Home » Niñez

Revelan factores que extinguen el interés infantil por los juguetes tradicionales

Publicado por @Shinji_Harper el Lunes, 4 Enero 2010
Sin Comentarios


NOTIMEX

 

Oaxaca, México.- La precocidad de los niños, el ritmo de vida acelerado y la saturación de artículos modernos son algunos de los factores que han motivado la casi desaparición en el gusto infantil de los juguetes tradicionales, afirmó Roberto Shimizu Kaneko.

 

Para el creador del Museo del Juguete Antiguo México (Mujam) en ello radica la importancia de conservar estos objetos, “justamente para recordar que debemos regresar a nuestros orígenes, a nuestras raíces”.

 

Los  juguetes tradicionales en peligro de extinción  entre la niñez mexicana

Los juguetes tradicionales en peligro de extinción entre la niñez mexicana

Añadió que “sin lugar a dudas estoy convencido que los juguetes tradicionales mexicanos eran los que verdaderamente hacían felices a los niños, ya que lo más importante no era tanto el objeto sino el juego que se desarrollaba a partir de éste”, añadió.

 

Con el paso de los años, los juguetes tradicionales han perdido admiradores ante la llegada del entretenimiento sofisticado, situación que es lamentable pues los primeros propiciaban además la convivencia.

 

A partir de esta idea, Roberto Y. Shimizu Kaneko creaó dicho museo, donde se exhiben miles de piezas de diversos materiales y diseños que retratan la historia del juguete en el país, y que al ingresar se experimenta un viaje mágico por el tiempo.

 

Su inolvidable infancia hizo que este mexicano -de padres japoneses- se diera a la tarea de coleccionar desde 1955 toda clase de juguetes tradicionales, para dejar un testimonio fiel del patrimonio lúdico, cultural y creativo de México.

 

Tan sólo una parte de ese acervo es exhibido desde hace dos años en una casona de la colonia Doctores, en esta ciudad, sostenida por el propio Shimizu.

 

En entrevista, el coleccionista de 64 años de edad compartió algunas reflexiones sobre la importancia de conservar este tipo de acervo en una época en la que los niños, en la víspera del Día de Reyes, sueñan con juguetes cada vez más modernos y tecnológicos.

 

Shimizu consideró que este ritual del juego se pierde por varios factores, entre ellos la precocidad infantil, el ritmo acelerado de vida que llevan los infantes y la saturación de juegos modernos que, en su opinión, se fabrican más con el afán de venta que para divertir.

 

Además, el coleccionista observó dos cualidades principales en estos juguetes: “una es que su sencillez provocaba la felicidad de los infantes. La otra es que son objetos que provocan la convivencia, es decir, no eran juguetes para un solo niño, sino que servían para unir a varios pequeños, a establecer una reunión social que ahora es difícil ver en los juguetes modernos”.

 

Se dijo convencido de que los juguetes tradicionales mexicanos son dignos promotores de la convivencia social infantil y al mismo tiempo grandes educadores, ya que motivan el conocimiento en los menores.

 

También ayudan “a fortalecer los lazos familiares, ya que sus padres, al recordar su pasado, sus juegos, tienen un acercamiento especial con sus hijos al compartirles sus anécdotas de la infancia”.

 

En torno a la discusión sobre si los juguetes de hoy son una competencia para los tradicionales, consideró que no lo son por el simple hecho de que los primeros son diseñados con una mentalidad mercantil, es decir sólo para vender, en tanto los segundos eran fabricados exclusivamente para divertir.

 

En ese sentido, continuó, al no haber punto de comparación entre sus orígenes, no puede hablarse de una competencia entre ellos, aunque no negó que la demanda de los modernos extingue la fabricación de los tradicionales.

 

Aunque estimó que el panorama de los juguetes tradicionales mexicanos es nebuloso, Shimizu acotó que aún existe una esperanza para que sobrevivan.

 

La solución, no obstante, no está en manos del gobierno o de los empresarios, sino en los padres de familia, que podrían transmitir a las siguientes generaciones el valor de estos objetos que son parte de la identidad como nación, dijo.

 

El Museo del Juguete Antiguo México se ubica en Doctor Olvera 15, colonia Doctores, casi esquina con Eje Central, con atención de lunes a sábado y entrada libre.

 

Durante su visita se podrá navegar por un mar de juguetes mexicanos, como muñecas, trompos, carritos, trenes, aviones, juegos de mesa, robots, locomotoras, máscaras, títeres e instrumentos musicales, así como revistas y fotografías.

 

También hay objetos procedentes de varios países, como Francia, Alemania, Italia y España. Shimizu confió en que pronto alguna instancia pública le otorgue un apoyo para mantener y mejorar este museo.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.