Home » Arte

“Qué país”, humor crítico de la realidad nacional que fusiona Gustavo López

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 12 octubre 2009
Sin Comentarios


Fortino TORRENTERA

 

Oaxaca, México. “Qué país” no es un disco convencional, Gustavo López, cantautor juchiteco, hoy por hoy el mejor compositor oaxaqueño, hurgó en la esencia mexicana para trocar su crítica, su humor y talento en esta producción.

 

Este fin de semana ofreció un concierto en homenaje al teatro Macedonio Alcalá; momentos antes de su presentación, compartió esa fina visión crítica que caracteriza este material, donde además fusiona músicas de este país.

 

Gustavo López, recupera el humor musical que aborda temas con sentido literario.

Gustavo López, recupera el humor musical que aborda temas con sentido literario.

 

 

 

-¿Qué pasó con la aparición de tu reciente disco “Que país”?.

 

A consecuencia de este disco, no ha pasado nada en este país; lo saqué cuando estaba Fox y creo que está vigente. Cambiaron los nombres, pero las actitudes siguen siendo las mismas.

 

En “Que país” hago una crítica abierta a todos los colores, a todos los partidos porque es una clase política que se mueve por intereses comunes.

 

A la ciudadanía nos quieren engañar diciendo que hay alternativas, opciones, que vayas a votar y habrá cambios, pero en la práctica  hemos visto que todos nos dicen lo mismo, así que sigue vigente.

 

Fue muy difícil para mi presentar este disco, pues como la crítica es para todos los colores, pues finalmente incomodaba.

 

 

La fusión, elemento distintivo en la producción compositiva de Gustavo López.

La fusión, elemento distintivo en la producción compositiva de Gustavo López.

 

 

– Tengo entendido que la idea es que colaborara en este disco  el “Piporro”, pero ¿ya tenías lo concebido antes?.

 

Efectivamente, ya lo había pensado antes con la idea de abordar esos temas que luego son algo difíciles para mucha gente que está cansada de lo político o de plano les da hueva por el choro que les tiran todos los días.

 

Por ello quise abordarlo desde un punto de vista más humorístico, es donde se me ocurrió hacer algo con el Piporro, pues ya ves que en el disco también participa Oscar Chávez, Yequina Pavón, en fin.

 

Con el “Piporro” ya habíamos hablado y estaba de acuerdo, pero lamentablemente una semana antes de que arrancáramos la grabación, se vino su deceso sorpresivo, pues dos días antes estuvo en un concierto de Oscar Chávez.

 

Por ello en el disco hicimos algunas cosas con su estilo piporrescas con mi hermano Ramón que lo admira y tiene intervenciones en ese tono.

 

– Notaba que está la voz de Pietro Blasaretti de Tovar y de Teresa, como se hacía llamar nuestro amigo Pedro Blas.

 

Si, si, si, no puede pasar, estuvo con nosotros Pietro Blasaretti, muy querido y simpático. Un personaje del que Oaxaca se acordará de sus anécdotas y buen humor, lo que coincidió muy bien con el tono del disco.

 

– Escuchaba en el disco que haces unas fusiones interesantes de norteño con hip hop y considero que la fusión abre un universo de alternativas para la música tradicional en México, ¿Tú que opinas?.

 

En todos mis discos he buscado la fusión como en “Pájaros” tengo una pieza con el grupo huave de San Mateo del Mar con un piano y luego entra la banda, pero siempre hemos buscado experimentar con los géneros.

 

Por eso me pareció importante que en “Que país” pudiera recoger varios géneros que fueron marichi, tropical, reggae, hip hop, norteño e incluso una cumbia con una parte bachiana, detalles que muchas veces pasan desapercibido para la gente.

 

Esa cumbia tiene versos alejandrinos que son versos de 14 sílabas que son de versificación mayor pero abordando un tema trivial como es la decepción a una mujer que te traiciona, pero que realmente está dedicada al gobierno foxista “prometiste que estar contigo sería distinto… Te olvidaste de tus promesas, que cobardía”.

 

Resulta difícil que la gente se de cuenta de todos esos elementos que entran en juego; uno cuando lo concibe piensas que lo notarán, pero no siempre es así.

