Home » Arte, Literatura

Revelan el decálogo de Granados Chapa para el periodismo comprometido

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 16 noviembre 2009
Sin Comentarios


.

 

Copelia MALLÉ

 

Oaxaca, México.- El periodista Miguel Ángel Granados Chapa, tiene un decálogo, para ejercer un periodismo comprometido ante la sociedad mexicana, el cual fue revelado en el marco de la Feria del Libro Oaxaca 2009.

 

Ante un público de más de 400 personas, en el que se le rindió un  el sábado pasado, gran homenaje al autor de la columna “Plaza Pública”  el agradecimiento y la emoción estuvieron a flor de piel.

 

 

“Agradezco la gallardía de este homenaje de oaxaqueños que han aprendido a resistir el poder arbitrario de sus gobernantes”, dijo después de que le fue entregado el diploma de la FILO 2009 y una obra original del maestro Francisco Toledo. El aplauso que siguió a estas palabras fue nutrido y prolongado.

 

Granados Chapa señaló con gratitud la presencia entre el público del caricaturista Eduardo del Río “Rius”, “que tanto ha hecho por el conocimiento de nuestras propias deficiencias en sus retratos de los mexicanos”.

 

Guillermo Quijas, director de la Filo 2009 y el periodista, Miguel Ángel Granados Chapa

Guillermo Quijas, director de la Filo 2009 y el periodista, Miguel Ángel Granados Chapa

Al presentar el homenaje, el director de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca, Guillermo Quijas-Corzo López, manifestó que el reconocimiento se ofrece a una de las figuras más entrañables del periodismo a lo largo de muchos años, que “trabaja con disciplina de novelista y puntería de cuentista”, y “cuenta en detalle algunas de las etapas más conflictivas de la historia de México”.

 

 

 

 

 

 

“Tiene un significado especial contar con la presencia de Miguel Ángel Granados Chapa en la ciudad de Oaxaca”, expresó Quijas. “Oaxaca es uno de los sitios más ricos en cultura de nuestro país y el mundo y al mismo tiempo ha sido sede de importantes conflictos políticos y sociales. Aquí es donde su valentía y contundencia de periodista, al mismo tiempo que su amor incondicional por la cultura, cobran una resonancia especial”.

 

Por su parte, el periodista Jenaro Villamil, colaborador de la revista Proceso, resaltó la importancia del homenaje por ser un ejemplo de la cultura de resistencia frente a la locura del autoritarismo.

 

“Es difícil comenzar el día sin leer ‘Plaza Pública’ (la columna que Granados Chapa publica diariamente desde 1977). Nunca me deja de sorprender porque llega con la puntualidad del cartero, del maestro, del colega que sabe decirle a uno por donde ir y analizar y contextualizar las situaciones”, señaló el también autor de la investigación “Si yo fuera presidente”.

 

A continuación, se leyó un texto del periodista Roberto Zamarripa en el que éste rememora la extraordinaria capacidad de trabajo de Granados Chapa, que no se amilanó para escribir sus artículos y notas informativas a la luz de la luna durante un apagón, a fin de asegurar la aparición del diario en que colaboraba.

 

Para marcar la diferencia entre el quehacer de Granados Chapa y los informadores convenencieros, Zamarripa fustigó a los periodistas “políglotas”, quienes cambian sus informaciones de acuerdo con el medio que emplean y el auditorio al que se dirigen. “Son valientes en un medio y cobardes en otro. Se engallan en el blog pero se achican ante la cámara de televisión”.

 

Zamarripa, en su texto, recalca que Granados Chapa “ha profesado y enseñado que el periodismo es congruencia y también un acto de servicio”, pues obedece de manera directa al interés de los lectores.

 

Para cerrar el homenaje, Tomás Granados Salinas, hijo del homenajeado, hizo un análisis crítico del trabajo informativo y las posiciones políticas de su padre, con quien lamentó haberse distanciado sin proponérselo “en los últimos años”.

 

Granados Salinas condensó en un decálogo las exigencias con que su padre iniciara la labor periodística:

1. Nunca escriba o diga algo de un

a persona, que no se le pueda decir a la cara.

2. Combata la ambigüedad: no insinúe, no exagere, no minimice. Elija una postura y defiéndala. Un juicio no depende de la complicidad del lector sino del apego a la verdad.

3. Use las palabras precisas, no sólo por la riqueza del lenguaje sintético sino para lograr exactitud en lo que uno quiere decir.

4. Evite los lugares comunes, la vulgaridad y la falsa familiaridad con los entrevistados.

5. Construya su propia opinión, aunque no coincida con los demás, y sobre todo, si coincide con los demás.

6. No se ponga usted mismo en el centro de la noticia.

7. No haga juegos de palabras ni sorna con el nombre o la apariencia de una persona.

8. No aspire a recompensas materiales, no acepte regalos que puedan significar un soborno, ni siquiera los más pequeños. Hay que practicar una  extremada ambición ética, aunque parezca una soberbia de la virtud.

9. Considere los fenómenos en su larga duración y en toda su anchura.

10. Encuentre el camino o hágalo.

  

 

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.