Home » Reflexión

“La Coca”

Publicado por @Shinji_Harper el domingo, 31 enero 2010
Sin Comentarios


 

Salvador JOSÉ

     

Oaxaca, México.- “La Coca” nació gay, lo aseguro porque cuando éramos niños él ya manifestaba sus tendencias homosexuales, o por lo menos afeminadas o aniñadas. Le gustaba jugar  a la “comidita”, con muñecas y contorsionarse coquetamente por la calle.

Con el tiempo y sin posibilidades de estudiar, trabajo en giros negros, donde lo explotaban a más no poder, cocinaba, cargaba cubos de agua, sacaba borrachos (con orgullo solía decir que lo puto lo tenía en el cucú, mientras mostraba sus puños en ademán de combate). Sin embargo, y a pesar de ser bueno para los guamazos, era continuamente golpeado por su machín hermano, encogiéndose en el suelo para no ser golpeado en la cabeza.

 

La homosexualidad reconocida en la cultura Griega

La homosexualidad reconocida en la cultura Griega

“La Coca” comía mal y dormía poco, aparte de entregarse de lleno a los brazos de Baco y de muchos clientes, en su mayoría, ricos provenientes de lujosas colonias. 

 

Una mañana, despertó con sus extremidades inferiores adormecidas, tomó una taza de café y se fue a su casa a descansar. Días después, al visitarlo, se encontraba postrado en un cuartucho, con la esperanza de recuperarse lo más pronto posible para “tomarnos unas chelas”, decía risueño y entrecerrando sus ojos. Fue el último día que lo vi consciente.

 

Días después, me avisaron sus  familiares que se encontraba en un hospital público, al entrar, entre un grupo personas hacinadas en las puertas del hospital, esperando noticias de sus enfermos; entré a una sala donde se encontraba “La Coca” tendido en una plancha, en notorio estado insalubre, a unos metros unos estudiantes de medicina que hacían sus prácticas o experimentos con los pacientes, cortejaban a unas enfermeras sin hacer caso a los enfermos terminales.

 

“La Coca” murió poco después, al abrir la capilla donde sería enterrado, sobresalía un Cristo con los brazos abiertos.

 

En el sepulcro, se encontraban todavía algunos alimentos que “La Coca” había llevado a su madre con motivo del día de Los Santos Difuntos. “La Coca” era católico apostólico y ¿romano? Murió joven, pero estoy casi seguro que le hubiera gustado tener una pareja y vivir una vida más llevadera.

 

¿Y por qué no?, adoptar a un niño o niña para que no corriera la suerte que a él le tocó vivir.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.