Home » Justicia, Libertad de Expresión

Exigen periodistas de México, revocar libertad al homicida de Manuel Buendía

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 8 junio 2009
2 Comentarios


Por Oscar Valdivieso

manuebuendiathumbOaxaca, México.-  Periodistas y medios de comunicación de todo el país, exigieron  al Gobierno de Marcelo Ebrard Causaubón, revocar el beneficio de libertad al autor intelectual  del homicidio del periodista Manuel Buendía, perpetrado hace 25 años en la ciudad de México

 

En un desplegado publicado hoy y que  fue signado  por cientos de reporteros de todos los estados de la República Mexicana, entre ellos, la directora general de Ciudadanía Express, Lilia Torrentera Gómez, se denuncia la excarcelación de Zorrilla Pérez el pasado 18 de febrero mediante un resolución administrativa irregular y que violenta el Estado de Derecho.

 

A continuación el texto integro del desplegado:

 

Revocar la libertad de José  Antonio Zorrilla Pérez,

autor intelectual del homicidio de don Manuel Buendía.

 

El 30 de mayo se cumplieron 25 años del asesinato cometido por José Antonio Zorrilla quien, según sentencia firme, fue autor intelectual del homicidio del periodista Manuel Buendía. En memoria de su gran trabajo como periodista y en función de la legalidad, no debemos permitir que se consolide la libertad anticipada que beneficia al ex director federal de seguridad, casi diez años antes de cumplir su sentencia.

 

Zorrilla fue dejado en libertad el 18 de febrero a través de una resolución que sustituyó a la que en octubre anterior ratificó la hasta entonces invariable negativa a las peticiones del ex jefe de la policía política mexicana para salir libre antes de completar la reclusión a que estaba condenado. En diciembre, un juez federal (en sentencia confirmada por un tribunal de circuito) amparó a Zorrilla para que se fundara y motivara la negativa y se emitiera una nueva resolución que podía ser en el mismo sentido o en otro. La sentencia judicial no ordenó la libertad de Zorrilla. Y sin embargo, como si así hubiera ocurrido, el secretario de gobierno del Distrito Federal instruyó al director ejecutivo de sanciones penales, José Manuel Casaopriego Valenzuela, para liberar a Zorrilla. A la postre, el secretario no firmó la resolución correspondiente. Lo hizo “por ausencia” de la autoridad responsable, el propio Casaopriego, que de ese modo es al mismo tiempo destinatario y firmante de la resolución que por este medio denunciamos.

 

La libertad de Zorrilla debe ser revocada. Ordenó el asesinato de  Buendía desde un elevado cargo gubernamental, por lo que puede ser considerado un crimen de estado. No debió ser aliviada su pena. El modo en que eso ocurrió amerita una investigación administrativa y penal que demandamos realice el gobierno del Distrito Federal. Si de ella deriva, como suponemos, una grave irregularidad, amén de las sanciones que correspondan, debe declararse inválida la resolución que dejó libre a Zorrilla. La misma conclusión debe resultar si se incumplen las condiciones a que debe sujetarse quien recibe ese beneficio.

 

 

Responsable de la publicación:

Omar Raúl Martínez,

Presidente de la Fundación Manuel Buendía

Y firmas de adhesión

 

Desplegado de protesta

Desplegado de protesta

Comentarios

comments

2 Comentarios »

  • La Verdad dijo:

    verdaderamente no deja de asombrarme la linea. cada dia y cada comentario que hacen de el maestro Buendia me doy cuenta que no existe todavia nadie que tenga los tamños que el tuvo. Por que no han publicado nada sobre los vicios del los procesos en el caso Buendia. Empesemos por el ex fiscal que los implico….. Sabia Ud. que ese fiscal esta relacionado familiarmente con quien fuese Sec. de Gobernacion…… Sabia que la muerte del Maestro fue detonada por informes de la KGB (con quienes Buendia sostenia intercambio de informacion) en donde se implicaba a arevalo con el intercambio de drogas por armas para los contras nicaraguenses… Sabe que Jaime camil se encargo de esas negociaciones….. Sabe Ud. que el Maestro amenazo a arevalo… Pongale PLOMOS al escroto e investigue de fondo y de facto. O no sera que a ud. ya lo billetearon para mantener la lugubre falacia que sigue ud promoviendo…Que le pasara a su columna cuando estos hechos se descubran??? Sera esto el pricipio para reabrir el caso????Los archivos de la extinta KGB ya estan abiertos para escrutinio publico y ahi figura el Maestro Buendia. REABRAN ESTE CASO

  • La Verdad dijo:

