Home » Seguridad

El alzamiento anarquista, analizado por Raymundo Rivapalacio

Publicado por @Shinji_Harper el miércoles, 6 enero 2010
Sin Comentarios


De la REDACCIÓN

 

Oaxaca, México.- En un interesante análisis, el periodista Raymundo Rivapalacio, da pistas sobre el movimiento anarquista que en el último mes de 2009, ha realizado acciones de guerrilla urbana, que ha puesta en alerta a las principales corporaciones de seguridad y el nexo de esta organización clandestina con otras como el EPR y organismos radicales en Oaxaca.

 

A continuación la columna del reconocido periodista mexicano, publicado en el diario digital Vanguardia.

 

Raymundo Rivapalacio

 

Antes de arrancar el nuevo año aparecieron los primeros síntomas de que 2010 viene contaminado. En la primera quincena de diciembre, los anarquistas incendiaron 28 patrullas en Toluca, y en la madrugada del 1 de enero ametrallaron tres vehículos de la policía municipal y una patrulla privada. En la víspera, detonaron explosivos en cajeros automáticos en Toluca y Metepec en el Estado de México, y en San Luis Potosí en un comunicado que circuló por internet, los anarquistas se identificaron como miembros de la “Brigada de Acción Simón Radowiski” —un anarquista argentino que asesinó a un jefe policial que murió en México 45 años después—, y se adjudicaron la responsabilidad de esos ataques y de otros seis bombazos para demostrar que “siguen activos”.

 

Los atentados a bancos y mimebros de corporaciones policíacas, son vinculados a grupos de anarquistas

Los atentados a bancos y mimebros de corporaciones policíacas, son vinculados a grupos de anarquistas

Los brigadistas expresaron su apoyo a Gabriel Pombo da Silva, un anarquista español vinculado a grupos radicales en su país detenido en Aquisgrán, donde está la tumba de Carlo Magno, a 80 kilómetros al oeste de Colonia, tras escaparse de la cárcel en España. Pero también mencionaron a cuatro camaradas suyos, Abraham López, Fermín Gómez, Emmanuel Hernández y Víctor Herrera Govea. Los dos primeros fueron detenidos en diciembre, acusados de tirar bombas molotov en el sur del Distrito Federal; el segundo fue arrestado en noviembre portando explosivos similares; y el último fue acusado de robo durante los disturbios callejeros en la capital durante la marcha del 2 de octubre.
El comunicado fue difundido el 2 de enero, entre otros sitios por el portal lahaine.org, alimentado desde España y América Latina por una constelación de organizaciones sociales y extremistas entre las que participa activamente el colectivo “Auditorio Che Guevara”, que es un “espacio autónomo de trabajo autogestivo” que existe como “territorio liberado” dentro de Ciudad Universitaria en lo que hasta 1968 se conoció como el Auditorio “Justo Sierra”. Ese colectivo maneja el servicio Noticias de la Rebelión, que difundió originalmente el comunicado, y el taller “Ricardo Flores Magón”, el anarquista mexicano más famoso.

 

Las autoridades mexiquenses revelaron este lunes que en los bombazos en Toluca y Metepec utilizaron un dispositivo con gas butano y fragmentos de metal. Fueron dispositivos artesanales exactamente iguales a los que se emplearon en septiembre contra una sucursal bancaria en el sur de la capital, en una distribuidora Renault en el oriente, y en una boutique en una exclusiva avenida en el poniente. El atentado a la Renault se lo acreditó primero el grupo España Signus Franciscanos, que ha estado asociado a grupos de derecha, y que tuvieron un papel importante durante un movimiento social en Oaxaca hace 30 años.

 

Horas después se lo adjudicaron las Células Autónomas de Revolución Inmediata “Práxedis G. Guerrero”, acompañado por una denuncia contra la construcción de una cárcel de máxima seguridad en las inmediaciones del Reclusorio Norte, donde se encuentran presos militantes de la vieja Liga Comunista 23 de Septiembre, de la Unión del Pueblo —que al fusionarse se convirtió en el Procup—, y del EPR. El atentado en una boutique fue reivindicado por el Frente de Liberación de Animales (FLA).

 

Entre al menos dos de las organizaciones que reivindicaron los atentados hay vasos comunicantes. Una es el FLA, que es una organización anarquista que pertenece a las redes del llamado Black Block, que ganó prominencia en 1999 con sus acciones violentas durante las protestas callejeras en Seattle, contra la reunión de la Organización Mundial de Comercio, y reiterada en las calles de Génova, durante la reunión anual del G-8. A México llegaron por la puerta de Chiapas, y tuvieron relación con el Subcomandante Marcos y el EZLN. Aunque no hay una vinculación orgánica evidente con las Células Autónomas, hay una relación indirecta, a través de las redes insurgentes en internet, con la autoridad máxima de esa organización guerrillera, las Milicias Insurgentes Ricardo Flores Magón, que nacieron en 1996, cuando emitieron un comunicado donde reivindicaban la lucha armada.

 

Las Milicias Insurgentes son las que como órgano cúpula establecen los nexos operativos de los bombazos de septiembre. Este grupo opera en cuando menos 11 entidades del país, y tiene en Texcoco y Chimalhuacán, en los suburbios de la Ciudad de México, sus principales centros de reclutamiento de cuadros. En este sentido ha funcionado en los últimos años de la misma manera que el EPR, con quien también tienen vínculos, aunque el grupo guerrillero con quien más relación tiene son las FARC, el ejército rebelde colombiano. De hecho, en la computadora de Raúl Reyes, el número dos de las FARC, asesinado por el Ejército colombiano en una invasión a territorio ecuatoriano, encontraron correos electrónicos enviados al “Comandante Fermín”, Ángel Fermín García Lara, quien era líder sindical en el IMSS, y dirigente del Movimiento de Lucha Popular y del Movimiento Bolivariano de los Pueblos.

 

Estos grupos tienen repercusión permanente en los sitios de lahaine.org, Noticias de la Rebelión y el Comité Cerezo, formado por los hijos de Tiburcio Cruz Sánchez y Elodia Canseco, los jefes históricos del EPR. Los cuatro jóvenes mexicanos a quienes expresaron su apoyo los anarquistas que cometieron los atentados en los últimos días en varias partes del país, son una de las principales causas que está defendiendo actualmente el Comité Cerezo. Coincidentalmente, en tres de los sitios donde estallaron los explosivos, hay presencia eperrista: en Neza e Iztapalapa suelen reclutar milicias, y en Coacalco, en los suburbios de la capital, se instaló un tiempo la Comandancia General del EPR.

 

Aunque anarquistas y guerrilleros no reman en el mismo barco, se encuentran en el mismo lado del lago y sus objetivos de insurrección pueden llegar a coincidir. La guerrilla también puede llegar a utilizarlos, como pasó durante la huelga magisterial en Oaxaca, donde el EPR tuvo en sus calles un laboratorio de pruebas para la guerrilla urbana, montado sobre estructuras de grupos radicales no armados. El EPR se encuentra inmerso en una discusión con sus bases para determinar si hacen un levantamiento armado en 2010. Los anarquistas no están pasando por ese momento. Como se ha visto, ya se alzaron.

 

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
www.twitter.com/rivapa

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.