Home » INFLUENZA HUMANA

Suspende Arquidiócesis de Oaxaca peregrinación a la Basílica de Guadalupe por emergencia sanitaria

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 2 mayo 2009
Sin Comentarios


 

De la Redacción

 

Oaxaca, México.- La Arquidiócesis de Oaxaca, anunció hoy la  cancelación de diversas actividades religiosas como la peregrinación hacia la Basílica de Guadalupe en apoyo a las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades de salud.

 

Por prevención la jerarquía católica en Oaxaca, determinó suspender la peregrinación a la Basílica de Guadalupe.

Por prevención la jerarquía católica en Oaxaca, determinó suspender la peregrinación a la Basílica de Guadalupe.

 

 

En un comunicado la jerarquía católica da a conocer las recomendaciones a los feligreses, sacerdotes y religiosas para sumarse a las acciones preventivas para evitar la propagación del virus de influenza humana:

 

A continuación el texto integró enviado a la Redacción de Ciudadanía Express:

 

Responsabilidad y solidaridad ante la influenza humana.

A todos los sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles laicos de la arquidiócesis.

 

Reciban un cordial saludo en este tiempo pascual; que Cristo Resucitado sea siempre nuestra esperanza. 

            Estamos viviendo una situación de emergencia sanitaria que en estas semanas ha sido el centro de atención de la sociedad; nuestro comunicado del domingo pasado fue un llamado a la responsabilidad y a la solidaridad ante esta situación.  El pasado 29 Mons. Oscar Campos, obispo auxiliar, y los sacerdotes de la ciudad se reunieron con los responsables del Sector Salud en el Estado para obtener una información directa y manifestar algunas preocupaciones ya que la atención de los fieles que asisten a nuestros templos nos obliga a tener un conocimiento objetivo y un cuidado especial.

            Las medidas tomadas por las autoridades de salud han sido pertinentes y acompañadas con información clara, directa y oportuna. En estas circunstancias necesitamos privilegiar la información y la formación de todos para superar esta amenaza común; en el cuidado de la salud todos tenemos parte en la responsabilidad. Exhortamos a todos los católicos a colaborar responsablemente para superar lo antes  posible la propagación de esta enfermedad que pone en riesgo muchas vidas.

            Sabemos que la transmisión del virus se da por el contacto humano directo o por la cercanía de alguna persona enferma, pues puede viajar a través del aire; también se da por el contacto personal con objetos infectados; sabemos que tiene sus manifestaciones externas en la fiebre, el dolor intenso de cabeza y de cuerpo, el flujo nasal y la tos. Las autoridades nos dicen que existen medicamentos suficientes y que se trata de una enfermedad curable si se atiende a tiempo, de otra manera puede ser mortal y seguir extendiéndose.

            Evitemos en lo posible los contactos directos personales, saludos de mano, de beso; exijámonos higiene personal, sobre todo lavarnos las manos y mantener limpios los objetos de uso común; es importante que los lugares de reunión sean lo más ventilado posible y evitar aglomeraciones.

             Los creyentes, y especialmente los sacerdotes, no podemos dejar de orar por el pueblo en estos momentos de preocupación. Que este momento de sufrimiento común sea una oportunidad para ayudarnos unos a otros, para superar cualquier egoísmo, pues ante la enfermedad y ante la muerte todos somos débiles y necesitados.

            Estamos en contacto directo con las autoridades de salud en el Estado a fin de seguir y apoyar las medidas preventivas; siguiendo las recomendaciones de las autoridades de salud a nivel nacional y estatal, mientras no se diga lo contrario, hemos juzgado necesario tomar las determinaciones siguientes:

1-Se suprime la peregrinación de nuestra arquidiócesis a la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en el Tepeyac, debido a que el riesgo de contagio es mucho mayor en la capital del país y más amplias las medidas de cuidados preventivos; además, de seguro participaría un número bajo de peregrinos, la preocupación y cuidados serían mayores y no hay garantía de poder celebrar dentro de la basílica. Sin embargo, pido que en todas las comunidades especialmente en las sedes parroquiales, ese día 12 de mayo se realice la celebración con el sentido de una peregrinación espiritual de la arquidiócesis ante la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.

2- En nuestro Seminario de la Santa Cruz se suspende la calenda programada y la feria del próximo domingo; ya se han suspendido las clases hasta el 6 de mayo.

3- En la arquidiócesis los templos continuarán abiertos para la oración y celebraciones cotidianas pero teniendo siempre en cuenta las recomendaciones preventivas. En las misas cuídese no darse la mano en el saludo de la paz ni distribuir la comunión en la boca sino en la mano previa explicación y catequesis. Es importante asegurar la ventilación y evitar las celebraciones multitudinarias; si no hay buena ventilación en los templos, celébrense las misas del próximo domingo en el atrio o en otro lugar abierto.

A los enfermos y a quienes tengan pocas defensas los exhortamos a no acudir a los templos ni a lugares de reunión hasta que recobren completamente su salud; a quienes consideren un riesgo para su salud acudir al templo están dispensados de participar en la misa del próximo domingo 3 de mayo. A todos ellos les pedimos se unan a la oración desde sus hogares.

4- Por no ser multitudinarias, no se suspenden las actividades programadas a nivel diocesano y decanal mientras no se determine lo contrario.

5- Pidamos a Dios nos libre de esta epidemia; con esta intención recomiendo intensificar la oración del rosario diario, la hora santa de los jueves, incluir una petición especial en la oración universal en la misa o celebración dominical. Pido a todos los sacerdotes, que en los días que lo permita la liturgia, se utilice el esquema de la misa previsto para estas emergencias: “Por cualquier necesidad” (misal romano pág.777 y 778). Oremos no solo por la amenaza de la influenza humana sino también por las graves amenazas del crimen organizado, de la crisis económica mundial y de la corrupción.

Desde nuestra misión seamos eco de la información veraz y de la formación en la responsabilidad y solidaridad;  en esta emergencia sanitaria sería vergonzoso y hasta criminal que algunos se aprovecharan de la enfermedad y necesidad de sus hermanos para su propio bien o intereses de grupo. Los cristianos estamos llamados a vivir la fe en la búsqueda del bien común; es un deber grave en estas circunstancias.

Que la Santísima Virgen, Refugio y Salud de los enfermos, nos auxilie y proteja a todos para que por su intercesión el Divino Samaritano nos sane y levante de los males que nos aquejan.

 Con mi oración y bendición para todos.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.