Home » Literatura

Reconoce Poniatowska homenaje a los antepasado de México en edición de Ciudad Lacustres

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 18 junio 2009
Sin Comentarios


Por Dolores Magallón

Oaxaca, México.- Además de rendir homenaje a nuestros antepasados, el libro Ciudad Lacustre nos habla del México subterráneo, el México profundo del antropólogo Guillermo Bonfil, el de nuestro origen y ofrece una historia que debemos agradecerle -al autor-: la defensa del ambiente y su inclinación hacia aquellos que preguntan angustiados qué será de nosotros, expresó la escritora Elena Poniatowska.

 

La doctora Honoris Causa por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), comentó el libro Ciudad Lacustre, del doctor Pedro Moctezuma Barragán, académico del Departamento de Sociología de la Unidad Iztapalapa y Coordinador General del Programa de Investigación Sierra Nevada de esta casa de estudios, en el que se compilan crónicas y cuentos desarrollados en comunidades asentadas en cuencas y ciudades lacustres mexicanas.

 

Durante la presentación de la obra, la escritora se preguntó ¿Hace cuánto que la ciudad de México Tenochtitlán dejó de ser una gran cuenca y perdió los ríos, los lagos y el agua que deslumbraron a Bernal Díaz del Castillo? Dónde quedó esa belleza de la que sólo perdura una pequeña parte en las chinampas de Xochimilco que con su radiante frescura fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad.

 

“Pedro Moctezuma Barragán en su libro -ilustrado por Malinalli y Aurora Moctezuma, con gracia y buenos colores- nos pone a temblar al imponernos que no somos dignos de nuestro pasado”, pues hemos cubierto el color jade del Valle de México con una inmensa plancha de cemento en la que apenas logran levantarse millones de construcciones “cojas” y “mancas”, bardas y redobles bajo un cielo gris y de basura.

 

La historia marca, refirió la escritora, que donde hubo verdor se agrietan los envases desechables. Esta es la ciudad en la que ya no se ven los volcanes, en la que el smog nos “remuerde” y alcanza niveles de contaminación que dañan los pulmones, en la que el olor a humo sustituye el de pino y anís. Agregó que nuestra ciudad fue “movediza”, una isla flotante en cuyos canales las barcas llevaban flores, frutas y verduras.

 

Elena Poniatowska dijo que el autor, que no en vano se apellida Moctezuma, rescata en los paisajes antiguos -a través de sus palabras hábilmente enlazadas- un pasado no muy lejano, cuando en la cuenca de México podían verse garzas, peces, patos, chichicuilotitos y pájaros distintos.

 

En este sentido, estableció Poniatowska, además de revelarnos nuestra historia, el autor también se descubre a sí mismo, ofrece su temple en la batalla como el emperador Moctezuma y los confiados mexicas, como los caballeros águila y los tigres se lo ofrecieron a los ballesteros de la conquista, hombres con armas de fuego montados en ciervos sin cuernos.

 

La maestra Cristina Barros Valero, comentarista en la presentación, dijo que la esperanza se lee entre las líneas de los cuentos de Ciudad Lacustre y que el autor cree en las personas, en la fuerza que da la comunidad.

 

La investigadora, escritora y difusora de la cultura alimentaria mexicana añadió que los dos primeros cuentos hablan de nuestro pasado común, de los logros y de los desgarramientos. La mujer tiene parte importante en estas historias, es la que erige, lucha y es capaz de amar a su compañero, pero también a la tierra, el personaje Matlalli, del cuento En nombre del maíz, es un ejemplo de ello.

 

El drama brutal de La Conquista se condensa en 20 páginas; no hace falta más para sentir en carne propia la destrucción de aquel mundo, la brutalidad de los conquistadores, la muerte, la desolación que se muestra ante nuestros ojos y ante los de aquella joven casi niña Tecuichpo como se narra en otro de los cuentos, puntualizó.

 

En el acto celebrado en la Casa de la Primera Imprenta de América, centro de extensión educativa y cultural de esta casa de estudios, el maestro Daniel Toledo Beltrán, coordinador general de Difusión de la UAM y moderador, comentó que las actividades de difusión y preservación de la cultura se cristalizan con la publicación del libro, texto editado por esta casa de estudios, al que le antecede una rigurosa investigación por parte del autor.

 

Los textos de esta obra tienen un origen diverso y reflejan distintas épocas de un trabajo de tres décadas. Mediante los cuentos y crónicas puede viajarse del pasado hacia el futuro y observarse a la hermosa y abundante naturaleza original, entrar en un periodo de saqueo y explotación que la lleva a una crisis ambiental que amenaza ya la vida misma.

 

 

La edición de Ciudad Lacustre de la UAM

La edición de Ciudad Lacustre de la UAM

Ciudad Lacustre, un homenaje a los antepasados de los mexicano, señaló Elena Poniatowska/Fot Archivo

Ciudad Lacustre, un homenaje a los antepasados de los mexicano, señaló Elena Poniatowska/Fot Archivo

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.