Home » Género

Innovadora Caja de ahorros de artistas oaxaqueñas

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 29 agosto 2009
Sin Comentarios


En el Consejo de Administración, además de dinero las socias buscan en la empresa superación personal.

En el Consejo de Administración, además de dinero las socias buscan en la empresa superación personal.

El Periódico/Barcelona

 

 

 

 

Oaxaca. México. El marido de Dora tuvo un infarto. Mallinali, diabética, un embarazo de alto riesgo. Laura, bailarina, tenía que viajar de repente a Argentina para una presentación. Ningún banco les hubiera adelantado el dinero que necesitaban. En cambio, lo obtuvieron al momento en una peculiar caja de ahorros que ellas mismas fundaron junto a otras mujeres cinco años atrás, en la ciudad de Oaxaca. Una caja con la que solucionan problemas económicos y, además, sacan un beneficio. O más de uno, porque su gran objetivo es «intercambiar saberes y lograr la superación personal».

 

La mayoría son artistas o están de alguna manera relacionadas con el arte. Casi todas son madres solteras. La idea surgió cuando varias de ellas trabajaron con otras mujeres a través de una ONG. Bety llevó a sus hermanas. Marcela, a las suyas. Josefa juntó a cinco amigas. Fueron las primeras socias de una caja que, en principio, nació para ayudarse entre ellas, pero que estaba destinada a crecer. Llegaron a ser más de 30.

 

 

 

 

Reuniones divertidas

Se reúnen el primer sábado de cada mes. Y la suya, como se ve por las fotos, no es una aburrida reunión de consejo de administración. En diciembre llevan a cabo el reparto de utilidades y deciden la admisión de nuevas socias. «Hemos llegado a un 33% de ganancias», presumen. Una socia se inscribe con tan solo 50 pesos (2,6 euros) y su ahorro mínimo debe ser de 60 pesos mensuales, algo más de tres euros. Pero, sobre todo, «tiene que ser activa, trabajar en una comisión». «Todas tenemos que participar y dar servicio», comentan. Unas se ocupan de la caja; otras, de la actividades a realizar. La anfitriona «da lo que ese día tenga». Algunas ofrecen hasta pastel, otras solo ponen la casa y un agua de frutas. «Para que no se distraiga atendiendo, la misma que recibe ejerce de secretaria y levanta el acta. Otras están encargadas de las actividades, juegos y talleres de los niños», explican.

 

Como es difícil tener la constancia y asumir la responsabilidad con una misma y con sus compañeras, tres faltas de asistencia conllevan la resta de un 10% de ganancias. Entre los derechos, cada socia puede obtener un préstamo de cuatro veces lo que ha ahorrado. Si es necesario, puede añadir dinero para ampliarlo. El interés depende de las condiciones, pero está tabulado y oscila entre el 7% y el 15%.

 

Un prestamista cobraría el 30%. En el mercado de abastos de Oaxaca, prestan de un día para otro con un 10% de interés. La caja de estas mujeres ofrece también préstamos externos. La petición se lleva a la reunión de socias y la decisión, como todas, se toma por consenso. «Tras una mala experiencia, procuramos que haya un aval y que tenga con qué responder», explican.

 

Autoestima

Les interesa «el rollo del dinero», dicen, pero les interesa más «el crecimiento personal». Todas aportan, añaden, «sus saberes innatos y profundos de mujeres, sobre todo en cuestiones de autoestima, independencia, toma de decisiones». Montan sesiones de lectura, debate, reflexión. Buscan especialistas que las ayuden en los distintos temas. «Siempre son mujeres. Nuestro trato es de mujer a mujer ».

 

No hay hombres, «porque ellos tienen otra visión y otros medios». Solo entre los clientes externos pueden contarse los hombres. Uno de ellos fue Flavio Sosa, el líder de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) que hace tres años ocupó la ciudad hasta cambiarle la cara. Pero sí hay niños, «con los que se fomenta el ahorro, pero también la reflexión y ciertas conciencias». La caja de los niños se llama Mafalda.

 

Como una sola socia

«Mafalda funciona como si fuera una sola socia», explican las madres. Todos los niños, hijos o sobrinos de las mismas socias, entran a la caja bajo ese nombre, lo que sirve además para que conozcan al personaje. Tienen un mínimo de ahorro de 30 pesos (1,6 euros) por niño al mes. El año pasado, con solo 10 niños, Mafalda fue la socia que más ahorró. «Los niños son los más entusiastas, porque sí tienen pensado qué van a comprar con sus beneficios».

 

Dora, Mallinali, Laura salieron adelante. Ahora, entre los más interesados por la caja se encuentran la hija de Gilda, con mentalidad comercial, o el hijo de Marcela, que toca el piano y ahorra para sus futuras presentaciones.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.