Home » Patrimonio Cultural

A la era digital, la época virreinal de México

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 21 septiembre 2009
Sin Comentarios


Marisela ÁLVAREZ C./Conaculta

 

 

Oaxaca, México.- El Museo Nacional del Virreinato del Instituto Nacional de Antropología e Historia llega a sus 45 años de existencia con el reto de llevar su colección de más de 33 mil piezas, la más importante de arte virreinal en el país, a la web. Este objetivo, anuncia su directora, Cecilia Genel Velasco, estará concluido en 2015, pues no sólo se trata de poner una imagen con su ficha técnica, sino de tener en línea un completo catálogo comentado.

       

Como parte de los festejos por este aniversario, el Museo Nacional del Virreinato (MNV) abrirá este sábado 19 de septiembre la exposición Miradas congeladas. Guillermo Kahlo y los fotógrafos contemporáneos en Tepotzotlán, en la cual se conjuntan las imágenes levantadas por Kahlo hace 100 años, cuando Porfirio Díaz lo comisionó para que hiciera una serie de fotografías que documentaran el patrimonio arquitectónico del país, entre éste, el ex colegio jesuita San Francisco Javier de Tepotzotlán, Estado de México, y las de fotógrafos contemporáneos, quienes se acercaron al recinto para redescubrir la belleza del edificio y la colección de arte novohispano que alberga.

       

Además, el próximo mes de octubre el Museo realizará su tradicional Festival de Música Antigua, que en esta ocasión no obedece a una temática en específico, sino que estará dedicado a las fiestas, fandangos y saraos. También como parte de las celebraciones, en próximos días se realizará la presentación de la segunda edición de la Guía Infantil del MNV.

       

La directora del Museo Nacional del Virreinato, Cecilia Genel.

La directora del Museo Nacional del Virreinato, Cecilia Genel.

“A 45 años de su fundación el Museo tiene mucho por hacer, pero se han dado grandes pasos. Nuestra colección de pintura ya está en la red y pretendemos que en 2015 tendremos las 33 mil piezas catalogadas a nivel de comentario, no sólo la ficha técnica, sino lo utilitario de la pieza y el comentario de un especialista en la rama”, indicó en entrevista la directora.

 

 

 

       

Cecilia Genel llegó al MNV en enero de 2005 para ocupar el puesto de Jefa de Museografía, bajo la dirección de Miguel Fernández Félix. En ese entonces se realizó un plan museográfico integral, sobre todo en materia de exposiciones permanentes. “Algo que le urgía al Museo era la renovación de sus salas de exposiciones permanentes y aún está pendiente la de Marfiles, que no se ha tocado desde hace 45 años, pero en su momento se hará. Hay que priorizar cuestiones de conservación e intervención”, dice la ahora directora.

       

Entre las intervenciones más importantes que se le han hecho al el ex colegio jesuita de San Francisco Javier destaca la reestructuración de las bodegas, el depositario de bienes culturales, en donde con una inversión de cinco millones de pesos se logró tener bodegas que garantizan que el acervo de arte virreinal más importante del país está perfectamente almacenado y con las mejores condiciones de conservación.

       

También se rehabilitaron los servicios sanitarios que databan de 1964 y se sigue reemplazando la instalación eléctrica. En lo que se refiere a las colecciones, mientras se reestructuraban las bodegas se realizó un trabajo de limpieza y se registraron fotográficamente y se revisó el inventario de más de 26 mil piezas.

       

El MNV alberga la colección de arte novohispana más importante del país. En total cuenta con 33 mil piezas, de las cuales sólo 4 mil se exhiben en las habitaciones y pasillos distribuidos en los tres niveles que integran el edificio. Hay pinturas –al óleo, en lámina y al temple–, esculturas –en pasta de caña, madera, marfil, metal y cera–, armas, armaduras, herrería, textiles, platería, mobiliario, orfebrería, cerámica, porcelana y vidrio, grabados, instrumentos musicales como un órgano y un clavicordio, así como libros antiguos y de coro de música polifónica y de canto llano.

       

“A pesar de lo amplia y rica que es la colección, sólo se pueden tener 4 mil piezas en exhibición y eso es muy lamentable, hacen falta paredes para poder mostrar todo lo que tenemos, aunque el inmueble tiene 13 mil 500 metros cuadrados de construcción. Sin embargo, hay alrededor de 600 piezas que están en permanente itinerancia en diversas ciudades del país”, explica Genel Velasco.

       

El MNV ocupa un edificio colonial que se construyó en 1521. Los primeros que lo ocuparon fueron los integrantes del ex colegio Jesuita de Tepotzotlán, entre 1580 y 1767. A partir de 1606, por un periodo de 150 años, se construyeron en su interior iglesias, capillas, claustros y bibliotecas, además de un refectorio, que fue una sala reservada para los jesuitas que se reunían a comer.

       

La arquitectura del inmueble es un claro ejemplo de la evolución que existió en aquel momento en la Nueva España, con la construcción de más áreas, el inmueble se dividió en tres para albergar a igual cantidad de colegios jesuitas: el de Tepotzotlán, donde se enseñaron lenguas indígenas; el de San Martín, donde se promovió la educación de los indígenas nobles; y el de San Francisco Javier, que formó a novicios de esa misma orden religiosa.

