Home » Reflexión

Arte y Pornografía

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 11 febrero 2010
Sin Comentarios


 

 

Salvador JOSÉ

 

Oaxaca, México.- ¿Quién tiene más culpa, el ejecutor o el indiferente ante el delito, el pederasta o el servidor público que hace caso omiso a la evidente problemática?

  

El(a) vecin@ que va a misa todos los días, el cariñoso esposo, de paseos dominicales familiares. el hombre pulcro al vestir y hablar; que muchas veces, recurren a los servicios de prostitut@s, much@s de ell@s, púberes o adolescentes,  ya sea en calles públicas o en la mayor discreción.     ¿Quién gana en tan suculento negocio?:.El (la) matrona, el padrotillo o protector, los dueñ@s de hoteles de paso, también la (el) prostitut@.  La prostitución a la vista de tod@s.

       

Los taibols, conocidos por hombres y mujeres de todos los extractos sociales, periódicos con anuncios que invitan al acto carnal es el pan de todos los días. ¡Hipocresía pura! Por lo que no está demás, hacernos ciertas reflexiones: ¿quién castiga al castigador?. A los Berlusconi, Mario Marín, o a los falsos “ministros de Dios”, tanto unos como otros gozan de las mieles del poder político y económico. Y por ende, de la impunidad.

     

La cuestión se vuelve  peliaguda si lo único que nos interesa es el escándalo  vulgar y barato, y no rascamos el fondo del problema, sus causas: pobreza, corrupción, hijos no desead@s etcétera.   

   

Por qué tanta alharaca si en gran parte los culpables somos….¡tod@s! . Por qué hay que esperar que la hij@s  sean  violad@s para dar el grito al cielo.

    

El arte del desnudo de Mario Mutschlechner

El arte del desnudo de Mario Mutschlechner

Por otro lado, se pretenden mezclar  erotismo con pornografía; en el arte ya sea  fotografía, cine, literatura, poesía, novela. Áreas humanísticas como la antropología y la sociología, que  también tocan tangencialmente el erotismo con fotografías o textos. Por otro lado, much@s, incluyendo “gente de letras”, han caído en la trampa moralina de confundir erotismo con pederastia y  pedofilia, realizados paradójicamente por conservadores en  otros temas sexuales como el aborto y la unión legal entre homosexuales. La fotografía, el cine y la literatura se ven amenazadas por los ojos inquisidores de la moral, aún de intelectuales que no saben distinguir entre una y otra cosa. 

    

Es el caso de una investigadora de arte, que señalaba que era “peligrosos mostrar en público fotografías de jóvenes desnudas” porque atraería a la jauría pederasta.  Al momento se me vino a la mente, el caso del libro “Ñundeui, al pie del cielo”, de Mario Mutschlechner, editado por el Consejo Nacional para la Cultura, y las Artes,  donde mujeres jóvenes y madures de la Mixteca Baja, muestran sus torsos desnudos, éstas fotos fueron tomadas a finales de los sesentas del siglo pasado, pero ignoradas hasta por el mismo Instituto Nacional de Antropología (INAH), porque eran consideradas con poco valor antropológico. Sin embargo, cuarenta y dos años después,  ante el embate de la modernidad,  las mujeres se cubren todo el cuerpo,  por lo que actualmente las mencionadas fotografías,  son consideradas una rareza,  rescatándolas del olvido y publicándolas en el mencionado libro.

  

Esto tiene un trasfondo político, donde la clase política gobernantes se ha encargado de ponerle trabas a las Bellas Artes y en general a todas las áreas humanísticas, como ejemplo basta mencionar la intención de retirar la materia de  filosofía en la enseñanza media superior. O quitar la etapa precolombina en la educación básica–por indicaciones del tristemente célebre Vicente Fox.  

     

Por el contrario, la literatura y el cine han tocado temas donde jóvenes adolescentes de mentalidad prematuramente liberal, realizan el acto carnal sin complejos ni culpas, creando verdaderas joyas del  arte, sin que se haga apología de la pederastia, tal es el caso de “El Amante”  de  Margarite Duras, donde la misma escritora narra, cuando tenía quince años y medio su amasiato “con un chino acaudalado en una travesía sobre el rio Mekong”.

    

Otro caso parecido es la novela también llevada a la pantalla grande, “Lolita” del ruso Vladimir Nabokov- dirigida por Stanley Kubrick y protagonizada por James Mason, Sue Lyon y  Peter Sellers en su primera versión cinematográfica.

    

Así que, para que tanto brinco estando tan planito, y confundir la gimnasia con la magnesia, cuando al arte hay que verlo con ojos críticos y a los delitos sexuales con crítica severa; lo contrario nos orillará peligrosamente a  las aguas negras del oscurantismo. Recordemos el “Caso Aura”, novela de Carlos Fuentes, y  que fue prohibida en una primaria por el entonces secretario de Gobernación, Carlos Abascal; o “El Padre Amaro” censurada por una escena que en tiempos pasados hubiera pasado desapercibida, se me viene a la mente “la Viuda Negra” de Arturo Ripstein.

     

“Amaos los unos a los otros” en el mes del amor y la amistad,  en tiempos de juvenicidios, más vale amar jovencon responsabilidadque morir adolescente. Por lo que sería trascedente –que en escuelas y hogares-se remarcar a l@s adolescentes y jóvenes que amarse no es pecaminoso, siempre y cuando haya voluntad en las parejas sean estas heterosexuales o no. Y no confundir el erotismo con la pornografía barata, ni con delitos pedófilos y la pederastia, sean éstos cometidos por sacerdotes,  gobernantes o por cualquier otro pelafustán.  Después de violad@ el(a) niñ@ no se quiera tapar el pozo. 

 

Salud. ¡Y que viva el amor!.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.