Home » Cultura

Muestra Alberto Ruiz rostro contemporáneo del tapete de lana

Publicado por @Shinji_Harper el Viernes, 15 Enero 2010
Sin Comentarios


Fortino TORRENTERA O.

 

Oaxaca. México. Siguiendo la huella marcada por el maestro Adrián Gómez al incorporar diseños contemporáneos en el soporte del tapete de lana, el artista Alberto Ruiz, expone su obra en el Café Cultural Central.

 

La obra se titula “Tapete / Circuito / lana” que se expone desde el 8 de enero será comentada por su autor este viernes a las 21:00 horas en ese espacio alternativo que se localiza en Hidalgo 302 en el centro de estya capital.

 

La obra “Tapete / Circuito / lana” ya se expone en el Café Cultural Central.

La obra “Tapete / Circuito / lana” ya se expone en el Café Cultural Central.

 

En la apertura se contará con la presencia del artista y además de un mezcal de honor, para continuar luego con un baile con la marimba de los hemanos Carreón.

 

Tapete, símbolo cultural

Fue en la época de la colonia, durante la llegada de los dominicos, cuando se introdujeron las primeras ovejas productoras de lana al estado de Oaxaca. Simultáneamente se capacitó al indígena en el uso de equipos y técnicas más eficientes para transformar la lana en hilados y tejidos, comenzando de esta forma la fabricación de telas y prendas de este material.

Los zapotecas del poblado de Teotitlán del Valle, ubicado a tan sólo 30 minutos de la ciudad de Oaxaca, cuentan con una larga trayectoria en el arte textil. Este lugar es característico por el tejido y la creación de originales y coloridos tapetes de lana 100% virgen, elaborados en tapetes de pedal.

 

Los intensos y coloridos matices que aparecen en los tapetes, provienen de diferentes plantas, frutos e insectos . El color rojo brillante se obtiene de la grana cochinilla –Dactylopius coccus, insecto parásito del nopal nocheztli, el cual al molerlo en seco produce con su sangre el pigmento.

 

El azul proviene de la planta del índigo o añil; el amarillo del huatle, un musgo seco; los ámbares de un liquen que crece sobre las rocas; para un tono muy especial de amarillo, la cáscara de la granada; el tono púrpura de la tishinda que proviene de un caracol marino; el negro de la vaina del huizache y el color café se obtiene de la molienda de la cáscara de nuez.

 

El periodo para fabricar cada tapete puede variar desde 15 días hasta un año dependiendo de la complejidad de la obra, del tamaño y del diseño. Después de esquilar las ovejas se lava la lana y se deja secar, se carda o se peina y se fabrica el hilo, que será posteriormente teñido en recipientes de agua hirviendo donde se utilizan diferentes fijadores naturales para evitar que se destiña el hilo, tales como lejía de ceniza para el índigo, tejute para la cochinilla; alcaparrosa para el huizache y vinagre y sal para amarillos y cafés, entre otros.

 

Posteriormente se deja secar, se hila y se teje en los telares, obteniendo como resultado una recreación de la expresión artística prehispánica a través del moderno y vivo legado de las creaciones contemporáneas. (Con información de Bleu & Blanc, No VII)

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.