Home » Investigación

Jóvenes universitarios construyen la ciudad del mañana

Publicado por @Shinji_Harper el miércoles, 24 febrero 2010
Sin Comentarios


 

UNAM/Investigación

 

Oaxaca, México.- Aunque el calendario dice que es 2010, en los últimos meses Jhavier Loeza ha vivido en el año 2033, donde diseña edificios futuristas que desafían tanto a la gravedad como a la imaginación, y que deben adaptarse al tren de vida de una Ciudad de México con mucha más gente, violencia e Imecas de los que se registran hoy.

Jhavier (“se escribe así, con h”, aclara el joven) tiene 21 años, estudia el octavo semestre de la carrera de Arquitectura y es un gran aficionado a todo lo que se perciba como ciencia ficción, y a decir de sus maestros, durante gran parte de su tiempo bosqueja en su cuaderno edificios futuristas que parecen sacados de algún relato de Arthur C. Clarke o Ray Bradbury.

“De hecho, mi inspiración viene de lo que he visto en películas como Final Fantasy, Gattaca, El quinto elemento y, sobre todo, Blade Runner, el clásico de Ridley Scott, donde las personas viven en edificios-ciudades y conviven con clones humanos, llamados replicantes”.

Loable aporte de lajuventud mexicana para su país, con el diseño de la ciudad del futuro

Loable aporte de lajuventud mexicana para su país, con el diseño de la ciudad del futuro

De sus diseños, Jhavier sólo puede decir una cosa, “son sumamente arriesgados y muchos parecen sacados directamente de la pantalla grande”, ¿y dónde podrían tener cabida estos inmuebles tan cinematográficos? ¡Pues en una película! Por esta razón, cuando el joven universitario se enteró que estaba por estrenarse la primera cinta de ciencia ficción mexicana, titulada 2033, quiso formar parte de ese proyecto.

“El largometraje tiene una página en Facebook, y a través de ella me contacté con el director, Francisco Laresgoiti (mejor conocido como Chisco), quien me respondió a los tres días, me invitó a platicar con él y al ver mi trabajo, me propuso hacer unas maquetas de los edificios que se ven en el filme, y luego trabajar con él en las dos cintas que va a filmar, porque se trata de una trilogía”, recordó Jhavier.

Recreando lo imposible

En la cinta hay tres edificios icónicos: el Arco-Centro, y las torres Reg Pec y Prex II, y si bien cada uno representó un reto a la hora de diseñarlos y construirlos en computadora, para luego ser insertados en las escenas que retratan a la Ciudad de México del 2033, el reto fue aún mayor a la hora de recrearlos en una maqueta.

“El problema es que no podía trabajar con materiales tradicionales porque estos inmuebles son todo, menos típicos. Por ejemplo, uno de ellos tiene forma de arco, pasa por encima de la Torre Latinoamericana y en medio de éste corre el Eje Central, entonces, ¿cómo lograr esto?”, pregunta Jhavier.

En esta labor le ayudaron los diseñadores industriales Maribel Aguilar y Armando Rojas, y el artista visual Antonio Mendoza, quienes le sugirieron materiales y técnicas para que las reproducciones a escala se vieran lo más realistas posible.

Las maquetas se exhibieron durante la premier de la cinta y en la Universidad Anáhuac, y actualmente pueden ser apreciadas en la Facultad de Arquitectura de la UNAM y en la estación de metro Copilco, donde no faltan los usuarios que se detienen frente a los escaparates para ver los carteles, fotos y vestuarios usados en la filmación, pero lo que más sorprende de toda esta memorabilia es la maqueta de Jhavier.

“¿Esto lo hizo un estudiante de la UNAM?”, preguntó Carlos González, un comerciante que a diario usa la línea 3 para llegar a casa, “pues sí se ve muy de ciencia ficción. Se nota que este chavo tiene mucho futuro”.

Colaboración que tiene futuro

Para Chisco, director de la cinta 2033, conocer el trabajo de Jhavier “fue una verdadera sorpresa. Fue él quien nos contactó y nos contagió de su entusiasmo por la arquitectura futurista, pero cuando me mostró sus diseños y el potencial de su imaginación, me di cuenta de que coincidíamos en muchos sentidos; de ahí vino la invitación para que participara en la trilogía”.

La siguiente cinta se desarrollará en el año 2012, en un Distrito Federal muy parecido al actual, por lo que Jhavier está ya reservando la mayoría de sus propuestas para la última entrega, que tendrá lugar en 2050, en una Ciudad de México muy diferente a la que conocemos, pero que no por ello ha perdido sus íconos distintivos.

“Una de las cosas que ya tengo diseñadas es un inmenso mirador que se sitúa por encima del Monumento a la Revolución, a la manera de un gigantesco árbol, y muchas otras cosas más, como un acuario en Xochimilco con estructuras onduladas que emulan la delicadeza de los lirios acuáticos”, adelantó Jhavier.

Chisco visitó este lunes, a sugerencia del joven Loeza, la Facultad de Arquitectura de la UNAM, donde compartió con los universitarios algunos detalles del filme 2033, su ópera prima.

Jhavier sabe que las cosas apenas comienzan a andar, pero el muchacho se dice sumamente emocionado “porque esto demuestra que los arquitectos también tenemos cabida en la industria de los efectos especiales, y que podemos hacer mucho”, y agrega que buscar algo más allá de lo que tradicionalmente se hace en su profesión es muy arriesgado, pero está consciente de que “cambiar a base de esfuerzo el destino propio, sólo pasa en las películas”.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.