Home » Literatura

Revela “Contacto en Cabo” de Fernando Lobo el rostro oculto de las drogas prohibidas

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 21 agosto 2009
1 Comentario


Fortino TORRENTERA O.

 

Oaxaca. México. En México existen temas tabúes, donde la desinformación contribuye a fortalecer ejercicios de poder, como la prohibición al uso responsable de las drogas que enmascara las políticas de guerra, es lo que señala el escritor defeño radicado en Oaxaca, Fernando Lobo.

 

“Contacto en Cabo” novela que acaba de publicar la Editorial Mondadori, tiene una riqueza narrativa, pero también exploratoria en la relación drogas-psique que permitieron a Fernando Lobo descubrir otros hilos y otros senderos de abordar un tema prohibido.

 

En el ejercicio de la libertad de expresión y desarrollando su creación como escritor, este joven autor, sin tapujos habla del intenso placer que producen las drogas a partir de una historia que pareciera común, pero que aborda un tema que ha sido tratado desde hace unos 150 años.

 

Habla en una amplia entrevista a este medio de su más reciente trabajo que desentraña una gran cortina de humo en torno a las drogas y que tienen que ver con las relaciones de un poder mundial que ha creado a un nuevo enemigo ficticio para el enriquecimiento de la gran industria bélica.

 

 

Fernando Lobo, joven escritor con una aguda visión de la realidad.

Fernando Lobo, joven escritor con una aguda visión de la realidad.

 

 

 

 

– ¿Cómo surge la idea de esta novela?

 

A partir del consumo de drogas legales e ilegales, pero surge de un interés mayor por el entorno de las ilegales, aunque particularmente por el desafío de la descripción, de la ambientación del estado alterado de conciencia de ese fenómeno sorprendente de una sustancia extraída de una planta que genera una reacción en la psique que modifica nuestra realidad y nuestro modo de percibir el mundo.

 

Originalmente era un ensayo, un ensayo lúdico con mucha libertad de expresión, pero al final me sentí más identificado en una novela que es lo que ya había hecho antes.

 

Posteriormente, al encontrarme con editores se fue agregando la parte del narcotráfico y de los ganster´s que no estaba en un principio, pero que fue fundamental involucrar a la otra parte que es el narcotráfico y las políticas públicas, especialmente en lo que se refiere a la prohibición. Toques como toques el tema de las drogas resulta multidisciplinario.

 

– Quienes hemos abordado o indagado en el tema de las drogas encontramos muchas verdades convertidas en mentiras o verdades relativas respecto a su uso ¿hay en tu caso trabajo vivencial?

 

La otra revelación en este trabajo es descubrir que alguien está mintiendo en todo esto. Es la prohibición, esa restricción está originada por políticas de guerra que en esta situación específica, ahora en 2009 obedecen a la estrategia militar norteamericana, estrategia que pienso va más allá de la Presidencia de ese país, más allá de los partidos gringos.

 

Es una estrategia que tiene sus propias líneas de acción desde principios del siglo XX hasta ahora y que se manejan de un modo autónomo que implican al Pentágono, a la CIA, a la industria bélica fundamental en este asunto, ahora expresado en el Plan Mérida, un gran negocio que a partir de septiembre empezará a rendir frutos, donde por cierto intervienen sólo empresas gringas.

 

Aunque eso es ahora, desde los inicios de la prohibición que empieza con la firma del Tratado de Versalles, llega incluso a acciones diplomáticas para que la prohibición sea global, lo que obedece a fenómenos de la guerra.

 

– Fundamentado el uso de las drogas, seguramente indagaste sobre el que tenía en culturas antiguas como las prehispánicas

 

Así es, y está Gordon Watson que fue un baquero norteamericano que vino a la Sierra Mazateca financiándose una investigación personal con base en la premisa de que la cultura misma se expandió por el uso de sustancias activas.

 

El método de investigación de Watson puede no ser el más correcto, sin embargo uno probando estas drogas llega a la conclusión de que podría ser, pero en mi novela no menciono a los enteógenos naturales como el hongo o el peyote para no meterme en vericuetos metafísicos, para no meterme en esa gran sorpresa que significa la experiencia religiosa de la droga.

 

Por eso la novela está contada desde el éxtasis y en el ácido lisérgico que son sustancias sintéticas y mundanas, particularmente no abordo lo otro por la complejidad del estado del hongo y los enteógenos, aunque hay capítulos que aparté de la novela porque no me sentía tan preparado para tocar esos puntos tan profundos, especialmente de esa experiencia religiosa de la cual estoy convencido debe estar vinculada con el desarrollo de nuestra culturas antiguas.

 

– ¿En términos de esta documentación, encontraste relaciones entre las drogas y la literatura?

