Home » Ciudadanía

Los daños psicológicos a un ciudadano en el 68, recreados en un documental

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 2 octubre 2009
1 Comentario


Gilberto JIMÉNEZ B/Conaculta

 

Oaxaca, México.- Muchas miradas han habido alrededor del Movimiento del 68. Sin embargo, hay centenares de historias anónimas de ciudadanos que sufrieron graves trastornos psicológicos tras la violencia con que fueron sofocadas las protestas.

         

Un joven cineasta quiso ventilar una de ellas, pero no cualquiera, sino la de su padre: Daniel Reyes Vázquez. Un hombre que no midió los riesgos de su participación y se entregó al movimiento, convirtiéndose en víctima de trastornos psicológicos tras permanecer muchos días de encierro en Lecumberri, provocándole un giro radical a su vida, hasta el hecho de perder el cariño de su familia.

         

El jovén cineasta Daniel Reyes documentó los daños causados a su padre por la represión de 1868

El joven cineasta Daniel Reyes documentó los daños causados a su padre por la represión de 1868

Su hijo, Daniel Reyes Rodríguez, es ese realizador que tras reencontrarse con su padre, después de 25 años de separación, sintió la necesidad de plasmar, a través del arte cinematográfico, la vida de este personaje que tiene mucho que enseñar a la sociedad a pesar de sus problemas psicológicos, pues sueña con llegar a ser presidente para luchar contra las injusticias que ocurren en nuestro país.

 

         

 

 

Daniel Reyes para presidente es el título de su documental, el cual fue realizado con el apoyo del Programa de Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), dentro del rubro de Video.

         

En entrevista, Reyes habla del proceso creativo que hubo alrededor de este trabajo, y que no fue nada sencillo, confiesa, ya que iba a mostrar una parte muy íntima de su vida y que durante muchos años le afectó, al grado de alejarse de su progenitor.

         

Durante 34 minutos el realizador –quien estudió en la Universidad de la Comunicación–, desnuda la soledad en la que ha vivido su padre después de la experiencia del 68 y ese mundo de esperanza que ha construido en su cabeza. Lo peculiar es que lejos de ser una propuesta histórica, o que provoque lástima, exalta la personalidad de este hombre mayor, quien goza de una simpatía única provocada justamente por los trastornos psicológicos.

         

-¿Buscabas hacer un documental del 68?

         

“No exactamente. Cuando me sentí completamente consciente que el 68 me afectó porque mi padre quedó completamente afectado, pensé en hacer un video pero no precisamente de este movimiento, sino del personaje Daniel Reyes. Sin embargo, al hablar de las causas que le provocaron este daño mental se está abordando el tema desde un punto de vista psicológico, que no ha sido tan explotado”.

         

El joven de 35 años de edad comenta que varias personas le dijeron que no hay mucho material sobre este suceso histórico que hable de los efectos psicológicos, cuando “muchos de los que fueron parte del movimiento tuvieron una afectación. Algunos se volvieron alcohólicos, otros padecen de paranoia, etcétera.

         

 -¿Cuándo decidiste que era el momento idóneo para mostrar al mundo la vida de don Daniel Reyes Vázquez?

         

“Comulgo mucho con la idea de Alejandro Jodorowsky de la psicomagia y de usar a la historia como tu propia obra. Así que, cuando tenía 30 años me animé después de que superé este conflicto personal con ayuda de terapias, pues el 68 es un hecho que está tatuado en mi piel. Después de meditar mucho di cuenta que mi padre estaba vivo pero que no lo conocía, así que me acerqué a él, descubriendo que es una gran personaje que debía filmar.

         

Cuatro años le llevó al realizador hacer este trabajo, cuyo proceso fue muy doloroso, ya no sólo era el acercamiento con un hombre que dejó de frecuentar durante dos décadas y media, sino de enfrentar un pasado que quiso enterrar.

         

-¿Tu padre aceptó de inmediato ser parte de este proyecto cinematográfico, estaba consciente de tu idea?

         

Don Daniel Reyes Vásquez, una historia que contar

Don Daniel Reyes Vásquez, una historia que contar

“Al principio no. Cuando lo empecé a grabar no le gustaba, pero con el tiempo se fue acostumbrado, incluso le empezó a encantar la idea. Incluso toma la filmación como parte de su campaña para ser presidente”.

 

         

 -¿Y tu familia estuvo de acuerdo?

         

“No. Al contrario, se opusieron porque es un tema muy personal. Quería entrevistar a mi madre y a mis dos hermanas pero ninguna de ellas quisieron. Pero por un lado fue bueno porque así se trataba de mi propio proyecto y de nadie más”.

         

Para Daniel es fundamental aclarar que con el documental no busca que el espectador sienta lástima por el protagonista. De hecho, así lo describe: “Es un personaje que cautiva, que te hace reír. Yo mismo no me esperé que al proyectarlo en el Tercer Encuentro de Jóvenes Creadores iba a producir tantas carcajadas de mis compañeros. Me maravilló porque en ningún momento se burlaban de él, simplemente se conectaron con mi padre.

         

No obstante que se trata de una historia local, el cineasta considera que es una propuesta que invitará al espectador a reflexionar sobre la ignorancia que hay entorno al trato que se le da a estas personas que han sido víctimas de injusticias: “El día que me acerqué a él me di cuenta que podíamos ayudarlo, pues los doctores siempre han dicho que si la familia apoya es más rápida su recuperación, por lo que le dijo a la gente que no abandone a sus familiares. Ahora disfruto la compañía de mi padre y ser parte de su locura. Este documental es un homenaje a él”.

         

-En cuanto al movimiento del 68 ¿el mensaje sería que es más que un tema panfletario?

         

 “Así es. Se trata de un asunto muy fuerte, complejo. Fue un movimiento catártico para muchas personas que creyeron en la justicia, en la trasparencia. Así que mi documental es un granito de arena para no olvidar que fue protagonizado por seres humanos que tuvieron esperanza de cambio”.

         

La satisfacción que siente Daniel por su trabajo es tan grande, que tiene la idea de promoverlo en varios festivales de cine por el país. También están surgiendo invitaciones para proyectarlo en recintos encargados de conservar la memoria del 68: “Me encantaría que mucha gente lo viera. Si ya me atreví a mostrarlo, sería importante que alguien más sacara algo de la vida de mi padre”.

         

En tanto, el futuro de don Daniel Reyes Vázquez parece más prometedor. El reencuentro con su familia le dará otro cambio a su vida, limitada a un cuarto y a una simbólica pensión que recibe por haber sido profesor en la UNAM, profesión que tuvo que dejar por los trastornos psicológicos

1 Comentario »

  • Man Martinez dijo:

    Buenos Días

    Escuche el pasado 16 de noviembre un programa en radio educación sobre el trabajo de Daniel Reyes, me parecio muy interesante se que este documental se exhibio el miercoles 18 de noviembre en la inaguración de un auditorio del MUAC, pero lamentablemente no pude asistir, quisiera que me ayudaran y me dijeran si se va exhibir en algun otro lado o si el documental esta a la venta para adquirirlo.

    Saludos

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.