

Recursos aprovechables

 

En Oriente, las algas son parte de la dieta tradicional, y en México son utilizadas desde la época prehispánica. El tecuitlatl, el amomoxtli y el cocolin de los aztecas estaban compuestos, principalmente, por cianobacterias que crecían en el Lago de Texcoco y otros cuerpos lacustres de la Cuenca de México, relató Godínez Ortega.

 

Se trata de la microscópica Arthrospira (Spirulina) platensis, cuya creciente demanda en el mercado internacional se debe a que es considerada el “alimento natural más completo en la Tierra”, con 53 nutrientes y 70 por ciento de proteína vegetal, que incluye aminoácidos esenciales; además de vitaminas, minerales, oligoelementos, ácidos grasos esenciales, carbohidratos de fácil absorción y antioxidantes.

 

Los antiguos mexicanos la colectaban, secaban y almacenaban para elaborar tamales, refirió el científico; también se espolvoreaba en tortillas y otros alimentos, como condimento. No obstante, esta tradición que continuó hasta no hace mucho, se ha perdido por problemas como la reducción del volumen de agua de los cuerpos lacustres y la contaminación.

 

En general, las algas verde-azules frescas, tienen 14 por ciento de proteína, cantidad similar a la de la soya, 28 veces más calcio que las espinacas y 30 veces más fósforo que cualquier vegetal.

 

En tanto, en el Golfo de California, los seris tenían una tradición de consumo de algas marinas, las usaban para elaborar diversos objetos de uso cotidiano, entre ellos juguetes, relató Hilda León.

 

Hilda León Tejera aseguró que, además de diversas aplicaciones en la industria, las algas tienen gran potencial como bioindicadores o para la elaboración de biocombustibles.

Hilda León Tejera aseguró que, además de diversas aplicaciones en la industria, las algas tienen gran potencial como bioindicadores o para la elaboración de biocombustibles.

 

Mientras naciones como Japón, Francia, China, Chile, Perú o Filipinas ven a las algas marinas como una posibilidad para producir alimentos como sopas, botanas, ensaladas o condimentos. En México, se desperdician cada año más de 250 mil toneladas, pues se les considera, en algunos casos, una plaga que ensucia las costas.

 

Peor aún, de 2000 a 2006, en el país aumentó 7.4 veces la importación de algas frescas, refrigeradas, congeladas, secas y en polvo, de acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura.

 

Aunque no lo notemos, los productos de las algas están presentes en la vida cotidiana más allá de lo imaginable. León Tejera mencionó que de las rojas se extraen carragenanos, y de las pardas o cafés alginatos, ambos productos utilizados en las industrias farmacéutica y alimenticia; por ejemplo, de las rodofitas (rojas) se obtiene el agar, en el que se cultivan bacterias en laboratorios y hospitales.

 

Asimismo, de los bosques gigantes marinos del denominado “sargazo gigante”, Macrosystis pyrifera, ubicados en Baja California, se cosecha una variedad de la que se extrae un coloide que se utiliza para producir el ácido algínico o alginato de sodio.

 

La algina, también usada en la industria farmacéutica, es un polvo con cualidades de “espesante” o emulsionante y da textura suave y agradable a alimentos como helados o la crema chantilly de los pasteles.

 

 

“Esas algas se cosechan por toneladas mediante una poda superficial, aunque se van directo a Estados Unidos, para extraerles el ácido algínico”, relató José Luis Godínez.

 

Otros productos donde están presentes los alginatos son diferentes condimentos, bebidas de frutas, cerveza, quesos y dulces; pero también en pinturas con base de agua, cementos para construcción, adhesivos y hasta en barnices para uñas, lo mismo que en tabletas y suspensiones antibióticas, pastas de dientes, ungüentos y mascarillas faciales.

 

De manera más reciente, expuso Hilda León, se ha propuesto la utilización de las algas como bioindicadores de distintas condiciones ecológicas o para la obtención de biocombustibles,  destacando como ventajas su gran eficiencia (100-1000 veces mayor a la obtenida con soya y otras plantas) y un alto consumo de CO2, aspecto importante considerando el cambio climático global.

