Home » Medio Ambiente

Comunidades de la Sierra Norte ejemplo de conservación forestal

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 21 noviembre 2009
Sin Comentarios


 

UNAM/Medio Ambiente

 

 

Oaxaca, México.- En México, 75 por ciento de las áreas forestales son propiedad colectiva: ejidos o comunidades agrarias. En el cinco por ciento de ellos, el manejo del bosque es ejemplar: se generan empleos, se han creado empresas, se ha incrementado el recurso y hay una participación local activa en el control de problemas de narcotráfico, afirmó Leticia Merino Pérez.

 

Los Pueblos Mancomunados de la Sierra norte, ejemplo de conservación forestal comunitaria

Los Pueblos Mancomunados de la Sierra norte, ejemplo de conservación forestal comunitaria

Incluso, precisó la investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, algunos cuentan con bibliotecas comunitarias construidas con la inversión de los recursos forestales comunitarios, como sucede en Ixtlán, Calpulalpan y la Trinidad, en la Sierra Norte de Oaxaca. No obstante, en muchos otros sitios el recurso colectivo se ha deteriorado, y la pobreza y migración son cosa de todos los días.

 

 

Ni la nacionalización ni la privatización son soluciones ideales o la panacea en el manejo de los recursos. Las soluciones, considera la experta en acción colectiva y recursos comunes, deben construirse de acuerdo con cada caso, y con base en la participación y cooperación local, y en reglas desarrolladas con la participación y consenso de los usuarios locales, parafraseó la colaboradora cercana de Elinor Ostrom, primera mujer en obtener el Premio Nobel de Economía (2009).

 

Elinor Ostrom, primera mujer en obtener el Premio Nobel de Economía 2009

Elinor Ostrom, primera mujer en obtener el Premio Nobel de Economía 2009

Ostrom tiene una casa en México: la Universidad Nacional, con la cual colabora desde hace años para investigar el manejo de los recursos forestales en nuestro país.

 

 

No sólo eso. A finales de este año, la página electrónica de la Asociación Internacional para el Estudio de los Recursos Comunes (IASC, por sus siglas en inglés) que ella fundó hace más de 15 años, aparecerá con el sello de la UNAM traducida al español, de forma que “sea una herramienta para los tomadores de decisiones e instrumento de docencia e investigación para jóvenes en la UNAM y la región latinoamericana”, informó la colaboradora de la académica estadounidense y miembro del Consejo Directivo de la IASC, cuya sede institucional es desde principios de 2009 el IIS.

 

Sus investigaciones son aplicadas al desarrollo de mejores políticas, a la resolución de problemas. Y sus esfuerzos se encaminan a resaltar la importancia de la “gente como nosotros, las comunidades locales, la sociedad civil informada”, en la toma de decisiones en torno a lo que le compete, expuso la universitaria.

 

Merino Pérez, quien fuera alumna de Elinor Ostrom en la Universidad de Indiana en el marco del Programa Internacional de Bosques e Instituciones, recordó que ambas universidades han mantenido por años una colaboración efectiva por medio de convenios y proyectos conjuntos de investigación y docencia.

 

Por ejemplo, como resultado de ello se han impartido cursos en la sierra de Oaxaca, para estudiantes y la gente que maneja los bosques y las autoridades locales.

 

Leticia Merino Pérez, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

Leticia Merino Pérez, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

En su trabajo, el equipo encontró que las causas de las diferencias en el manejo de los recursos por comunidades son multifactoriales. Pero para obtener buenos resultados es muy importante que haya reglas de manejo del recurso que la gente conozca, adecuadas a sus condiciones y en cuyo diseño participen los interesados, donde se incluyan mecanismos de monitoreo y resolución de conflictos, se respete la decisión de la mayoría y haya sanciones graduadas a quienes incumplen acuerdos.

 

 

Y, de manera fundamental, que exista capital social: confianza, compromiso recíproco y redes de colaboración, que cuesta mucho construir. “Tales relaciones son un recurso para la conservación y para el desarrollo de proyectos colectivos”, abundó.

 

Con el apoyo académico y financiero de la Universidad de Indiana y de Ostrom, se publicaron los resultados de las investigaciones en dos libros de Leticia Merino editados por el Instituto Nacional de Ecología: Conservación o deterioro. El impacto de las políticas públicas en las comunidades y en los bosques de México (con prólogo de la ganadora del Nobel), y La experiencia de las comunidades forestales de México (en coautoría con David Bray de la Universidad Internacional de Florida), disponibles en línea de modo gratuito.

 

Además, la politóloga de la Universidad de Indiana ha ofrecido seminarios en la UNAM y supervisó el curso de Teoría de la Acción Colectiva que la académica de la UNAM impartió por varios años en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Guatemala.

 

Como parte del equipo internacional de Elinor Ostrom, agrupado en el programa IFRI (International Forestry Resources and Institutes), donde participan académicos de alrededor de 20 instituciones y 17 países, las expertas trabajan en un proyecto –por concluir– donde se estudia el impacto de las políticas públicas y las tomas de decisiones, centralizadas o no, en el manejo de los recursos forestales. La investigación se hizo en Bolivia, Uganda, Kenia y México.

 

Merino resaltó que un impulsor entusiasta del trabajo de la académica estadounidense en la UNAM y apoyo para estos estudios ha sido y es el ex rector José Sarukhán, “quien entiende claramente el papel de las ciencias sociales y el trabajo comunitario en la conservación de la biodiversidad”.

 

Ostrom no es una académica de obra personal, sino de escuela, quien se ha preocupado porque la corriente de análisis empírico, no ideológico, de manejo comunitario de recursos, sea conocida en distintos lugares del mundo, sobre todo, en el tercer mundo. Y le “ha apostado a la UNAM, siempre con mucha generosidad”.

 

La IASC, antes llamada Asociación Internacional para el Estudio de la Propiedad Colectiva, realizó su décimo congreso hace unos años en la ciudad de Oaxaca. Este evento fue organizado y presidido por investigadores de la UNAM, y contó con 750 asistentes de 82 países.

 

Otra forma de colaboración, menos formal pero no menos relevante es el intercambio de alumnos entre la UNAM y la Universidad de Indiana para estancias de investigación, refirió la universitaria.

 

Con motivo de que Elinor Ostrom ganó el Nobel, se piensa reeditar el libro El gobierno de los bienes comunes, cuya versión en español publicada por el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM y el Fondo de Cultura Económica, estuvo a cargo de la integrante del IIS.

 

Asimismo, publicar en nuestro idioma su último libro Entendiendo la diversidad institucional, invitarla en abril próximo a las festividades por los 80 años del IIS, y promover su doctorado Honoris Causa en la UNAM, por el valor de su trabajo para esta institución, y para el conocimiento y manejo de los recursos colectivos (forestales) en México, en sitios como Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Jalisco y Durango, y América Latina.

.

 

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.