Home » Reflexión

Oaxaca 2006, un suceso de dos voces

Publicado por @Shinji_Harper el martes, 11 agosto 2009
Sin Comentarios


Por Fortino TORRENTERA O

 

Oaxaca. México. Una afrenta para la sociedad oaxaqueña ha sido la sospechosa exoneración “oficial” de las partes en el conflicto del 2006; ni el gobierno del estado excedió en el uso de la fuerza, ni la dirigencia de la APPO cometió delito alguno; mientras el pueblo ha pagado la factura de esa confrontación de la que fue víctima (dos muertos civiles –uno de ellos decapitado-) y cuantiosas pérdidas a su patrimonio individual y colectivo.

 

Luego de esos días aciagos vividos en el conflicto del 2006 en que la sociedad quedó en medio de una lucha de dos contrarios, hasta el día de hoy no existe una sola cuartilla, una reflexión seria e imparcial de lo que pasó y lo que dejó al estado esta confrontación.

 

Parece que nuevamente mezquinos intereses políticos quieren convertir a Oaxaca en un laboratorio social, donde apuestan el control del estado y han empezado a advertir un nuevo choque entre ambas fuerzas, solo que esta vez de una magnitud incalculable.

 

 

Una confrontación política que dejó muchos daños, nuevos millonarios, más pobres y una sociedad dividida.

Una confrontación política que dejó muchos daños, nuevos millonarios, más pobres y una sociedad dividida.

 

 

Una y otra parte se han apoderado del uso mediático para defender lo indefendible, lo que es evidente a simple vista, un estado más pobre, una sociedad más confrontada y dos partes enriquecidas y legitimadas, una a la otra.

 

Resulta inaudito que desde la barrera se asegure que el movimiento de la APPO “es ejemplar como alternativa en el país y AL” como lo afirma el periodista Sergio de Castro autor del libro “Oaxaca: más allá de la insurrección”, en el cual hace una crónica de lo que llama “un movimiento de movimientos”.

 

Señala que la circunstancia de Oaxaca, está fuertemente impregnada de “una realidad indígena en la que la comunalidad, la horizontalidad, el consenso y las asambleas son una verdadera alternativa al sistema”.

 

Nada puede ser más ajeno a esa realidad, pues la mayoría de los oaxaqueños atestiguamos que fue un movimiento urbano, donde los únicos indígenas fueron algunos subempleados que viven en esta capital y con justas razones se unieron a esa inconformidad.

 

¿Horizontal, consenso, una verdadera alternativa?. No hemos cansado de cuestionar a sociólogos, antropólogos, economistas, politólogos, artistas y otros tantos del medio intelectual local, del por qué no intervinieron, dónde estaban cuando surgía el descontento popular; la respuesta es la misma: la dirigencia appista nunca los dejó entrar y ejerció el poder de facto (Nótese quienes terminaron al frente del movimiento y su trayectoria).

 

Esta nueva publicación que sería conveniente someter al escrutinio de los oaxaqueños, de los que quedamos en medio, es definida por el autor como “una crónica periodística subjetiva. Creo que el periodismo alternativo no debe caer en el error de buscar la objetividad; ésta es un invento de los poderosos para que nuestras subjetividades queden silenciadas, y desde ese punto de vista el libro apunta algunos elementos subjetivos de mi propia experiencia, pero es de manera más amplia un conjunto de subjetividades; me gusta pensar que no es mío sino un libro colectivo, producto de conversaciones con las compañeras y compañeros. Es fruto del tequio intelectual. Como periodista lo que hago es un trabajo de portavoz del movimiento”.

 

Con esta definición se confirma que tanto el estado ha orientado a los medios, como en este caso que la objetividad solo se concibe desde la visión de una de las partes, una insistencia en que el problema, la visión y la lucha del control, es de dos, gobierno y APPO, no de la sociedad en su conjunto.

 

Respecto a los resultados de ese movimiento respecto a cambios de fondo, lo justifica con una postura filosófica: “La victoria o derrota de un movimiento no se basa en si hubo cambios en las estructuras de arriba, sino en la forma en que las bases se han adecuado a la forma de hacer política, de hacer sociedad”.

 

Hermoso axioma que ha costado al pueblo de Oaxaca un gran sacrificio en los tres últimos años, pero también de una sociedad más individualista, confrontada por defender la subsistencia de sus familias, mientras las políticas públicas se enfocan a la realización de millonarias obras que desde hace 20 años están amasando fortunas de algunos favorecidos.

 

Parece que esa doble exoneración alcanzó a Carlos Salinas de Gortari, quien en Oaxaca –el estado más pobre- fue recibido como un héroe nacional a 30 años que sus detractores fueron silenciados y confirma el control absoluto del país, prueba de ello es que ni el magisterio, ni la APPO, ni la infantil izquierda, ni las revolucionarias plumas consignaron esta afrenta a la memoria histórica de un pueblo.

 

Ambas partes ya preparan el escenario para un nuevo choque, unos dicen que serán implacables “en nombre de la sociedad” contra quienes intenten una nueva revuelta; la otra está reclutando fuerzas políticas del país para tal fin, haciendo a un lado a los oaxaqueños.

 

Estrategias electorales como la integración de supuestas organizaciones sociales, que dejan de serlo en el momento en que las funda y dirige el gobierno, y del otro, con agrupaciones que sólo ven en la anacrónica movilización “popular”, la única vía de cambio.

 

Indudablemente que el germen y caldo de cultivo del conflicto del 2006 fue la desinformación, la manipulación mediática de una y otra parte que a tres años de distancia se siguen escupiendo retadoramente sobre una sociedad cansada, dividida, pero dispuesta a defender lo que le ha sido arrebatado.

 

Frente a ello, es importante en este momento escuchar las voces del verdadero pueblo de Oaxaca, los de en medio, los que pagamos la factura; escuchar la tercera voz, la que no se ha acallado y buscar alternativas que desde la inmediatez generen un auténtico cambio en beneficio de todos, no de una clase política o a favor de intereses de grupos.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.