Home » Medio Ambiente

Ejemplar experiencia de la Región Prioritaria para la Conservación de la Chinantla

Publicado por @Shinji_Harper el miércoles, 21 octubre 2009
Sin Comentarios


De la REDACCIÓN

 

Oaxaca. México. En Oaxaca se tienen consideradas dos Regiones Prioritarias para la Conservación; una es la del Istmo Oaxaqueño y otra, de la Chinantla, la cual desarrolla un interesante modelo.

 

Dentro de las categorías que la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección Ambiental, otorga a las áreas naturales protegidas, existen las Regiones Prioritarias Para la Conservación (RPC), de las cuales Oaxaca cuenta con dos.

Esta Región Prioritaria ha implicado una experiencia de conservación y participación social.

Esta Región Prioritaria ha implicado una experiencia de conservación y participación social.

 

Particularmente la Chinantla se localiza en el norte del Estado en la cuenca media del Papaloapan. Se define por la presencia del grupo etnolingüístico Chinanteco en 308 localidades de 15 municipios que forma parte de los distritos de Tuxtepec, Choapan, Ixtlán y Cuicatlán.

 

La Chinantla, Oaxaca, es un área de gran diversidad biológica en donde se encuentran bosques mesófilos de montaña y selvas medianas perennifolias, algunos de los cuales se encuentran en excelente estado de conservación, es también una región de alta diversidad cultural en donde viven comunidades Chinantecas y Mazatecas. De esta forma, la Chinantla constituye una Región Prioritaria para la Conservación (RPC), atendida por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas a través del Proyecto Manejo Integrado de Ecosistemas.

 

El Proyecto MIE ha operado en la RPC Chinantla desde el año 2001, impulsando ordenamientos territoriales comunitarios, la formación y capacitación de grupos comunitarios, la certificación de áreas de conservación de ejidos y comunidades, la instrumentación de modelos productivos compatibles con la conservación de los recursos naturales y el desarrollo de las comunidades; socios naturales del Proyecto.

 

En los últimos nueve años el MIE ha impulsado sinergias con otras instituciones para el desarrollo de los pueblos indígenas, los avances con mayor significación se dan en la certificación de áreas voluntariamente destinadas a la conservación, predios de los ejidos y comunidades que deciden conservar por voluntad propia.

 

A través de este trabajo coordinado con los propietarios de los terrenos de la RPC, que es la forma en que el MIE/CONANP ha trabajado en favor de la conservación, actualmente en la Chinantla se cuentan con 44,219.02 Has certificadas ante la CONANP; las últimas certificadas este año fueron las ubicadas en los ejidos de Cerro Concha, Rancho Faisán, Emiliano Zapata del municipio de Santa María Jacatepec y Leyes de Reforma de San José Chiltepec.

 

Cada uno de estos pueblos ha llegado a la conclusión de que es necesario conservar por distintas razones. En Cerro Concha decidieron conservar los espacios naturales porque la perturbación de áreas vírgenes ha provocado la disminución en la calidad y abundancia de los servicios ambientales, en especial del agua.

 

En Rancho Faisán las tareas de sensibilización realizadas por el equipo técnico del Manejo Integrado de Ecosistemas demostraron a la gente el potencial de la conservación. En Emiliano Zapata se evidencia la conciencia clara de la población sobre la importancia del aprovechamiento sustentable de los recursos; ellos ya establecieron un vivero para la producción de cedros destinados a la reforestación del ecosistema.

 

En Leyes de Reforma, hoy en día, cuentan con 2.992.11 Ha. en las que apoyados por el MIE/CONANP, promueven el turismo de aventura, y tratan de tener el menor de los impactos ambientales.

 

El proceso de trabajo al interior de las poblaciones es muy delicado por la diversidad de ideas e intereses de los ejidatarios o comuneros sobre el uso de la tierra, y aunque pareciera que es más fácil destinar tierras para cultivo que repartir los beneficios derivados de un proyecto ecoturístico hoy las comunidades van en camino de implantar proyectos sustentables.

 

En el MIE/CONANP si algo esta claro es que el trabajo de conservación se realiza con, por y para la gente, es en este sentido como se trabaja, buscando junto con las comunidades locales el establecimiento de formas organizativas para el trabajo de conservación. De este modo, el 17 de abril de este año se constituyo el Fondo Ambiental Comunitario de la Chinantla Alta en el que participan las comunidades de Santa Cruz Tepetotutla, San Pedro Tlatepusco, San Antonio del Barrio y Nopalera del Rosario, integrantes del CORENCHI, A.C. (Comité de Recursos Naturales de la Chinantla Alta). Este fondo se materializó con una aportación inicial de $850,000.00 pesos. Los recursos provienen del ahorro que las comunidades hicieron del Pago por Servicios Ambientales Hidrológicos; programa al cual están inscritos y del que reciben apoyo de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) por la conservación de su bosque mesófilo.

 

También se ha considerado el potencial que la Chinantla tiene en relación con la producción de maíz nativo por lo que en concordancia con los decretos que impulsan la conservación del maíz nativo, el gobierno federal a través del MIE/ CONANP, convocó con gran éxito a ejidos y comunidades de la región para participar en el Programa de Conservación del Maíz Criollo.

 

Este programa tiene como objetivo fundamental promover la conservación del maíz criollo en las comunidades rurales mediante el apoyo de proyectos productivos, estudios técnicos y cursos de capacitación que permitan la preservación y la recuperación de esta importante gramínea, además de promover las actividades de conservación in situ de las especies de razas silvestres de maíz a través de proyectos orientados al mantenimiento, recuperación y monitoreo de sus poblaciones.

 

Por todo lo anterior resulta de importancia estratégica reconocer, difundir y cuidar la notable biodiversidad que existe en la Región Prioritaria para la Conservación Chinantla. La experiencia de conservación que hoy se ha logrado entre las comunidades, el deseo y la voluntad que tiene su población por las acciones de preservación de sus ecosistemas, ha sido resultado del trabajo que el Proyecto Manejo Integrado de Ecosistemas (MIE/CONANP) ha realizado en coordinación con las instituciones sectoriales y sociales que operan en la región por la sensibilización ecológica, el equilibrio de los ecosistemas y el desarrollo sustentable de la Chinantla, un espacio interactivo entre el hombre y la naturaleza.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.