Home » Economía

Por la crisis se gesta un nuevo paradigma económico:UAM

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 9 marzo 2009
Sin Comentarios


Por Dolores Magallón

 

Oaxaca, México.- Un nuevo paradigma económico y político se gesta como resultado de la crisis financiera mundial, aun cuando en estos momentos nadie sabe cómo y cuándo terminará, las medidas iniciales muestran visos de un cambio hacia políticas keynesianas con una mayor participación del Estado, señaló el doctor José Luis León Manríquez, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

Al participar en el Foro Reflexiones en las Ciencias Sociales y Humanidades, que organiza anualmente el Departamento de Política y Cultura de la Unidad Xochimilco, el académico refirió que Estados Unidos, por ejemplo, habla de nacionalizar los bancos, medida que está fuera de toda lógica en el modelo neoliberal.

 

Sin embargo, dijo, los mercados no han reaccionado y hay incertidumbre sobre si el viejo keynesianismo sustituirá al neoliberalismo o será necesario otro modelo que parece no estar aún en las mentes de economistas y políticos.


 
El especialista advirtió que en los próximos años el proteccionismo –fortalecimiento de los mercados locales– se intensificará y un proceso de “desglobalización” o desintegración de las economías mundiales se acrecentará.


 

En esta etapa de la crisis, indicó, los proyectos de protección de la industria nacional para sostener el empleo local serán necesarios para todos los países.

 

La crisis económica comienza a gestar un nuevo paradigama económico alertan especialista de la UNAM/Foto© Gregor Schuster/zefa/Corbis

La crisis económica comienza a gestar un nuevo paradigama económico alertan especialista de la UNAM/Foto© Gregor Schuster/zefa/Corbis

 
León Manríquez subrayó que ante una oleada en la que las recetas neoliberales ya no funcionan, los gobiernos –sin importar su ideología o preferencia política por esa tendencia económica como es el caso de México– abordarán nuevos modelos obligados por la realidad que se enfrenta. En los mercados, las relaciones comerciales entre los países sufrirán cambios evidentes.

 

 


 
El académico analizó el caso de China y América Latina, cuyos intercambios comerciales, sobre todo con naciones de Sudamérica, mantenían un superávit hasta el año 2006 y que ha registrado un déficit en los últimos años, mismo que se agravará si la tasa de crecimiento del país asiático pasara del 10 a un posible cuatro por ciento.


 
Brasil, Argentina y Chile que exportaban materias primas y alimentos a la nación asiática –interesada en actividades de extracción de recursos naturales– y esperaban ser receptáculo de sus inversiones directas, podrían ver disminuida la demanda de exportaciones –sólo en los últimos tres meses la importación de acero por parte de China se redujo 20 por ciento, argumentó el académico.


 
La búsqueda de presencia en el escenario mundial por parte de China en la última década le llevó a establecer vínculos comerciales y políticos en América Latina (AL), para cumplir objetivos indispensables respecto a su crecimiento: proveerse de energía y materia prima para su industria, así como cubrir con importaciones una creciente demanda de alimentos, tener mercados para sus productos y lograr también aislar a Taiwán de AL y el Caribe.


 
Por su parte, Brasil, Chile, Argentina, Cuba y Venezuela, que mantienen vínculos más fuertes con China, buscan en esta relación diversificar su comercio y tener como aliado a un país pacífico y un contrapeso político frente a Estados Unidos.


 
En el caso de México y Centroamérica la relación con China ha resultado más bien conflictiva, dada la trayectoria de déficit comercial masivo de aquella nación asiática que presenta una gran brecha, ya que por cada dólar que se obtiene por las exportaciones a ese país, México importa de seis a siete dólares.


 
Por ello la relación comercial no se ha reconocido como oportunidad, sino como un fracaso en el que la competencia de productos chinos ha afectado a la industria nacional, sobre todo a la textil y del zapato.


 
Debido a que el gobierno en México no difunde las oportunidades comerciales y a que no existe una política industrial fuerte que permita excedentes para la exportación, se continuará enviando productos a Estados Unidos y se prevé que por la crisis se reduzcan las importaciones chinas y la industria local se beneficie, consideró León Manríquez.


 
Respecto a Estados Unidos indicó que aunque las primeras reacciones del vecino país del norte hacia la relación entre China y AL fueron de “indolencia”, en la actualidad los miembros conservadores del Congreso estadounidense consideran que AL puede ser una pieza de confrontación global y presionan para endurecer la posición frente a China, reviviendo la vieja doctrina Monroe que siempre ha visto a Latinoamérica como su patio trasero.

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.