Home » Noticias, Patrimonio Cultural

Postula INAH cuevas de Oaxaca como patrimonio mundial de la UNESCO

Publicado por @Shinji_Harper el martes, 20 octubre 2009
Sin Comentarios


AGENCIAS

Oaxaca México.-   El Instituto Nacional de Antropología e Historia, postuló ante la UNESCO para considerar a las cuevas localizadas en la sierra mixe en las que fueron localizadas semillas de calabaza con más de 10 mil años de antigüedad, como patrimonio mundial ya que representan uno de los vestigios más importantes del origen de la civilización en América.

 

En un comunicado, la dependencia federal dio a conocer que antes de concluir 2009, expertos de la UNESCO visitarán este lugar, localizado entre las zonas arqueológicas de Mitla y Yagul para atestiguar la trascendencia de estas cuevas.

 

Circundadas por la Sierra Mixe, las cuevas distribuidas entre las zonas arqueológicas de Yagul y Mitla, en los Valles Centrales de Oaxaca, albergan los testimonios más importantes del inicio de la civilización en América; en la llamada Guilá Naquitz (Piedra blanca, en zapoteco), se hallaron semillas de calabaza con 10 mil años de antigüedad, que representan los restos más tempranos de plantas domesticadas conocidas hasta ahora en el continente.

Las cuevas que gurdan vestigios del origen de la civilizacion en América

Las cuevas que gurdan vestigios del origen de la civilizacion en América

La trascendencia de este sitio lo convierte en candidato para la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, por parte de México, al ser comparable con los primeros vestigios de domesticación de la cebada y el trigo en el Medio Oriente, o lugares como Head Smashed en Buffalo Jump Complex, al suroeste de Canadá, un cementerio de bisontes; y las Minas Neolíticas de Sílex de Spinnes à Mons, en Bélgica.

Antes de finalizar el año, una misión técnica de evaluación del Consejo Internacional de Sitios y Monumentos (ICOMOS), principal organismo de la UNESCO, visitará las cuevas de Yagul y Mitla, para dar seguimiento a esta propuesta cuyo expediente final se entregó hace unos meses, bajo la categoría de Paisaje Cultural.

De ser positiva la valoración, es posible que este sitio sea inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas, para la Educación, la Ciencia y la Cultura), a mediados de 2010, así lo dio a conocer la doctora Nelly Robles García, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta).


 
La también presidenta del Consejo de Arqueología del INAH detalló que hasta el momento han sido registradas más de 40 cuevas-habitación, entre las que destacan la de Guilá Naquitz, Martínez Rockshelter y Cueva de la Paloma —muestra de la transición de la vida nómada al sedentarismo—, así como 80 resguardos rocosos.

“Es una región geológica llena de cuevas, que fue propicia para el resguardo de pequeños grupos de cazadores y recolectores que dejaron su huella en las mismas, de ahí que hemos detectado pinturas rupestres, elementos líticos y toda clase de proyectiles”, comentó la directora de la Zona Arqueológica de Monte Albán.

De acuerdo con las exploraciones realizadas por el investigador Kent V. Flannery, la ocupación de estos sitios prehistóricos se remonta al 8000 a.C. Estudios adicionales revelan asimismo que los fragmentos de olotes cubiertos en el mismo sitio, constituyen la evidencia más temprana —conocida hasta ahora— para documentar el origen del maíz.

Por su parte, el arqueólogo del INAH, Antonio Martínez Muñón, encargado del proyecto de investigación y conservación de estas cavidades, reiteró que en esta zona “se encuentran los vestigios más tempranos del paso de cazadores-recolectores nómadas hacia los agricultores incipientes y, por ende, todo el proceso del desarrollo de las culturas mesoamericanas”.

No obstante el avance en el registro de las cuevas, el especialista anotó que faltan varios cientos por reconocer, considerando que se distribuyen en un área de aproximadamente 2 mil 500 hectáreas, comprendida entre las localidades oaxaqueñas de Tlacolula de Matamoros, Villa de Díaz Ordaz y Unión Zapata.

 

En lo que respecta a la conformación del Plan de Manejo para el sitio, explicó que ya se halla en proceso y como parte del mismo se constituyó un Comité Científico en el que colaboran expertos del INAH, de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, del Instituto Tecnológico de Oaxaca y la Secretaría de Turismo estatal.

También, se cuenta con el apoyo de las comunidades y asociaciones civiles como la Sociedad para el Estudio de los Recursos Bióticos de Oaxaca (SERBO), el Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Natural y Cultural del Estado de Oaxaca (Pro-Oax), y el Jardín Etnobotánico.

Posteriormente —concluyó Martínez Muñón— se dará paso a un Comité de Sitio con la ayuda de la Secretaría de Gobierno del Estado de Oaxaca, los municipios, y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, entre otros.

 

 

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.