Home » Pueblos Originarios

Descifrarán la escritura zapoteca que datan de 500 años a.C

Publicado por @Shinji_Harper el Lunes, 24 agosto 2009
Imprimir
Sin Comentarios


José María DE LA FUENTE/Conacultal

 

Oaxaca, México.- La zona arqueológica de Monte Albán,  contará con un laboratorio destinado a la conservación e investigación iconográfica de las aproximadamente 300 piedras con improntas que se hallan expuestas en su perímetro, y que permitirá avanzar en el desciframiento de la escritura zapoteca.

         

La creación de este centro de investigación científica será posible mediante las aportaciones de 90 mil dólares por parte del World Monuments Fund (WMF), 750 mil pesos más, erogados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) para la construcción y habilitación de este espacio, y otra cantidad similar, proporcionada por la Fundación Alfredo Harp Helú.

         

Nelly Robles García, directora de este sitio arqueológico, destacó la relevancia de este laboratorio porque “permitirá impulsar la lectura de las estelas de Monte Albán, en términos de la comprensión del pasado prehispánico, toda vez que la escritura zapoteca no ha sido descifrada en su totalidad”.

         

Las estelas de la cultura zapoteca

Las estelas de la cultura zapoteca

En esta antigua metrópoli y en el Valle de Oaxaca, dijo, hay una gran cantidad de piedras grabadas y fragmentos de estelas (en su mayor parte) datan entre los años 500 a.C. y 850 d.C.

 

 

 

         

“Este sistema de escritura se remonta a la primera época de Monte Albán, hacia el 500 a.C., un ejemplo son las piedras grabadas conocidas como Los danzantes.

 

Para el siguiente periodo (100 a.C.-100 d.C.) esta tradición continúo, como lo revelan las Lápidas de conquista del Edifico J. Sin embargo, durante el Clásico Tardío (650-850 d.C.) se dio un desarrollo extraordinario de la escritura y en las estelas quedaron asentadas una serie de eventos de carácter histórico”.

         

El laboratorio será garantía de que las piedras grabadas que hoy en día están distribuidas a lo largo y ancho de la zona arqueológica –localizada en la afueras de la ciudad de Oaxaca–, sean susceptibles de un estudio pormenorizado, en un espacio adecuado para su preservación y depósito.

         

Para estos fines, y mediante el apoyo del WMF, los expertos estarán asistidos con equipos de cómputo y fotografía digital; de precisión para medición; además de bibliografía y mobiliario acorde.

         

 “La idea es que el investigador cuente con estas herramientas especializadas para observar los grabados y, de esa manera, dibujarlos, medirlos e interpretarlos”.

         

Robles García abundó que desde 500 a.C., los zapotecas dejaban su impronta en piedras, asociando figuras antropomorfas “con ciertas maneras de decir cosas”, por ejemplo, nombres de personas. Asimismo, para ese lapso dio comienzo el sistema numeral, el cual alcanzaría una sofisticación inusitada hacia los siglos VII al VIX.

         

“Las piedras grabadas que corresponden a esa época son complicadas en su interpretación, debido a que en ellas se narran entronizaciones, cambios de poder en Monte Albán. En las escenas aparecen danzantes y músicos, y contienen fechas muy precisas”.

         

La edificación del laboratorio se llevará a cabo en un área aledaña al campamento de la zona arqueológica y se espera que para la primavera de 2010 ya esté en funcionamiento. Se trata de la puesta al día de un sitio que desde 1987 forma parte de la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

         

“Lo que deseamos, a través de estos fondos, es formalizar los espacios y dar el tratamiento adecuado a los monumentos grabados; al igual que a la cerámica que constantemente nos arroja información sobre cronologías. Monte Albán no para entre proyectos formales y rescates arqueológicos.”

         

“Este laboratorio pretende ser un incentivo para la investigación y esperamos que para la V Mesa Redonda de Monte Albán, que se celebrará del 2 al 5 de septiembre, se tenga la posibilidad de conformar un taller en el que se arrojen nuevas luces sobre las piedras grabadas de la ciudad prehispánica.

 

Son muchos temas pendientes y es necesario propiciar los espacios, afortunadamente el INAH es consecuente con esto”, concluyó Nelly Robles.



Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.