Las algas tienen diversidad de aplicaciones industriales y alimentarias

Las algas tienen diversidad de aplicaciones industriales y alimentarias

 

 

Los géneros Scenedesmus, Chlorella, Botryococcus (Chlorophyta), Chlorococcum (Chlorophyta), Spirulina o Arthrospira y Phormidium (Cyanobacteria) son destinados para la nutrición animal o humana, para la acuacultura, los biofertilizantes, los biocombustibles, las lagunas de oxidación y la remoción de metales pesados, añadió José Luis Godínez.

Para aprovechar la riqueza del país en este ámbito, pero de un modo sustentable, el curador de la Colección Nacional de Algas recomendó el cultivo de estos organismos. Una vez que se trabaje en laboratorio y se tengan datos de la fisiología y la ecología de la especie, vendría una etapa de planta piloto en estanques y, después, un cultivo en el mar.

 

En diversas instituciones de educación superior y de investigación mexicanas ya se trabaja para determinar cuál es la factibilidad de estos organismos para ser explotados. En los próximos años, se espera cultivarlas en medios naturales y masivos, como en Japón, China y Filipinas con especies usadas en la gastronomía, especialmente para platillos como el sushi.

 

Desde el punto de vista de la biotecnología sobre todo en Europa, Estados Unidos y el lejano Oriente, se realizan estudios para la detección y la obtención de productos para frenar la división en células cancerosas y combatir otras enfermedades mediante la extracción de compuestos de distintos tipos de organismos, entre ellos cianobacterias y otras algas, aunque, aclaró Hilda León, ese aspecto no es tan conocido ni está desarrollado en México.

 

La universitaria explicó que en algunos casos ciertas algas pueden ser dañinas, cuando se producen las llamadas “mareas rojas”, es decir, cuando se presentan grandes crecimientos de poblaciones que resultan tóxicas, no sólo para otros organismos marinos, sino terrestres, como el ganado y los humanos.

 

La UNAM, a través del Herbario Nacional, resguarda la Colección Nacional de Algas, la más importante por tener a su cargo el muestrario más antiguo del país: la Phycotheca Boreali Americana, adquirida en 1888.

 

Está conformada por alrededor de cuatro mil ejemplares, que van desde los unicelulares hasta los gigantes, y actualmente, se trabaja en la catalogación digital de los ejemplares, concluyó José Luis Godínez Ortega.

 

En el caso de la Sección de Algas del Herbario de la FC, se cuenta con más de nueve mil muestras continentales y más de ocho mil marinas de la región central de México, resultado, principalmente, de investigaciones realizadas en la entidad sobre el inventario de los recursos algales del país.

 

La conservación e investigación de este recursos natural realiza la UNAM

La conservación e investigación de este recursos natural realiza la UNAM

Comentarios

comments

2 Comentarios »

  • Marion HOFF dijo:

    My name is Marion and I work for a french company called Roquette which is involved now in microalgae production, as technical sales manager. We have a production site in Germany, and we are interested to have discussion to all countries interested in algae. We are producing and selling chlorella, pure and high quality in a specific total closed process. I heard that Mexico begin to be interested in microalgae dietary supplement sales on the market, so don’t hesitate to contact me directly for any further information about chlorella. I gave you the link to our production website, don’t hesitate to try our chlorella.
    Best Regards
    Marion

  • Dr. Rafael Torres Robles dijo:

    Muy interesante sus comentarios acerca de nuestra riqueza natural. Por acá en el estado de Hidalgo estamos tratando de encontrar la forma de producir la espirulina maxima de forma que no dependamos de las condiciones ambientales para hacerlo, por medio de fotobiorreacores. Quisieramos saber si conocen una fuente de información sobre la composición elemental de esta alga. Cualquier información al respecto es de gran valor para nosotros.
    Gracias
    Dr. Rafael Torres Robles
    Universidad Politécnica de Pachuca
    Programa de Ingeniería en Biotecnología

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.