Home » Arte

Pentagrama de letras, interlocutor para dialogar con la música: Lavista

Publicado por @Shinji_Harper el Viernes, 29 Enero 2010
Sin Comentarios


CONACULTA

 

Oaxaca. México. Fue la falta de un partido de futbol un domingo de 1970 lo que llevaría a Juan Arturo Brennan a descubrir la que ha sido su gran pasión: la música. Y es que en la búsqueda de otra alternativa para divertirse encontró el anuncio de un concierto sinfónico en el Teatro Hidalgo, a donde acudió sin saber que sería cautivado por la batuta del director Eduardo Mata.

 

La anécdota fue compartida por el periodista y crítico musical Juan  Arturo Brennan durante la presentación de su libro Pentagrama de letras, publicado por Conaculta en su colección Periodismo Cultural.

 

Mario Lavista y acompañantes presentaron el libro de Juan Arturo Brennan de la colección Periodismo Cultural del Conaculta.

Mario Lavista y acompañantes presentaron el libro de Juan Arturo Brennan de la colección Periodismo Cultural del Conaculta.

 

Amigos del autor y melómanos se dieron cita para la presentación del libro Pentagrama de letras la tarde de este jueves en el Aula Magna del Centro Nacional de las Artes, donde destacó la participación del compositor Mario Lavista, el pianista Alberto Cruzprieto y la musicóloga e investigadora Yael Bitrán, quienes aplaudieron la aparición de este volumen.

 

Para Juan Arturo Brennan era importante compartir con los asistentes la razón que lo llevó a ser un ferviente amante de la música, pasión que le ha permitido crear una gran cantidad de textos, algunos de los cuales están incluidos en el libro y que, por su contenido, resultan vigentes.

 

“Me hice un melómano deschavetado gracias a Eduardo Mata, a quien le dedico un capítulo entero. Recuerdo que era el año de 1970 cuando fui a mi primer concierto sinfónico. Era domingo y no había futbol (es un apasionado de este deporte) así que me puse a ojear un periódico y vi que anunciaban un concierto sinfónico. Me dio curiosidad ir para ver cómo tocaban en vivo la música que escuchaba mi madre. Jamás olvidaré ese día, aunque suene cursi, fui tocado por la varita mágica con la que Mata dirigía las orquestas”.

 

La presentación, lejos de ser formal, se transformó en una reunión entre amigos. El primero en tomar la palabra fue Mario Lavista, quien está convencido que Brennan es un valioso crítico musical por su profundo conocimiento enciclopédico y por su visión contemporánea.

 

Para quien es uno de los fundadores de la revista Pauta era inevitable no recordar el trabajo del crítico en esta publicación musical dentro de las secciones “Notas sin música” y “La musa inepta”, convirtiéndose así en el único colaborador que ha estado en todos los números de la misma: “Es en la segunda donde da cuenta de una vertiente triste, pero divertida, de nuestro diario acontecer musical. Aquí sus textos están cargados de buen humor, de ligereza y a veces de hasta mala leche”.

 

Lavista no perdió la oportunidad de bromear con su amigo y revelar otras de sus pasiones: “No obstante su apabullante actividad, se da tiempo para jugar billar, somos acérrimos enemigos en la carambola. Se da tiempo de ir a ver a un equipo de futbol. Comparto con él una pasión secreta llamada Nicole Kidman. Toca la trompeta y lo hace muy bien”.

 

Finalmente, el compositor reiteró la admiración que siente por el crítico musical, porque ha sabido transmitir la convicción de que la música no es para acabar con el ocio o para ser ornato, sino una actividad imprescindible en los quehaceres de la humanidad. En ese sentido, está convencido que el libro Pentagrama de letras es el interlocutor ideal para dialogar con la música.

 

Por su parte, Alberto Cruzprieto dijo que existen pocos cronistas y críticos como Brennan, quien pule, destruye y transforma información para presentarla en textos que asombran.

 

“Tiene infinita curiosidad. Su gran capacidad de trabajo e intuición le permite extraer de sus entrevistados grandes revelaciones. Es enterado y lúcido. Narra con ‘sabrosura’, destaza con agudo humor. Contagia. Es claro lo poco apreciados que son los críticos pero el caso de Brennan es excepcional”.

 

El pianista confiesa que entre más avanzaba en la lectura de Pentagrama de letras descubrió que el libro no es tan gozoso, y no por el autor, sino porque confronta al lector con una realidad, pues revela que el medio musical no ha mejorado, incluso, hay muchos casos en los que ha empeorado.

 

Finalmente Yael Bitrán hizo referencia al valor de los críticos, que muchas veces ha sido desvalorado. En el caso de Brennan dijo: “Es un crítico ejemplar que logra un balance entre la pasión y la información. Su labor de más de 30 años como cómplice de la música le da un lugar privilegiado ganado con pulso”.

 

Bitrán está convencida que el autor goza de cultura y sensibilidad, lo que le ha permitido ir de la mano de los músicos y nunca ser un juez que espera en su silla.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.