 

Hay mucho al respecto, de hecho existe una editorial gringa llamada Solomon, dedicada a la literatura sobre drogas, a mí en particular me simpatiza mucho William Burroughs y Hunter Stockton Thompson y de los 60´s para acá son norteamericanos casi todos que coinciden con ese mundo exploratorio de aquella época con esa revolución cultural que se gestó en Estados Unidos y luego se propagó al mundo.

 

Pero si nos vamos al siglo XIX te encuentras con obras como “Confesiones de un inglés comedor de opio” de Thomas de Quincey, entre otros; en fin es un tema que ha sido tratado de un modo intelectual desde hace unos 150 años.

 

Esto representa un desafío bastante serio, desentrañar un gran misterio que implica un reto intelectual para comprender que tenemos neuroreceptores que se interrelacionan con nuestras moléculas, será por algo y es metafísica.

 

Hice la mayor recopilación de bibliografía posible que no sólo es narrativa, tenemos a Aldous Huxtley quien escribió “Las puertas de la percepción” que es un ensayo sobre las drogas, por lo que la cantidad de autores es inagotable, lo cual se tiene muy de lado en estos tiempos, esa perspectiva intelectual de las drogas y el uso culto de las mismas y aclaro, no inculto.

 

Eso es algo que menciono en mi libro, pues actualmente con estos nuevos paradigmas de las prohibiciones en las que dicen que droga significa malo, descarta la perspectiva intelectual, lo que sorprende mucho a la prensa cuando hago mis declaraciones sobre el tema.

 

Y me preguntan si es una apología. No, las drogas no son buenas ni malas, nosotros tenemos esa capacidad ética para distinguir entre una y otra cosa.

 

Está el término griego “fármaco” que categoriza una sustancia como cura o veneno según la dosis y el uso que se le de, lo que es fundamental actualmente al referirse al consumidor quien se supone sabe qué hacer con eso, mientras los visionarios liberales que apuestan por el libre mercado usan esa categoría de consumidor responsable que se compara con otros medios y herramientas como puede ser el mismo Internet.

 

Son productos delicados que deben ser usados de una manera responsable, pues muchas cosas podrían estar prohibidas y cada quien hace lo que se le da la gana, por ello surge esta situación despectiva hacia las drogas.

 

– Una realidad actual es que el gobierno federal se está agarrando a balazos con el otro bando del narcotráfico, pero en términos de responsabilidad no genera ningún producto que oriente la educación, como la información sobre las drogas, sino que es prohibición y confrontación violenta entre grupos.

 

Pero lo peor es que no se ha reducido el consumo, hasta las cifras oficiales reconocen que en los dos últimos años se ha disparado el consumo en México y Estados Unidos. No confío en las cifras de la Encuesta Nacional sobre Adicciones porque a mí consumidor no me han preguntado nada, que yo sepa a los consumidores nunca se les ha preguntado, estos datos los extraen de las estadísticas terapéuticas, de institutos de rehabilitación, pero ese es un tipo de consumidor que está en tratamiento, es sólo un sector del amplio espectro de consumidores de drogas ilegales, los demás los que trabajamos y pagamos nuestros impuestos y llevamos una vida inofensiva, a esos no nos han preguntado nada, es como si no existiéramos, por eso no sé de donde sacan el dato.

 

Por ello insisto es una cuestión de guerra y de lo que se trata es de sustentar nuevas formas de guerras abstractas, una guerra contra el narcotráfico; se acabó el comunismo y ahora necesitan tener un enemigo ficticio, terrorismo y narco, para lo cual erogan millones de dólares que paran en la industria bélica que ayuda a reactivar la economía de Estados Unidos.

 

– El gobierno federal invierte en equipos swat, helicópteros, detección satelital, pero no hay una regulación a los medios cuyos contenidos incitan ya no al uso sino al tráfico como una moda, como vemos la música en el país con narco-corridos y pasitos duranguenses integrados a la cultura actual.

 

Creo que Calderón es un gerente, por cierto muy obediente; me parece increíble cómo cada vez que tiene una reunión con Obama, la siguiente acción es entrevistarse con el presidente de Colombia que es otro muy buen gerente en una lucha que implica el recorte en educación y salud como se acaba de anunciar hace unos días.

 

Es una cuestión de políticas públicas nacionales que vienen de otros lugares y líneas políticas globales.

 

– En cuanto a la novela, escribir sobre drogas implica la introspección y estudio de ese estado alterado de la conciencia, ¿escribir implica un ejercicio también alucinante?

 

Por sí mismo, seguramente la práctica del arte debe desatar algunas sustancias endógenas que se implican; en cuanto al consumo de sustancias y el arte, pueden ser usadas como una herramienta intelectual pero los resultados son muy azarosos.

