Home » Seguridad

Josmar y el naciente fundamentalismo mexicano

Publicado por @Shinji_Harper el martes, 22 septiembre 2009
Sin Comentarios


Jaime OLIVERA

 

Oaxaca. México. Primero, la guerra contra el narco y ahora fanáticos trastornados atentan contra la población civil. En México no se reportaban casos como los que desde hace décadas suceden cotidianamente en nuestro vecino del norte, lo que incluso son exportados con orgullo en cintas de “acción”.

 

El secuestro “divino” de un avión, cuyos pasajeros han de padecer secuelas traumáticas en el nombre de Dios, es un hecho reprobable y más que inútil, dañino; pues logró el propósito, intencionado o no, de distraer la atención del anuncio del recorte presupuestal.

 

El colmo de la violencia en México es que empiecen a surgir falsos mesías.

El colmo de la violencia en México es que empiecen a surgir falsos mesías.

 

 

 

Más reciente, Luis Felipe Hernández Castillo, ya conocido como “el asesino del Metro Balderas”, acribilló a dos personas e hirió a cinco más, argumentando que lo hacía por cuestiones “de justicia, nos conllevan al hambre con engaños y perjuicios”.

 

Sobre estos eventos se han manejado algunas hipótesis, por una parte la socióloga de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Gisela Frid Chernitsky, señala que se deben a efectos de la crisis económica

 

Dice la especialista: “El desempleo, la indiferencia, la desensibilización que vivimos a través de una crisis económica hace que haya todo tipo de estallamientos de violencia, dañar a otros, para hacerse notar”.

 

Pero ambos protagonistas sufren de “personalidad mesiánica”, además de un “rencor social” agudizado por las situaciones adversas del país.

 

Esta última opinión se relaciona con otra de la hipótesis que es un exacerbado fanatismo religioso, del que en México tenemos antecedentes en la Guerra Cristera, pero estas manifestaciones podría apuntar hacia un fundamentalismo muy a la mexicana.

 

Llamamos fundamentalismo, en un sentido amplio, a cualquier pensamiento radical que considere los fundamentos en los que descansa su doctrina o ideología como inamovibles y absolutamente verdaderos.

 

En ese sentido, Frid Chernitsky adelanta que estos hechos que parecieran ser “aislados” pueden volverse “una constante, que proyecte más y más la inseguridad y la inestabilidad de nuestra frágil sociedad actual”.

 

Lo que resulta inconcebible es la reacción de “seguridad” de las autoridades; por un lado, unos pidiendo más presupuesto para evitar actos como estos; mientras otros, actúan por protagonismo.

 

Cómo es posible que se monte un operativo en el metro, si a todas luces éste fue un hecho excepcional que sería casi imposible que se repitiera.

 

No obstante, lo central, la descomposición social que acarrea la presente crisis económica que repercute en lo moral, cultural, simplemente en todos los sentidos, ahora se manifiesta en México peligrosamente en violencia.

 

Las explosiones de este martes en dos cajeros de la Ciudad de México, pareciera un acto de protesta político-social, que los casos del asesino de Balderas y de Josmar, quienes en su actuar muestran todo el perfil patológico del fundamentalismo.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.