    ¿QUIENES MATARON A MANUEL BUENDIA?…
    Después de 19 años, la expedita impartición de justicia que se imparte en México, sacan el expediente guardado en el Segundo Tribunal de Justicia en Materia Penal y deciden dejar en libertad a los presuntos asesinos de Manuel Buendía, cuando ya el autor material murió hace años, cuyo nombre fue Rubén Guevara (a) “El canario” quien vivía en la colonia Bellavista rumbo a Santa Fe, arriba de Tacubaya. Tecleamos que el citado fue el autor material, debido a que él personalmente lo confesó a su tecleador de cabecera un día de tantos que tomamos café en el restaurante Wings que se localiza en Marina Nacional, a un costado de la Torre de Pemex y a dos cuadras del periódico OVACIONES. Según las propias palabras de Rubén Guevara había permanecido más de cinco años en el Reclusorio Oriente totalmente incomunicado y vigilado por agentes de Gobernación, se atrevió a decir lo sucedido para ayudar a sus compañeros que aún permanecían en el Reclusorio Norte, principalmente a José Antonio Zorrilla Pérez, quien por presiones tuvo que aguantar la risa para no poner en peligro a su familia que podía pagar platos rotos que no rompieron; Juventino Prado Carmona y otro que de momento no recordamos, al parecer de apellido Estrella… El asesinato del maestro Manuel Buendía (fue mi maestro dos años en la escuela Carlos Septién García) fue un crimen de ESTADO totalmente, como se han cometido otros. Los involucrados en el hecho, el 30 de mayo de 1984, en la tarde, dentro del estacionamiento en el sótano del edificio en donde Buendía tenía sus oficinas, calle de Havre, entre Av. Chapultepec e Insurgentes, y los señalados fueron Juan Rafael Moro Avila, hijo de un familiar de los Avila Camacho, de parte de madre, con quien este servibar entró dos que tres veces al reclusorio cargando canastas con comida, bastante, dos pomos con licor y la señora tenía entrada libre. Nostradamus la acompañaba, ya que no me permitían entrar por chismoso.

    LOS SEÑALADOS EN EL CRIMEN…
    Asegún las propias palabras de José Antonio, el Moro Avila, los citados y Raymundo “El cohocorrol”, Rubén “El canario” y el otro que se me patina, pertenecían al grupo de “Los Cuernos” (grupo de motociclistas) de la Dirección Federal de Seguridad cuyo cuartel estaba frente al Monumento a la Revolución, habían recibido órdenes desde mero arriba de eliminar a Manuel Buendía y fueron tres los intelectuales, uno de ellos ya murió, el general Juan Arévalo Gardoqui, los otros dos todavía siguen robando oxígeno y debido a que todavía tienen poder… Zorrilla Pérez ha soportado los casi 20 años, parece que ya también se compadecieron de ellos y pronto quedarán libres, y a éste deberían de dar un buen premio en razón a su lealtad a la superioridad, y lo tecleamos de esa manera debido a que en junio de 1993 también el MATARILI tuvo sus vacaciones en el Reclusorio Norte y al otro día de mi ingreso, el primero que fue a verme fue precisamente Zorrilla Pérez que se encontraba en el módulo de alta seguridad, vecino de Rafael Caro Quintero. En la prisión se olvidan los secretos, los internos pierden todas sus garantías, el dinero hace la diferencia, ya que todo cuesta en el interior, hasta por pasar de un tramo a otro en el pasillo que divide la zona de gobierno, con la de población y los custodios que vigilan esa puerta de reja, al ver que el interno no hace el “iris” de sacar algo del bolsillo. Preguntan: ¿Qué… no hay nada para mí?… Y hasta diez pesitos son buenos, pero de todos los que pasan se hace la pachocha… Comprenderán que sobraba tiempo para calentarnos las lenguas y… ¡qué no supe de boca de los ñeros bandoleros en reclusión!…

    SOLAMENTE DOS VERSIONES FUERON LAS CREIBLES…
    Una de las versiones que llegaron, tenía hojas con el emblema de la Secretaría de la Defensa Nacional y era un envío del secretario de la institución que de esa manera agradecía un buen favor que (yo) había hecho, que nada hubiera ganado si no lo publico o lo publico. Empero, el otro que resultaba el más aceptable, fue la publicación de un cheque de 180 millones de dólares que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos envió y llegó a México, pero lo depositaron en una cuenta particular y con los días mandaron una copia a Red Privada y Manuel Buendía le hizo mutis, se le arrugaron las pantimedias. Sin embargo, otro día de tantos la información y la copia del cheque apareció en el Herald Tribune (no me acuerdo bien) pero en una columna que tecleaba o teclea Jack Anderson, lapidaria y en ese tiempo el Preciso andaba de gira y tuvo una entrevista con la dueña del periódico y llamaron a cuentas a Jack Anderson y leyeron la cartilla y lo hicieron soltar la sopa y… Por ahí andaba el motivo de la eliminación del profe Manuel Buendía Tellezgirón… Como tengo crédito de chismoso no hagan caso, pos ya no tiene remedio lo sucedido. (A mitrani tambor le dan ñáñaras) pero me expuse a infartos si no lo tecleo. Lo hubiera hecho hace años, pero se me calienta el huesito y ora que nos llega la buena noticia que van a dejar en libertad a los involucrados, pos me gustaría que los dolidos tomen las cosas como UNA BROMA ESTUDIANTIL. Además, son acontecimientos que nadie se atreve a confirmar. Ya ven lo que sufre la señora Purificación Carpinteyro. QUIEREN TERMINAR CON LA IMPUNIDAD Y SON ELLOS LOS QUE LA DISFRUTAN

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.