 

El arte es una cuestión de esfuerzo, no de alcaloides; es un mito que puedas pintar mejor si estás drogado, es algo que ya depende de uno, lo cual no te va a ser mejor creador.

 

– Tu novela, decías, habla más de lo inmediato, de lo mundano

 

Efectivamente, la novela surge como un ensayo que se titularía “El discurso de la sustancia” donde busco desarrollar un discurso de la comunión de las drogas con la psique. Hay sustancias como el opio que ayudan a la supresión del dolor y remarco el sentido de la supresión, como el nirvana que se buscaba en la India, como un estado sagrado, un fin superior.

 

Hay sustancias como la cocaína que altera el sistema nervioso central hacia la euforia y puede revelar nuestro espíritu depredador, otras un a reacción depresiva, pero es según el uso que se le de y la responsabilidad que se tenga.

 

En la novela, la prohibición es el hilo conductor de una historia de pequeños burgueses que consumen droga, luego la trafican y viene lógicamente la persecución que precisamente termina en Los Cabos.

 

Se trata de una novela ambientada a finales de los 90´s, cuando no existían tantos prejuicios sobre la droga, el ambiente era otro, no existían términos como el narcomenudeo, aunque siempre lo ha habido.

 

Hoy existe un estigma, se dice que las drogas son peligrosas, aquellos eran otros tiempos, eran otros narcos; en el actual hay un halo sangriento, los narcos de mi novela son inocentes y piadosos, nada que ver con lo que hoy sucede.

 

Una de las cosas que descubrí es que entre narco y policías no existe una frontera muy definida, pues en la novela un comandante es el que persigue a los personajes por intereses personales.

 

Como te decía, empecé haciendo un artículo y se convirtió en novela, pero salieron muchas otras cosas que daré seguimiento al continuar el tema sobre el discurso de la sustancia.

 

La novela toma el nombre de “Contacto en Cabo” por varias razones; hago referencia al contacto porque es un thriller, tiene esa carga del contacto secreto, pero también hace referencia a la relación telepática entre los personajes; por otra parte yo viví un tiempo en Los Cabos y hacia ahí se dirige la historia.

 

– Existe en México una creciente literatura sobre el narco, ¿cómo se diferencia de la tuya?

 

Efectivamente, hay trabajos muy interesantes de Elmer Mendoza y Arturo Pérez-Reverte, entre otros, narran historias a partir del fenómeno, en lo personal trato de ir a algo más profundo, de entrar el psique.

 

– Podemos imaginarnos la reacción de los inquisidores de la droga respecto a tu obra, pero más importante, ¿Cuál ha sido la reacción del público lector?

 

Sorprendente, basta con referirme a que algunas madres de familia se me han acercado porque les ha parecido interesante y sobre todo informativa esta novela, pero también refleja la intención del público consumidor por saber más y qué es lo que se oculta acerca de las drogas.

 

El punto de coincidencia que revela, es que existe una gran desinformación sobre este tema, que revela el intenso placer que producen las drogas y lo digo aunque se incomoden muchos, pues es un paradigma que se ha estigmatizado como un problema que finalmente ha enriquecido a algunos.

 

– ¿Cómo podemos tener acceso a tu novela?

 

Está publicada por Editorial Mondadori y en Oaxaca está a la venta en la Proveedora Escolar y se puede leer en el IAGO, pero te aviso que se tiene programada su presentación este cinco de septiembre a las 21:00 horas en el Bar El Central, con Guillermo Fadanelli.

Comentarios

comments

1 Comentario »

  • ALIDA GABREILA S. dijo:

    Me parecio un muy buen articulo ya que el autor da a conocer la informacion sobre su obra de una forma en la que te atrapa y te dan muchas ganas de leer la novela; me gusta que el autor no se ande con medias tintas y diga todo tal como es basandose en investigacion y en experiencias reales y en una forma de pensar que me agrada ya que cualquiera que tuviera oportunidad de leer el libro abriria sus ojos tal como me paso a mi; pienso que aunque el gobierno no lo permitiera deberia de ser de onden leerlo en primarias y secundarias y principalmente que es donde se gesta el pensamiento de nuestro futuro y nuestra critica social; para que asi toda persona mexicana se diera cuenta de la realidad cruda, pero real; y que todos se dieran cunta que el presidente o el gerente como lo llama fernando lobo, para nada nos quiere ayudar al contrario nos quieren chingar. Tal vez si todos los mexicanos absolutamente todos tubieramos acceso a una educacion como ellos lo dicen el “lacayo calderon” y su gobirno ya no estarian por ke ya los hubieramos derrocado ya hubieramos derrocado a esta puto gobierno que se hace rico con nuestro trabajo; “LA VERDAD OS HARÁ LIBRES” “ABRID ESCUELAS PARA CERRAR CARCELES”.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.