Home » Bicentenario 2010

Fantasías por el Bicentenario en Oaxaca

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 17 septiembre 2009
Sin Comentarios


 

Gubixa Z. / AIPIN

 

Oaxaca, México.- A finales de 1812 la ciudad de Oaxaca es tomada militarmente por las fuerzas insurgentes al mando del General José María Morelos y Pavón.

 

En la ciudad el sacerdote rebelde, se instaló en la casa de la esquina suroeste de la Plaza de Armas o Zócalo, ahí donde las calles de R. Flores Magón y Valerio Trujano hacen esquina.

 

Sobre el portal, del ahora bar Jardín, el “Siervo de la Nación” pronunció sus arengas libertarias a los despiertos oaxaqueños de esos tiempos y juntos soñaron en una nación independiente, gobernada por sus verdaderos hijos.

 

Con el tiempo las familias de los españoles volvieron a sus privilegios y los sueños de Morelos, fueron suplantados por las ambiciones de los criollos y mestizos que  alegres de la muerte de los insurgentes, habían regresado al poder de un gobierno “independiente”.

 

En Oaxaca continuó gobernando la misma persona del virreinato, el intendente José Ma. Murguía y  Galardi, quien es ratificado por la Junta de Gobierno de Morelos, quienes a la vez nombran como Presidente del Ayuntamiento a otro criollo, Manuel Nicolás Bustamante.

 

La Silla de Morelos en el Salón de Cabildo del Ayuntamiento de Oaxaca

La Silla de Morelos en el Salón de Cabildo del Ayuntamiento de Oaxaca

La historia señala que el prócer presidió varias sesiones del primer Cabildo independiente, para lo cual se le asignó un lugar especial en estas solemnes reuniones.

 

 

Pasados los tiempos de las violentas revueltas de la guerra independentista y con la instauración del gobierno soberano de México, el Cabildo de la ciudad de Oaxaca, integrado en su mayoría por criollos, sacralizó la silla donde supuestamente se sentó Morelos, elaborando un decreto de exclusividad del uso de la silla al espíritu del prócer ya muerto.

 

Como queda demostrado, la silla no hace milagros, ni se tiene la certeza que en ella se haya sentado el señor Morelos y si así hubiese sido, sería lo que menos le importaría al “generalísimo” y a la causa independentista por la que dio la vida.

 

La incongruencia de la historia del “Oaxaca imaginario” y su “independencia” es que la casa en la que vivió Morelos, donde se escribieran los documentos de la primera Constitución de la nueva Nación independiente; en la que un grupo de los mejores intelectuales de México redactaron el primer periódico mexicano “El Correo del Sur”, así como la ley que garantizaba la libertad de imprenta y expresión, sigue siendo propiedad de españoles con un giro mercantil en lugar de social.

 

Hoy, en vez de que esta casa, sea considerada como un monumento histórico y albergar un museo o un centro de investigación; en su planta alta hay un restaurante exclusivo y en el portal de la planta baja, funciona desde hace muchos años una cantina para turistas.

 

¿Es una forma inconsciente de sentido del humor de la oligarquía criolla, para vengarse sutilmente del susto que les dio el Generalísimo Morelos y su proclama de independencia? o ¿es una reminiscencia de idolatría, de las antiguas culturas tartésicas de la región ibérica?

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.