Home » Investigación

Persiste en América Latina una anticuada concepción científica

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 19 marzo 2009
Sin Comentarios


 

 

·        India y China tienen una base educacional amplia y en el futuro de ahí saldrán la mayoría de los premios Nobel, dijo en la UNAM Fábio Gandour, investigador en jefe de IBM Brasil

·        La vanguardia del conocimiento humano tiende a ocurrir en la intersección de las áreas clásicas, añadió

·        El científico del futuro, consideró, debe captar las situaciones en que un desarrollo o conocimiento sirve como palanca de otro

 

Por  Emiliano Parra

 

Oaxaca, México.- La evolución ocurre todos los días e incluso en los medios científicos y en Latinoamérica se debe evolucionar rápido, porque las concepciones son antiguas, consideró en la Dirección General de Servicios de Cómputo Académico (DGSCA) de la UNAM, Fábio Gandour, investigador en jefe de IBM Brasil.

 

En la conferencia El científico del futuro, organizada por esa entidad, expuso que India y China son dos casos peculiares; tienen una base educacional grande, “y de ellos vendrá, en un rato más, la mayoría de los premios Nobel”.

 

Además, por cuestiones culturales, incluyendo las religiosas, el grado de abstracción y concentración de los científicos indios es predominante, mientras que los latinos tienen creatividad e inventiva, añadió.

En el auditorio de la DGSCA, Gandour expuso que existe una revaloración de los conjuntos de conocimientos básicos: física, química, biología y matemáticas. Empero, es necesario mezclar disciplinas como la salud con la informática, o la música con la inmunología, porque la vanguardia del saber humano tiende a ocurrir en la intersección de las áreas clásicas.

 

Asimismo, refirió, es necesario desafiar la propia intuición y olvidar el aspecto práctico de la aplicación de las leyes de la física, pues no tienen el mismo efecto en un mundo de dimensiones muy grandes o muy pequeñas.

 

La ciencia como doctrina continúa en el entorno académico. Sin embargo, ahora aparece también como negocio; en el futuro debe producir un alto impacto en el mundo de los negocios, porque de lo contario no habrá cómo financiarla. Además, el capital intelectual es tan o más importante que el dinero y debe protegerse con patentes, explicó.

 

En la historia del saber han existido tres “ondas”: la primera corresponde a la creación y desarrollo de pruebas para validar las leyes que explican cómo funciona el universo, con personajes como Arquímedes, Leonardo da Vinci e Isaac Newton, entre otros, señaló.

 

Fábio Gandour explicó que la vanguardia en el conocimiento usualmente nace de la intersección de disciplinas que parecen lejanas entre sí, como la música y la inmunología.

Fábio Gandour explicó que la vanguardia en el conocimiento usualmente nace de la intersección de disciplinas que parecen lejanas entre sí, como la música y la inmunología.

 

Una segunda, consiste en saber si esos preceptos valían o no para una dimensión extremadamente grande casi infinita: el universo. Surgió el interés por el espacio exterior, “al estilo del telescopio espacial Hubble”.

 

La última, reside en conocer si las mencionadas disposiciones son válidas para lo extremadamente pequeño; aquí ocurre un movimiento científico reciente de gran impacto, conocido con el nombre de nanociencias y nanotecnología.

 

Cuando se habla de tecnología, añadió el científico brasileño, se piensa en internet, principal vehículo de divulgación, que ignora los tres conceptos básicos de la física: el tiempo, la masa y el espacio, que deben ser considerados cuando se trabaja en dirección al futuro.

 

El investigador del futuro, consideró, debe captar las situaciones en que un desarrollo o conocimiento sirve de palanca para otro. Un resultado reciente en este entorno es el desciframiento del genoma humano.

 

También debe estar atento a problemas específicos y desprenderse de la idea de poseer equipos sofisticados, pues la instrumentación es costosa y en la actualidad resulta estratégica; no es tan importante tenerla, sino contar con el cerebro que la usará, consideró.

 

Fábio Gandour refirió que IBM construyó un “martillo” de 26 millones de dólares, capaz de observar la superficie de una lámina de silicio e identificar un electrón; lo golpea y éste vira a la izquierda, al día siguiente lo hace de nuevo para que gire a la derecha. Se trata de un activador de spin.

 

Los electrones vienen de la electricidad, pero se vive un mundo donde cada vez hace más falta esa energía; por ello, sustituirlos sería favorable: el nuevo aspecto consiste en invertir el spin (giro) de esas partículas.

 

 

“El que gira a la izquierda podrá representar el bit 1, y el que lo hace a la derecha el bit cero. Así, en lugar de tener un conjunto de electrones representando a uno solo, se contará con uno y se ahorrará energía”, indicó.

 

La ciencia que usa este efecto para representar los bits recibe el nombre de spintrónica, y una de sus metas es sustituir los electrones por fotones.

 

Al hablar de los materiales, recordó que hasta 1990 se usaban siete elementos de la tabla periódica en la tecnología para producción de equipos de informática y en los seis siguientes se incluyeron ocho más, pero a partir de 2006 se utiliza la mayoría, concluyó.

 

 

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.