Home » Literatura

Trascendental rescate de la literatura del siglo XIX hizo Henestrosa: Quirarte

Publicado por @Shinji_Harper el Martes, 12 Enero 2010
Sin Comentarios


Fortino TORRENTERA O.

 

Oaxaca. México. Además de ser una pieza clave en la difusión de las letras indígenas, Don Andrés Henestrosa tuvo la visión de revalor la literatura del siglo XIX, comentó el escritor, Vicente Quirarte, al ofrecer una conferencia en el marco del aniversario luctuoso del escrito juchiteco.

 

El doctor en Literatura Mexicana por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, ofrece hoy a las 19:00 horas en la Biblioteca que lleva el nombre de recordado escritor la conferencia “Un niño llamado Andrés Henestrosa”.

 

El reconocido escritor Vicente Quirarte hizo un recuento de la aportación de Don Andrés Henestrosa.

El reconocido escritor Vicente Quirarte hizo un recuento de la aportación de Don Andrés Henestrosa.

 

Previo a esta pónencia, charló con los medios de comunicación, donde subrayó la importancia en la aportación de Henestrosa de quien dijo “no tuvo empacho de convertirse en un escritor cívico”.

 

La obra de Henestrosa, dijo, “honraba a la política, al sostener que quien la ejerce debe ser un hombre de principios, como él lo demostró”.

 

Quirarte agradeció la distinción de perenecer al Comité Cultural Andrés Henestrosa, integrado por personalidades cercanas al extinto escritor ixhuateco.

 

De él recordó que fue un niño viejo, pues con su candidez mostraba ser como un niño travieso que hasta en sus últimos días proyectó, siempre ergido y formal como su compañero Ali Chumacero.

 

“Don Andrés es un hombre del siglo que vio pasar una sociedad preindustrial a un México de las nuevas tecnologías, mostrando su adaptación al cambio con ese carácter de niño. Se dio cuento del momento que llegaba”, apuntó.

 

Resaltó la aportación de “Los hombres que dispersó la danza” como una obra peculiar de la literatura mexicana, que con escritores de su tiempo por un lado Salvador Novo, Javier Villaurrutia, Carlos Pellicer o Emilio Abreu Gómez, buscaron el ser mexicano y donde Henestrosa traduce el paisaje mexicano.

 

Recordó que en medio de la polémica, aparece su libro “Los hombres que dispersó la danza”, cuya mayor virtud fue su capacidad de forjar metáforas actuales surgidas desde el espíritu con una sintaxis terrenal y donde pondera el adjetivo.

 

En cuanto a su aportación e las letras indígenas, comentó que introdujo a las letras su cosmovisión a través de las palabras y las expresiones, demostrando su sorprendente y vertiginoso dominio del español.

 

“Su sintaxis fue perfecta, lo que hablaba de su manejo del idioma, como lo hicidera Jaime Sabines, Carlos Pellicer, Agustin Yañez o Jaime Torres Bodet”.

 

“Ha sido un ejemplo fundamental, su pérdida nmutila a la Academia de la Lengua –de la cual formó parte con Quirarte-, pero sus seguidores como Miguel León Portilla o Carlos Montemayor lo refrendan”.

 

Desestimó las críticas en relacion a que Don Andrés fue escritor de un solo libro, pues además de “Alacena de minucias” realizó una importante revaloración de los escritores del siglo XIX que dieron elementos al desarrollo nacional.

 

Por su parte, el doctor Quirarte compartió dos de sus producciones más recientes que se relacionan con la aportacion de Henestrosa, ya que acaba de publicar una obra de teatro titulada “Hay mucho de Penélope en Ulises”, donde hace un ejercicio escénico con escritores que realizan un montaje escénico y ubicada en 1928.

 

Asimismo, habló de un libro de viajeros mexicano en Nueva York, titulado “Republicanos en otro imperio” que forma parte de la colección al siglo XIX de ida y regreso”, obra que honra la aportación del escritor ixhuateco.

 

Pues además de escritor, buen jinete y compositor, también Don Andrés revaloró la obra de Angel del Campo, Francisco Zarco y del poeta Ignacio Ramírez, que hoy cobra otra dimensión.

 

Vicente Quirarte (Ciudad de México, 1954), es doctor en Literatura Mexicana por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde es profesor de la División de Estudios Posgrado.

 

Ha recibido el Premio Nacional de Poesía Joven en 1979, en 1990 el Premio Nacional de Ensayo Literario y en 1991 el Premio Xavier Villaurrutia.

 

Por el conjunto de su obra le fue otorgada en 1994 la Distinción Universidad Nacional. El 19 de septiembre ingresó como miembro de número a la Academia Mexicana de la Lengua con el discurso “El México de los Contemporáneos”. La respuesta estuvo a cargo de Alí Chumacero. Ocupa la silla 31, que anteriormente perteneció al poeta Carlos Pellicer.

 

Ha publicado libros de poesía, narrativa, teatro, crítica literaria y ensayo histórico. Sus poemas publicados entre 1979 y 1999 aparecieron en 2000 bajo el título Razones del samurai (UNAM, Poemas y ensayos), que reúne los títulos Teatro sobre el viento armado, Calle nuestra, Vencer a la blancura, Fra Filippo Lippi: cancionero de Lucrecia Buti, Puerta del verano, Bahía Magdalena, Fragmentos del mismo discurso, El cuaderno de Aníbal Egea, El peatón es asunto de la lluvia.

 

Como dramaturgo ha escrito y han sido llevadas a escena las obras El fantasma del Hotel Alsace. Los últimos días de Oscar Wilde (Premio Sergio Magaña para autor nacional, 2000) y Retrato de la joven monstruo. Marry Shelley y compañía.

 

Perteneció al Sistema Nacional de Creadores de Arte y actualmente es parte del Sistema Nacional de Investigadores (Nivel II). Desde el 27 de enero de 2004 es director -por un segundo periodo- del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.