 

Todos los discos los he disfrutado como éste, pero me ha costado más y si fuera producción gringa ya le hubiéramos hecho exorcismo, pues se quedaron muchos en el camino, como Pietro Blasaretti, el “Piporro”, se accidentó el Guajiro, cosas que pasaron en el proceso e incluso tuvimos que hacer cuatro veces la remasterización.

 

“Ya sabemos que ese tipo de maldiciones no existen, o sea que las alimañas políticas en el ambiente esotérico estaban moviendo los hilos de la telaraña para que no saliera”.

 

– Me llama la atención la oferta del disco con un sonido contemporáneo, con géneros tradicionales, con humor y picardía política, además de su carga literaria.

 

Cuando estás en este proyecto de vida, tienes que prepararte y conocerlo. Lo digo por lo jóvenes que empiezan a componer que piensan que todo es inspiración divina; yo no creo que lo haya. Antes que eso hay una preparación técnica para conocer las herramientas con las que vas a trabajar.

 

Para hacer canciones, cosas más o menos buenas, tenemos que tener un pie en la música y otro pie en la literatura, tenemos que conos distintas formas, como en este caso las poéticas y después puedes hacerlo de la mejor manera.

 

– De la temática, sobresale el desencanto que ha traído la partidocracia, pero también de una sociedad muy pasiva

 

Creo que hay una terrible decepción por el sistema de partidos; hay un ánimo creciente porque las cosas empiecen a cambiar. Yo creo que el Congreso debía escuchar a la ciudadanía y abordar esas problemáticas de fondo, entre ellos el planteamiento de las candidaturas ciudadanas, dar mayor participación a la sociedad, pues de lo contrario las diferencias sociales se va a ir agudizando.

 

Sin ser catastrofista, existe una gran desilusión no solo de los partidos, sino de la vida cotidiana que la población tiene que aguantar, lo que ha desembocado en una violencia generalizada, la corrupción, la pauperización y la desaparición de la clase media.

 

– En México los medios electrónicos promueven status de vida violentos, donde los estereotipos de la delincuencia están de moda y la música comercial refuerza esas conductas, especialmente entre la juventud, ¿Cómo miras ese escenario?

 

Lo hemos dicho hasta el hartazgo, simplemente podemos decir que no han querido escuchar, no han sabido escuchar, que como decía Salinas: “Ni los veo, ni los oigo”.

 

Resulta que no sólo se justifica tener la troca mediante la violencia, el adquirir poder mediante al violencia o jactarse de quebrantar la ley como se toca en esa canciones, pero ahora ha llegado al tema del amor que antes no se tocaba, salvo “Camelia la texana” que eran Romeo y Julieta en narco; pero ahora la violencia ha llegado a la relación “Ojala que te mueras”, “Rata de dos patas” u otras que llegan al insulto, pero que las canta el pueblo.

 

Lo que es notorio es cómo la violencia ha impregnado a la sociedad y se ve de manera natural que llegan a las relaciones íntimas de una pareja, como el poder dejarte o matarte.

 

Las autoridades, la Secretaría de Educación Pública, no tienen ningún control sobre eso, como tampoco de los contenidos de la televisión; Asuntos Indígenas ve indiferente en las telenovelas el trato que se da al genotipo étnico.

 

Ello ha resultado en una falta de identidad, del menosprecio de nuestra cultura, por nuestros orígenes que además difieren la visión entre los mismos mexicanos, hacia una confusión nacional.

 

– Parece que en este país el humor está en extinción, más en la música y tu disco retoma este carácter

 

Así es, siento que la letra va de lo humorístico a lo terrorífico que resulta la realidad. Creo que es importante retomar el humor, lo que implica que debe aceptarse la crítica.

 

En el disco incorporo varios elementos que surgen con el juego de palabras abordando temas como el petróleo, la educación o las elecciones que convirtieron en un cochinero, son temas que se prestan a la crítica con humor.

 

– Cómo parte de Los Folcloristas y sobre todo como músico, ¿cómo recuerdas a Mercedes Sosa?

 

Mercedes Sosa es un ícono de la canción en América Latina, con su canto nos infundió su sueño de encontrar un mejor destino, un mejor futuro para los pueblos.

 

Su muerte es dolorosa, pues su voz dio fuerza a las luchas por construir un mundo mejor, acompañó a esos movimientos de esperanza. La recuerdo cuando en 1975 cantó en Bellas Artes una de mis piezas, por ante todo fue un ejemplo para muchos músicos y compositores del continente.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.