Home » Arte

El Teatro Mecedonio Alcalá: 100 años de un espacio vivo

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 5 septiembre 2009
Sin Comentarios


 

 

 

Sergio Spíndola Pérez Guerrero */El Jolgorio

EN PORTADA

 

 

Oaxaca, México.- El magno teatro surgió en tiempos del Porfiriato, una época en que la ciudad vivió transformaciones que renovaron su fisonomía, tanto en el aspecto urbano como en el arquitectónico.

 

 

Fue el ingeniero militar Rodolfo Franco Larráinzar –ingeniero del gobierno estatal-, quien sugirió al gobernador Emilio Pimentel que la ciudad de Oaxaca contara con un teatro moderno y digno para los habitantes de la urbe en ascenso.

 

 

Las actividades artísticas en el Teatro Mier y Terán a principios de 1909

Las actividades artísticas en el Teatro Mier y Terán a principios de 1909

El licenciado Pimentel -quien era culto y amante de las artes- no dudó de este ambicioso proyecto, por lo que organizó una sociedad anónima a la que dotó de un capital inicial de cien mil pesos para su construcción.

 

 

 

 

 

Una vez elegido el lugar para su construcción, compraron tres inmuebles para demolerlos; una vez demolidos, se inició la construcción hacia 1903, a cargo del mismo Rodolfo Franco. La construcción terminó en agosto de 1909. Se inauguraría el 5 de septiembre del mismo año.

 

 

Descripción arquitectónica

 

 

El edificio resultó bello y funcional para las actividades escénicas y musicales. Se emplearon materiales de construcción novedosos como el hierro estructural, se le dotó de modernas instalaciones hidráulicas, una buena iluminación, acústica y visibilidad, como es el caso de la sala principal con forma de herradura.

 

 

El esplendor arquitectónico del Teatro Alcalá

El esplendor arquitectónico del Teatro Alcalá

En cuanto al aspecto arquitectónico, se trata de un edificio de tipo ecléctico, aunque con predominio del neoclásico.

 

 

 

 

Justamente en su esquina, donde se ubican los accesos, destaca un cuerpo cilíndrico conocido como torreón, de elaborada ornamentación, en la que se empleó cantera verde y rosada, muy usada en aquella época. Hay en este cuerpo bellas y originales esculturas alegóricas, así como columnas y elementos arquitectónicos clásicos de factura notable.

 

 

 

El torreón acaba en una cúpula escamada, con unas ventanas elípticas y la figura de una lira; remata la cúpula un pararrayos. En las fachadas laterales se mezcla también la cantera verde y rosada; en éstas hay esculturas de personajes mitológicos y literarios, propios de un edificio teatral.

 

 

El ingeniero Rodolfo Franco no sólo realizó un edificio sólido, sino concibió un edificio de gran belleza arquitectónica, inspirado en los teatros europeos del siglo XIX, muy particularmente de tipo francés, la gran influencia cultural y arquitectónica durante el Porfiriato.

 

 

Con esta construcción, posiblemente su mejor obra, el ingeniero Franco logró la edificación más relevante del Porfiriato en la ciudad de Oaxaca.

 

 

Realizó otros destacados edificios públicos para la ciudad durante las administraciones de Emilio Pimentel, durante la primera década del siglo XX, por lo que su legado debe ser reconocido.

 

 

La inauguración del teatro Luis Mier y Terán

 

 

A principios del siglo XX, en la ciudad de Oaxaca las actividades artísticas relacionadas con la música se realizaban en el teatro Juárez, localizado enfrente de la plazuela Labastida, cerca del templo de Santo Domingo.

 

 

La fachada principal del centenario teatro Alcalá

La fachada principal del centenario teatro Alcalá

Lo limitado del inmueble, la bonanza económica de la ciudad debido al auge minero y la llegada del gobernador científico Emilio Pimentel, fueron factores que alentaron a un grupo de empresarios locales a asociarse para construir un coliseo en un lugar más céntrico. Así inició el proyecto que culminaría la noche del domingo cinco de septiembre de 1909, con la inauguración del teatro-casino Luis Mier y Terán.

 

 

 

 

 

De hecho, la empresa privada naufragó por lo elevado de los costos y fue necesario que el gobierno interviniera para concluir el proyecto constructivo, dirigido por el ingeniero Rodolfo Franco.

 

 

A las nueve de la noche, con un lleno total, dio inicio la función que combinó intervenciones de la Banda de música del estado, a cargo del maestro Canseco, del Orfeón del Instituto de Ciencias, participaciones de señoritas y jóvenes aficionados al canto además de coros escolares.

 

 

El magistrado Iturribarría pronunció el discurso oficial; el responsable de la obra rindió su informe y el gobernador hizo la declaratoria inaugural.

 

 

Como afirmó algún periódico nacional, Oaxaca se ponía a la par de otras ciudades del país que ya contaban con un teatro semejante. “Una mejora indiscutiblemente necesaria” exclamó más de un entusiasta, al estar en su interior parecía que se estaba a muchas leguas de distancia de la capital sureña.

 

 

Tres días después inició la temporada de ópera a cargo de la compañía italiana de Miguel Sigaldi.

 

 

La vida azarosa del teatro

 

 

Primero cambió de nombre. Originalmente teatrocasino Luis Mier y Terán, en tiempos de la Revolución, Jesús Carranza. Hasta que en los años treinta del siglo XX obtuvo su nombre definitivo de Macedonio Alcalá, en honor del músico oaxaqueño.

 

A lo largo del tiempo ha tenido usos tan disímiles, como por ejemplo cine y sala de baile. El inmueble se fue deteriorando por los usos indiscriminados que permitieron sus administradores. Por eso el teatro ha sufrido distintas restauraciones.

 

 

La última de éstas, ocurrió a raíz de un fuerte sismo en 1999. Debido a algunos daños sufridos más el deterioro de décadas, fue necesario intervenirlo.

 

 

Cerrado varios años, fue reinaugurado en 2004. En dicha restauración se recuperaron, entre otros elementos, unas pinturas murales alusivas a las artes en el vestíbulo, así como la rehabilitación de espacios de la planta baja y alta, en lo que fue originalmente el casino.

 

 

Así llegamos hasta nuestros días, con la presencia insoslayable que el Teatro Alcalá ha tenido para Oaxaca, espacio vivo que abre sus puertas a diversas actividades culturales. Teatro donde los artistas y el público visitante encuentran, por su belleza arquitectónica e historia, un espacio único para la vida cultural de una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

 

 

(*) Maestro en Historia de la Arquitectura en México.

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.