Home » Niñez

Llaman a apoyar la Casa Hogar Hijos de la Luna

Publicado por @Shinji_Harper el domingo, 16 agosto 2009
Sin Comentarios


Fortino TORRENTERA O.

 

Oaxaca. México. Lo que inició como un simple gesto de cortesía y generosidad para mujeres necesitadas, ha llegado a ser un refugio para los hijos de sexoservidoras y otras madres solteras en Oaxaca que viven situaciones difíciles llamada la “Casa Hogar Hijos de la Luna” y donde todos podemos apoyar.

 

Al respecto, la reconocida musicóloga Cecilia Winter, impulsora y recaudadora de este proyecto, comentó que la meta es animar a las madres a mejorar sus propias vidas y condiciones de vida para que sus hijos eventualmente sean reintegrados a una situación familiar más estable.

 

Doña Coco, ejemplo de humanisad que requiere nuestro respaldo.

Doña Coco, ejemplo de humanisad que requiere nuestro respaldo.

 

 

 

Recordó que la señora María del Socorro Ramírez de Larracilla “Coco”, cuidó al primer niño, ella y su familia han atendido a más de 100 pequeños, entre las edades de 2 semanas y 12 años. Actualmente hay 25 niños en la Casa Hogar, cuyas madres se han enterado del proyecto por viva voz. Aunque el esposo e hijos de Doña Coco le ayudan en todos aspectos del trabajo, ella lleva la mayor responsabilidad y su éxito refleja su compromiso con los niños bajo su cuidado.

 

Indicó que gracias al apoyo de varios donadores particulares, la rudimentaria estructura que existía en la propiedad de la señora Coco fue transformada en un  centro para el proyecto que puede albergar hasta 25 niños.

 

Este amplio espacio cuenta con dos baños, dos dormitorios,  una cocina, un sala amplia para jugar y trabajar, una oficina, una lavandería y un jardín.  La casa está llena de luz y el ambiente es alegre.

 

En la Casa Hogar Hijos de la Luna, 25 niños requieren de diversos servicios.

En la Casa Hogar Hijos de la Luna, 25 niños requieren de diversos servicios.

 

 

 

Aquí los niños pueden contar con  una cama cómoda,  comidas nutritivas, libros y materiales escolares,  juguetes, un jardín de recreo con juegos infantiles (todos donados) y sobre todo, con personas que siempre los apoyan.

 

Todavía falta mucho y a veces los proyectos de remodelación parecen infinitos, pero los niños se alegran mucho por los avances y cambios de su casa.

 

Por otra parte, reflexionó acerca de que existe un creciente número de personas de las comunidades oaxaqueña y extranjera que se han involucrado en la Casa Hogar y la colaboración ha sido tan gratificante para ellos que para nosotros. De hecho, es difícil no involucrarse de alguna manera después de visitar la Casa Hogar y observar lo que sucede allí.

 

Dar felicidad a niños necesitados, un alimento para el alma.

Dar felicidad a niños necesitados, un alimento para el alma.

 

 

 

Un grupo de mujeres de la comunidad sigue donando huevos, fruta y verduras cada semana y desde hace poco, otro grupo de amigas se ha ofrecido cubrir el costo semanal de dos cajas (12 litros c/u) de leche entera. Voluntarios, tanto extranjeros como oaxaqueños, vienen seguida a jugar y leer a los niños, pero siempre hace falta más ayuda, dado que los niños necesitan y anhelan atención individual.

 

Por ello, la maestra Winter está convocando a sumarse a esta causa de todas las formas posibles “Hay amigos que vienen cada dos meses a cortar el pelo de los niños, que mantienen y componen las computadoras y que practican yoga y meditación con Doña Coco dos mañanas por semana” (su paz mental es esencial para el éxito del proyecto).

 

Informó que gracias a las donaciones recientes, pudimos instalar material aislante en los techos de la oficina y la recamara de Doña Coco y su marido. También compramos una secadora y equipo de seguridad (que incluye tres extinguidotes de incendio y botiquines) de acuerdo con la evaluación de la Agencia de Protección Civil.

 

Adelantó que el siguiente proyecto es la compra e instalación de una cisterna prefabricada en el jardín, ya que la Casa Hogar a menudo queda sin agua durante la temporada seca y se tuvo que comprar pipas de agua. ¿Pueden imaginar la cantidad de agua necesaria para preparar la comida, bañar a los niños y lavar la ropa de 25 niños y bebés y el desastre que enfrentamos cuando se acaba el agua?.

 

Indicó que más urgente para el momento es una cámara digital para que puedan documentar las actividades y los avances en la Casa Hogar. Para el futuro, habría que pensar en cómo podamos comprar un van (que será nuestro gasto más fuerte hasta la fecha), porque los niños ya no caben en un coche. 

 

Hoy la Casa Hogar sigue creciendo y ya hemos alcanzado el número máximo de niños que podemos albergar—25.  20 de ellos viven en la Casa y cinco regresan en la noche con sus mamás. En cualquier momento se encuentran entre 15 y 20 niños en la Casa mientras que los demás están con sus madres u otros familiares por unos días. La situación económica en Oaxaca impide aceptar a muchos niños más cuando apenas pueden cubrir las necesidades de los que ya están. Tales decisiones están en las manos de Doña Coco y ella no puede negar a los niños que obviamente estén sufriendo o que hayan sido abusados.

 

La situación es difícil, “Los bebés no tienen que hablar….sus delgados brazos y piernas y sus ojos tristes dicen todo. Doña Coco es una excelente cocinera y ella supervisa la preparación de la comida, así que las comidas en la Casa Hogar están muy nutritivas. Hace poco Coco me mencionó que siempre deja el bote de la basura arriba en la plancha y no abajo en el piso. ¿Por qué?  Porque los niños recién llegados buscan comida en la basura, un arma para la supervivencia que aprendieron antes de llegar a la Casa Hogar. Con el paso del tiempo, los niños se dan cuenta que pueden contar con la comida y dejar de preocuparse” y lanza un llamado:

 

“¡Necesitamos su ayuda! Sus donaciones nos ayudan a cubrir nuestros gastos de operación al igual que los salarios para una ayudante para los quehaceres de la casa, dos maestras y una niñera”.

 

Favor de no olvidarse de la Casa Hogar si quisiera apoyar un proyecto que verdaderamente hace una diferencia en las vidas de los niños traumatizados y marginados en Oaxaca.

 

Para  más información acerca de cómo pueden apoyar este proyecto valioso,  favor de comunicarse con Cecilia Winter:  cwinteroax@gmail.com, con Doña Coco Ramírez de Larracilla  tel. 132 1687 o con su hijo José María cel. 044 951 118 5873.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.