Home » Cultura

Reivindican a Blas Galindo en el centenario de su natalicio

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 4 febrero 2010
Sin Comentarios


Artemisa MENDIZÁBAL/Conaculta

 

Oaxaca. México. El rechazo a las posturas que reducen la vida y obra del compositor jalisciense Blas Galindo a sus Sones de mariachi y a los arreglos de canciones tradicionales mexicanas; su reivindicación como un autor diverso, abierto a los nuevos lenguajes y con una sólida formación, fueron los elementos en torno de los cuales giró la mesa redonda Homenaje a Blas Galindo en el Centenario de su Natalicio.

 

Los investigadores Xochiquetzal Ruiz (Cenidim-INBA), Jesús Jáuregui (INAH), el director coral Rufino Montero, Carlos Blas Galindo, su hijo, quien es investigador, artista visual y director del Cenidiap-INBA, además de Juan José Escorza, subdirector del Cenidim-INBA,  unieron sus voces durante el acto celebrado ayer por la tarde en el Aula Magna José Vasconcelos del Centro Nacional de las Artes de Conaculta.

 

Llaman a que se programe la “Cantata a la Independencia”  de Galindo en las celebraciones del Bicentenario.

Llaman a que se programe la “Cantata a la Independencia” de Galindo en las celebraciones del Bicentenario.

 

Xochiquetzal Ruiz, musicóloga y estudiosa de la obra de Rodolfo Halffter y Blas Galindo, señaló que en algunos ámbitos se ha arraigado la imagen de que el compositor sólo fue un arreglista de cantos folclóricos mexicanos, particularmente en lo que se refiere a su obra Sones de mariachi.

 

Manifestó su rechazo a esas posturas que  reducen su figura e hizo un llamado a alzar la voz para decir que Blas Galindo fue mucho más que eso, que si bien hizo arreglos de muchas canciones tradicionales, también y de manera destacada, incursionó en muchos otros lenguajes.

 

Ruiz también hizo patente su desacuerdo con la noción de que Blas Galindo fue un músico improvisado y puntualizó que de entre los compositores nacionalistas es del que menos se puede hacer una afirmación en ese sentido. “En su caso ocurrió todo lo contrario, pues desde su formación temprana en San Gabriel (poblado del estado de Jalisco en el que nació) hasta los últimos días de su vida, fue un estudioso de primera línea, actividad que se refleja en su extenso y variado catálogo”.

 

La investigadora destacó que si bien hizo una gran cantidad de arreglos con base en la música tradicional mexicana, también es cierto que su influencia en el movimiento nacionalista fue mucho más allá de eso. Y refirió que ante el declive de dicha corriente musical, él pudo haberse quedado en la autocomplacencia del éxito obtenido; sin embargo, su interés y compromiso musical lo llevaron a estudiar los nuevos lenguajes en boga y a componer dentro de sus marcos, sustentado en su sólida preparación.

 

Luego de hacer un repaso por su trayectoria, de referirse a sus maestros (Carlos Chávez, Candelario Huizar, José Rolón, Antonio Velasco, Manuel Rodríguez Vizcarra y Aarón Copland); su participación en el Grupo de los Cuatro, al lado de Salvador Contreras, José Pablo Moncayo y Daniel Ayala, señaló que por distintas circunstancias, “Galindo fue etiquetado como representante del nacionalismo oficialista, arrebatándole con ello al compositor la mayor parte de su obra, aquella en la que con lenguaje nacionalista o no, nos muestra al compositor en todo su esplendor”.

 

A su vez, Carlos Blas Galindo, hijo del compositor, dijo que logró insertarse en el medio musical mexicano y ser admitido a los 21 años  en el Conservatorio Nacional de Música, gracias al apoyo de Carlos Chávez, cuando ya había superado la edad máxima de ingreso y sin cubrir los requisitos que dieran sustento a sus antecedentes académicos.

