Home » Arte

La intimidad de la escultura en la obra de Laura Rosete

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 29 mayo 2009
Sin Comentarios


Oaxaca. México. Por Fortino Torrentera

 

Producto de un proceso catártico, la artista plástica y escultora mexicana, Laura Rosete presenta desde este viernes en la Galería Quetzalli la exposición “Costumes” compuesta de unas 200 piezas de escultura en pequeño formato.

 

En entrevista la creadora nacida en la Ciudad de México y egresada de la Escuela nacional de Artes Plásticas “La Esmeralda”, refiere que esta serie es una representación de la contraposición de escalas, así como del concepto de jalar y empujar mediante figuras que juegan con el espacio y el efecto óptico del espectador.

 

Se trata de serie de pequeños elefantes que arrastran objetos comunes como cubetas o rocas y donde la autora emplea materiales que van del barro con acabado en óleo, como porcelana, hilo, plástico, madera y aluminio.

 

Intimidad comparte Laura Rosete en su obra.

Intimidad comparte Laura Rosete en su obra.

Incluye también un serial de pequeños bustos que se integran en urnas que ha decir de Rosete, representan un disfraz, lo que da nombre a la muestra, por el significado que como recipientes tienen.

 

Asimismo, en esas urnas incorpora figuras de animales domésticos que son cercanos a nuestra cotidianidad, no obstante reconoce cierta obsesión en el caso de los elefantes –asiáticos, no africanos- por su sentido mágico-mítico.

 

El origen de esta serie parte de su experiencia personal a partir de la pérdida de seres queridos, que le permitieron encontrar en la escultura bajo este formato, una manera íntima de expresión.

 

“Si bien mi formación parte de la pintura, he pasado a la escultura, aunque el aprenderla y experimentarla me di cuenta que generalmente se hace en formatos mayores; pero considerando la tridimensionalidad, esta propuesta es escultórica”, define el concepto de su obra.

 

La creadora, quien en su incursión por la pintura desarrolló mucho el abstracto, encontró en la tridimensionalidad una manera de expresión que partía primer de objetos como cajas, pero gradualmente optó por lo figurativo.

 

“Al referirnos a escultura, muchas veces se piensa en que la obra debe ser muy grande, pues desde la formación así se trabaja, a partir de moldes, pero en este caso es un trabajo más íntimo que representa parte de mí”, aclara.

 

Comenta que es la segunda ocasión en que expone en esa galería; la primera colectiva “Vínculos y soledades” a invitación de Fernando Gálvez en 2004, quien conocía además a su esposo Jesús Lugo, ganador de la Bienal Rufino Tamayo de ese año.

 

Considera que Oaxaca es uno de los centros culturales más importantes del país, no sólo por ser cosmopolita, sino porque existe una atención internacional al trabajo que en las artes plásticas se desarrolla, incluso más allá del reconocimiento nacional.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.