Home » Economía

Emplean productos oaxaqueños en alimentación sustentable

Publicado por @Shinji_Harper el lunes, 8 febrero 2010
Sin Comentarios


Agencias

 

Oaxaca. México.  En la ciudad sólo hay tres planteles de este tipo, donde los estudiantes aprenden a sembrar, a producir pescado y artículos derivados de la carne, como jamón, chorizo y algunos quesos. Uno de ellos es la secundaria técnica 79, ubicada en el pueblo de San Luis Tlaxialtemalco, en la delegación Xochimilco.

 

José, Marcos, Moisés y Alberto preparan la composta que habrá de servir para nutrir la siembra de coliflor y brócoli del plantel, mientras Ariadna, Jessica, Esteban y otros alumnos terminan el proceso para la elaboración del queso Oaxaca y sacan del horno los pays de requesón.

 

En una escuela de Xochimilco producen miel, hortalizas y productos de origen oaxaqueño.

En una escuela de Xochimilco producen miel, hortalizas y productos de origen oaxaqueño.

 

En el área de sembrados hay alrededor de mil matas de jitomate que han producido alrededor de cuatro toneladas del producto, que es vendido entre la misma comunidad para reinvertir los recursos en semillas y materiales que se requieren para mantener activos en este plantel los talleres de agricultura, apicultura, acuicultura y ofimática.

 

Francisco Javier Romo Ramírez, director, dice que de las 119 secundarias técnicas que hay en el DF, sólo las de Topilejo, Mixquic y Xochimilco cuentan con actividades agropecuarias.

 

“El objetivo es que los chavos lleven una conciencia ecológica, aprovechen su entorno y lo que conocen lo usen para desarrollar procesos sustentables”.

 

Hacen queso

 

En el taller de conservación e industrialización de alimentos los alumnos aprenden en dos ámbitos: agropecuario y agrícola y a partir de un producto base desarrollan más. De leche de vaca natural sacaron crema, queso Oaxaca y el requesón que sirvió de relleno para los pays.

 

Esteban Martínez cursa el tercer grado en esta secundaria y se siente orgulloso de hacer empanadas en casa y enseñarle a su mamá a preparar chorizo y longaniza para que ella las elabore para la familia. A su tío, que vende pays y pasteles —dice— le ha dado algunos tips y juntos hacen panqués.

 

Adriana Isabel Chacón y Jésica Nájera apoyan en la elaboración de la crema; es la primera vez que participan de esta actividad y ya han pensado que al salir de la secundaría podrían poner un negocio de lácteos. Francisco Maldonado Alvarado, maestro de esta materia, instruye a los estudiantes en el último paso para la elaboración del queso Oaxaca y extiende sobre una mesa, con apoyo de otro profesor, las tiras del lácteo para acomodarlo para su venta.

 

La producción de jitomate

 

En el patio trasero los estudiantes de agricultura muestran lo que queda de las tres cosechas de hongo zeta, que fue sembrado en pacas de paja de trigo y regado por un sistema de aspersión.

 

Luis Ángel Acatitla, estudiante de segundo grado, explica que todos sus tíos son campesinos y se dedican a la siembra de lechuga, fresa y manzana, que luego comercializan, por lo que él decidió llevar el taller de agricultura.

 

Raúl Gutiérrez, otro alumno, detalla el proceso para la siembra: “Primero quitamos la hierba, se riega para aflojarla y se hacen camas como surcos, se echa la semilla y se va regando”.

 

La escuela tiene áreas específicas dedicadas a la siembra de lechuga, brócoli, betabel y rábano, pero también un invernadero de 320 metros cuadrados en el que se produce jitomate.

 

Adolfo Meléndez, profesor auxiliar responsable del área de siembra, comenta que está en proceso un proyecto de lombricomposta para producir fertilizante porque “se trata de que vayamos hacia la agricultura 100% orgánica”.

 

Los peces

 

A un kilómetro de la escuela, en la parte alta del cerro de esta zona, se encuentra la granja acuícola, donde los estudiantes realizan prácticas en el manejo de peces de ornato y comestibles.

 

Hay un laboratorio con peceras en las que aprenden el cuidado, reproducción y comercialización de distintas especies de ornamento, pero también conocen al bagre y en los estanques recolectan, miden, pesan y seleccionan las mojarras tilapias. Miguel Ángel Mejía, profesor del taller de acuicultura, menciona que en cada uno de los ocho estanques que tienen se producen alrededor de 600 peces, los cuales son separados de acuerdo con su talla y peso.

 

Sólo los que cumplen con los 25 centímetros de largo y 200 gramos de peso se venden en la comunidad.

 

En la escuela se producen unos 800 kilos de pescado al año.

 

Carlos Palma, Jesús Angulo y Eder Pérez se introducen en uno de los estanques con una red para capturar los ejemplares, mientras que Alonso Dolores e Iván Gallegos los pesan y miden.

 

En esta parte del cerro también se ubican las cajas con las abejas. Los estudiantes del taller de apicultura usan sus trajes de protección cuando tienen que entrar en contacto con ellas y además de aprovechar la miel que producen, emplean la cera para elaborar velas.

 

Las abejas que mueren son disecadas y cubiertas con resina para usarlas como llaveros, mientras que en pequeños frascos se aprovecha el propóleo como ungüento medicinal.

 

La comunidad de San Luis Tlaxialtemalco y las familias de los estudiantes son los principales consumidores de los productos que se generan en el plantel, al que asisten 840 jóvenes.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.