Home » INFLUENZA HUMANA

Desinformación genera graves conflictos ante emergencias como la influenza

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 8 mayo 2009
Sin Comentarios


  • Medidas como el veto a la carne mexicana o el sacrificio innecesario de cerdos, evidencian que alrededor del mundo aún hay autoridades que atienden más a juicios precipitados que a criterios científicos, apuntó Magdalena Escorcia
  • La investigadora de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, explicó que este nuevo tipo de gripe se transmite de persona a persona y nunca del puerco al hombre

 

De la Redacción

 

Oaxaca, México.- “El arma más peligrosa es la desinformación”, advirtió la académica de la Facultad de Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, Magdalena Escorcia Martínez, al referirse a las medidas adoptadas por distintos gobiernos ante la crisis de salud actual, como el veto a la carne mexicana por parte de Ecuador, Honduras, El Salvador, República Dominicana, Ucrania, Rusia y China, o la orden en Egipto de sacrificar a todos los cerdos en Egipto.

 

Ante el contagio de la llamada influenza A H1N1, en mundo partes del mundo se ha reaccionado con pánico, lo que se traduce en conductas desproporcionadas que crean desconcierto y generan mitos y malentendidos.

 

Pero este fenómeno no sólo se da en el exterior, como demuestra el hecho que, según la Organización Nacional de Porcicultura y Porcicultores (Ornapor), se ha registrado una marcada caída en las ventas cárnicas debido a que muchos mexicanos creen que evitar estos productos los pone a salvo.

 

La desinformación como la actual por la influenza ha provocado serior conflicto de tipo diplomático

La desinformación como la actual por la influenza ha provocado serior conflicto de tipo diplomático

 

Aunque hay quienes creen que es mejor extremar precauciones a obviarlas, la investigadora subrayó que esas conductas no son más que juicios precipitados que confunden y desvían la atención de un asunto medular en la prevención de la enfermedad: el virus se transmite de persona a persona, y en ningún caso, del animal al humano.

 

Para desmentir a quienes sostienen que estos animales domésticos están detrás de los procesos infecciosos en curso, la especialista agregó que la población de puercos mexicana es sometida regularmente a controles sanitarios sumamente estrictos y nada indica que sean ellos el detonante de la pandemia actual.

 

“Nuestras piaras (manadas) están sanas, los resultados serológicos no se han modificado y los aislamientos virales son los mismos. Todo lo demás son afirmaciones sin sustento, y el peor daño que se le puede hacer a la población es sugestionarla con especulaciones”, aseveró.

 

Virus recombinante

 

En las últimas semanas, se han reavivado prejuicios y mitos urbanos en torno a este animal, y el responsable el adjetivo “porcino”, que habitualmente se coloca después de la palabra influenza.

 

“De hecho, este patógeno tiene peculiaridades humanas, porcinas y aviares”, características que han desconcertado a la comunidad científica.

 

Para dar respuesta a esta condición atípica, han comenzado a circular por internet muchos rumores sobre este mal: algunos dicen que se trata de un experimento fallido, otros que es una enfermedad de diseño y los más temerarios, señalan que es resultado de una supuesta guerra biológica, imputaciones que la médica veterinaria descalificó al aseverar que en realidad, detrás de todo esto, se encuentra “un microorganismo que se mezcló con otros, un fenómeno perfectamente natural”.

 

Escorcia explicó que aunque suene a ficción, en el entorno hay seres capaces de apropiarse de otras formas de vida para reconstituirse y renovarse y reciben el nombre de “virus recombinantes, partículas capaces de mezclar su información genética con la de otros virus —e incluso de la célula que afecta—” para dar pie a algo totalmente nuevo.

 

En el caso particular del padecimiento actual, se trata de una cepa típica de influenza humana, la H1N1, que al infectar una célula coincidió en un mismo espacio con agentes patógenos que atacan a cerdos y aves, y aprovechó esa circunstancia para transformarse. “Su adaptación más peligrosa es la de ser transmisible de persona a persona”, señaló.

 

Tambipen la desinformación hace tomar decisiones equivocadas como la de Egipto con una matanza criminal  de cerdos

Tambipen la desinformación hace tomar decisiones equivocadas como la de Egipto con una matanza criminal de cerdos

Este tipo de microorganismos mutan con rapidez, añadió la especialista en infecciones animales, lo que hace factible que los medicamentos que se aplican ahora para tratar la enfermedad puedan no ser útiles en el futuro. Pese a este riesgo, las medidas profilácticas sugeridas hasta ahora, como lavarse las manos o usar tapabocas, “servirán contra este virus y los que vengan”.

 

El caso de China y el de México

 

A finales de 2002, el mundo se despertó con la noticia de que en China comenzaba a multiplicarse el número de enfermos afectados con una neumonía atípica hasta entonces desconocida.

 

Se trataba del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS, por sus siglas en inglés), un mal que sobrepasó a las autoridades sanitarias, que poco pudieron hacer para contener el aumento de brotes. Esta situación encendió focos rojos entre la comunidad científica, porque debido a que en el país había mil 200 millones de habitantes, cualquier epidemia podía ser devastadora.

 

“De hecho, por este indicador demográfico, en un principio al SARS se le llamó influenza pandémica, aunque a fin de cuentas no lo fue”, señaló la experta en gripe aviar, quien comparó aquella situación con la que hoy atraviesa la Ciudad de México, donde sus 20 millones de habitantes hacen que la zona metropolitana sea un espacio propicio para el contagio masivo.

 

“Eso explica el abultado número de infectados que tenemos, en comparación con los reportados en EU y otras naciones, lo que de ninguna manera significa que el virus sea más peligroso aquí que afuera”, apuntó. Las altas cifras reportadas responden más a un asunto “matemático y de probabilidad” que a otros factores, añadió.

 

Ya años antes, en pleno periodo de contingencia, los chinos se paseaban por sus ciudades embozados con tapabocas azules, se ponían guantes quirúrgicos para asirse del pasamanos del autobús y evitaban con desconfianza a cualquiera que tuviera el mal tino de toser o estornudar en lugares públicos, tal y como se hace hoy en el DF. Pese a las pasmosas similitudes, el virus oriental es muy distinto al que por estos días recorre las calles de la capital.

 

“La principal diferencia es que aquél no se transmitía de humano a humano como el A H1N1”, apuntó Escorcia.

Magdalena Escorcia Martínez

Magdalena Escorcia Martínez

 

A decir de diversos médicos, la experiencia china dejó preparado al mundo para lidiar con situaciones de este tipo y reducir las pérdidas humanas al mínimo. Por eso, la investigadora instó a la población a seguir las recomendaciones formuladas por el Sistema Nacional de Salud.

 

Sin embargo, subrayó, todas estas medidas profilácticas y de prevención resultarían insuficientes si carecieran del factor humano, por lo que confió en que “la población de México sabrá ser solidaria como siempre”, y que esa cualidad hará que el país salga de este trance.

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.