       

Piezas de la hisotia y arte virreinal posrán ser vista por internet

Piezas de la hisotia y arte virreinal posrán ser vista por internet

En la actualidad, algunas partes del inmueble conservan buena parte de la decoración original. Con el establecimiento del MNV, en 1964, el edificio cambió su acomodo interno para enriquecer su acervo con obras que procedían del ex Museo de Arte Religioso.

 

 

 

 

Uno de los principales atractivos del lugar son los retablos de la iglesia de San Francisco Javier, que diseñó el destacado pintor oaxaqueño Miguel Cabrera y que ejecutó el escultor Higinio de Chávez, en el siglo XVIII. Se trata de una obra de especial belleza que integran una amplia gama de imágenes, de esculturas y de decoraciones talladas en madera de cedro blanco, recubiertas en hoja de oro de 23.5 kilates.

       

Además de las obras de arte, los visitantes también pueden conocer los espacios que fueron usados en forma cotidiana por los integrantes de la Compañía de Jesús, como el patio de cocinas, la cava y el frigorífico, la despensa, la cocina, el refectorio y el jardín de los naranjos así como la huerta de 3 hectáreas, principal lugar de esparcimiento y una zona en la que se cultivaron plantas medicinales, frutas y hortalizas.

       

Como parte de sus exposiciones permanentes, el MNV se enfoca a ofrecer un amplio panorama acerca de la vida religiosa, social y económica que prevaleció por más de 300 años de México, para lo cual aborda el tema de la etapa de la conquista, donde se trata el sometimiento militar y la evangelización de que fueron objeto los pueblos indígenas mesoamericanos; así como la primera sociedad Virreinal, donde se analiza la explotación de las riquezas naturales en la Nueva España y el uso de trabajo forzado, así como el tributo que debían pagar los indios.

       

También se explica sobre la integración de la Nueva España, en la que existió gran participación de criollos en el comercio, la sociedad, la religión y la política, que derivó en una mayor libertad respecto a la Corona. Lo anterior, mientras que España enfrentó problemas políticos y económicos que le impidieron un control preciso sobre las provincias de América.

       

En otra área, se tratan los cambios políticos y económicos que ocurrieron en la Nueva España, entre 1760 y 1821. En ese entonces, los criollos tenían un mayor control en el Virreinato, por lo cual la Corona implementó acciones para dirigir a distancia la economía y la política novohispana, lo que se conoció como las reformas borbónicas. Más que ayudarle, se creó un descontento tal que desembocó en el levantamiento independentista de 1810.

       

Una de las exposiciones permanentes más relevantes por su contenido y por lo espectacular de sus imágenes y sus recreaciones, es Monjas Coronadas, que muestra la vida de las mujeres que se dedicaron a servir a Cristo en el periodo virreinal. Se narra cómo era el ingreso, a través del pago de una dote, y las severas reglas que debían cumplir en las comunidades religiosas, después de la boda espiritual que tenían con Jesús. Incluso, se explica el ritual funerario de que eran objeto.

       

Actualmente, explica Cecilia Genel, el MNV recibe entre 260 y 280 mil visitantes al año, sin embargo estudios recientes muestran que el 70 por ciento de los habitantes de Tepotzotlán no han entrado al museo. “Este dato es preocupante pero también alentador, porque nos impulsa a trabajar más en acercarnos a la comunidad.

       

“Nosotros tenemos una misión como Instituto, tenemos tareas sustantivas, pero nos hemos planteado una misión alterna: que nuestro museo sea cada vez más amigable, más próximo y más dinámico. Necesitamos tender al dinamismo, a la camaradería con la gente de la población porque si no empezamos a insertar a los diferentes sectores de la sociedad no habrá forma de continuar con la preservación de los acervos”, indicó la directora.

       

Un par de proyectos que ya se trabajan y que redundarán en un mayor número de visitantes al Museo es que se está buscando una declaratoria de Zona de Monumentos Históricos para Tepotzotlán, con la cual los gobiernos municipales y estatales se comprometen a apegarse estrictamente a la normatividad federal en materia de conservación de monumentos.

       

Además, también se trabaja para que Tepotzotlán sea incluido por la UNESCO en el Camino Real de Tierra Adentro, que consiste en la ruta histórica de más de 2 mil 500 kilómetros que se abrió para el traslado, entre otras cosas, de la plata. Un camino muy importante que se utilizó cerca de 300 años y que parte de la Plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, y termina en Santa Fe, Nuevo México.

       

Como parte de la digitalización del acervo, en la página del MNV (www.munavi.inah.gob.mx) ya se puede consultar la colección de pintura, que comprende cerca de 900 obras creadas por 80 artistas novohispanos. Las imágenes pueden ubicarse por su título, autor, época, técnica o tema.

       

El MNV está ubicado en Plaza Hidalgo, número 99, en Tepotzotlán, Estado de México. Se puede llegar desde la ciudad de México a través del anillo periférico norte y su continuación que es la carretera México-Querétaro. A la altura del kilómetro 45 aproximadamente, está una desviación que conduce al centro de Tepotzotlán, que es el lugar donde se encuentra el ex colegio jesuita San Francisco Javier.

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.