 

Sobre la relación entre Chávez y su padre, el director del Cenidiap, aseguró que el primero encontró en Galindo a alguien con quien demostrar que el nacionalismo mexicano podía ser hecho por personas con algún componente racial más vinculado a lo indígena que los que habían venido a pregonar ese movimiento y que eran más mestizos, incluso criollos.

 

“El sistema se aprovechó de Blas Galindo, pero él también pudo insertarse en el sistema. Le fue útil, pero aprendió a moverse dentro de él, merced precisamente a su maestro Carlos Chávez, quien le enseñó mucho de composición musical, de armonía, contrapunto, forma musical, análisis musical  y de grilla, algo fundamental para que pudiera sobrevivir y desarrollarse en este medio”, apuntó.

 

En relación con Sones de mariachi, Carlos Blas Galindo indicó que la primera versión le fue encomendada para acompañar una gran exposición de arte mexicano en Nueva York. Y añadió que al regreso, a Carlos Chávez se le ocurrió, ante el éxito de la obra, que se convirtiera en una obra autónoma para ser grabada; y recordó que la portada de esa primera grabación fue diseñada por el entonces desconocido artista plástico Andy Warhol. “Esta era la forma de construir y ejercer el poder cultural en su momento”.

 

El antropólogo social e investigador del INAH, Jesús Jáuregui, recriminó a comentaristas y críticos musicales, quienes cuando se interpreta Sones de mariachi “escriben textos que no son otra que ocurrencias, trivialidades y cosas falsas”; negó que se trate de una simple reunión de melodías y por el contrario, consideró que la obra toma textualmente los sones, los combina y les da personalidad propia.

 

El especialista en el tema del mariachi, subrayó que Blas Galindo, fue uno de los principales estudiosos de ese género popular. Y resaltó que pese a su origen jalisciense, “nunca cayó en la ideología jalisquilla que se apropia de esa tradición y reconoció su carácter regional, en el que por lo menos incluyó a Michoacán, Nayarit y Colima; lo mismo ocurrió con la mayoría de los sones que eran compartidos e interestatales.

 

El cantante, maestro y director de coros Rufino Montero se refirió a la producción de música vocal de Blas Galindo, en particular la que se interpreta a capela. Puso de relieve el caso de La montaña, obra que calificó de extraordinaria y que a su juicio marca su nacionalismo de manera indiscutible; además de que se trata de una de las pocas composiciones a nivel mundial que rebasa la duración de 10 minutos y en su caso, alcanza los 11 minutos con 20 segundos.

 

Finalmente, Montero dijo que Blas Galindo es el único compositor mexicano que ha escrito entre ocho y nueve cantatas para coro y orquesta, entre las que sobresalen la Cantata a Juárez y la Cantata a la Independencia de México; sobre esta última, hizo un llamado a quienes tienen a su cargo la programación de las actividades conmemorativas por el Bicentenario, para que incluyan su presentación en ese contexto.

 

El homenaje por los 100 años del natalicio de Blas Galindo se complementó con un recital a cargo del tenor Gustavo Cuautli y del pianista Erick Fernández, en el que interpretaron algunas de sus canciones como Jicarita, Mi querer pasaba en el río, Me gustas cuando callas, Ausencia, Tu silencio y Fuensanta, entre otras.

 

Para cerrar con broche de oro, al término de la mesa redonda, la Orquesta Sinfónica Juvenil Carlos Chávez, bajo la batuta de Enrique Barrios, ofreció un breve pero emotivo concierto en el Auditorio Blas Galindo del propio Centro Nacional de las Artes, en cuyo marco Luis Galindo Mendoza, también hijo del compositor, hizo una semblanza de su padre apoyado con la proyección de fotografías, textos y documentos hemerográficos. 

 

La audición que tuvo una duración aproximada de 40 minutos, incluyo en el programa la interpretación de algunas de las obras más significativas del catálogo de Blas Galindo, como Obertura mexicana No. 2 (dedicada a Francisco Javier Sauza), Nocturno, Homenaje a Cervantes y por supuesto, cerró con Sones de mariachi.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.