Home » Marquesina Cultural, Principal

Muestra Biblioteca Henestrosa colección de Walter Reuter

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 2 octubre 2009
Sin Comentarios


Copelia MALLÉ 

Oaxaca, México.  Con fotografías del templo de San Agustín de Salamanca, Guanajuato, la Biblioteca Henestrosa presentará esa valiosa colección del connotado fotógrafo Walter Reuter.

 

La inauguración de esta muestra será este sábado a las 19:00 horas en Porfirio Díaz 115, esquina con Morelos, Centro Histórico, donde podrá confirmarse la altura de este legendario artista de la lente.

 

Una de las fotografías captadas por la magistral lente de Walter Reuter.

Una de las fotografías captadas por la magistral lente de Walter Reuter.

 

 

 

Walter Reuter, gran maestro de la fotografía, nació el 4 de enero de 1906 en Berlín, Alemania, y murió en México el 20 de marzo de 2005. En su ciudad natal trabajó para la revista de izquierdas AIZ (Arbeiter-Illustrierte Zeitung). En 1930, perseguido por los nazis, después de publicar sus fotografías sobre las manifestaciones en contra del Partido Nacional Socialista, salió de Alemania.

 

Llegó a España en mayo de 1933. Luchador por la justicia social, una vez iniciada la Guerra Civil, su cámara se convirtió en un arma perfecta. En 1937 en la ciudad de Valencia realizó un reportaje sobre el Instituto Obrero de Valencia, fotografías que el tipógrafo polaco Mauricio Amster utilizaría para diseñar uno de los carteles para divulgar esta iniciativa del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes.

 

También participó en documentales filmados de propaganda sobre el Instituto Obrero de Valencia y sobre las Colonias de niños protegidos por la Segunda República Española. El 31 de octubre de 1937, la capital del Estado se traslada a Barcelona, y Reuter se fue también a la ciudad Condal siguiendo al Gobierno republicano, donde en mayo de 1938 participa en la exposición de la juventud “El arte al servicio del pueblo”.

 

Cuando llegaron a la Nueva España los primeros agustinos, se hallaban ya establecidas en la Colonia dos importantes órdenes religiosas, que les había precedido. A pesar de eso, desplegaron su actividad arquitectónica antes que los dominicos y acertaron a dar a sus construcciones una suntuosidad y una belleza no igualadas, generalmente, por los franciscanos.

 

El fotógrafo Walter Reuter

El fotógrafo Walter Reuter

La preocupación de establecer recintos fortificados, común a casi toda la arquitectura religiosa de los primeros tiempos de la Colonia, no impidió a los agustinos el cultivo de una gran magnificencia decorativa, prodigada en pinturas murales y tallas policromadas, en las portadas de sus templos, en cada uno de los detalles y en el conjunto de las numerosas construcciones que erigieron.

 

 

En algunas ocasiones, los Virreyes de la Nueva España intervinieron cerca de los Provinciales para poner freno a una riqueza ornamental que juzgaban excesiva. Pero esos intentos aislados no influyeron grandemente en la labor de los agustinos, quienes en el transcurso de los siglos XVI, XVII y XVIII legaron a México un tesoro artístico de inestimable valor.

 

Reuter pisó tierras mexicanas por vez primera en abril de 1942. Lo acompañaban su primera esposa, Sulamith Siliava, y su hijo. De allí la familia se trasladó a la ciudad de Puebla, donde vivió en casa de amigos judíos.

 

Allí primero trabajó con una cámara prestada. Un año después Reuter continuó su camino a la ciudad de México, donde hizo contacto con los refugiados españoles y alemanes. Pronto comenzó a desenvolverse en las revistas Hoy, Nosotros, Mañana y Siempre.

 

A pesar de su larga trayectoria, no entró como el “gran fotógrafo”; al contrario, sus primeros encargos fueron reproducir obras pictóricas. Después tomaría su propio camino. Nunca trabajó en ningún periódico, más bien realizó reportajes para revistas. Al parecer el primer fotorreportaje de Reuter aquí se llamó Los techos de México, donde retrató las azoteas de la urbe. Son altamente conocidos sus fotorreportajes sobre las primitivas condiciones de vida de los indígenas.

 

Walter Reuter combatió en la guerra que el Estado español mantuvo contra el fascismo, sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y varios campos de concentración. Su legado fotográfico es de gran interés documental. La altura humana de este ciudadano solidario, activo hasta su muerte, lo hacen digno ejemplo de luchador por la justicia social.

 

Su última voluntad fue que la mitad de sus cenizas fueran esparcidas en la carretera México-Cuernavaca, y la otra en el mar, probablemente por la costa de Oaxaca, “lugar que adoptó y los adoptaron a él y a su familia también”.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.