Home » Libertad de Expresión

Urgen al Senado aprobar Ley de Radio y TV como sentenció la SCJN

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 26 marzo 2010
1 Comentario


 

UAM/Comunicación

 

Oaxaca, México.- El Senado de la República debe promulgar una nueva Ley Federal de Radio, Televisión y Telecomunicaciones que atienda los señalamientos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en relación con los artículos de la Ley Televisa que declaró inconstitucionales, demandaron comentaristas y coordinadores del libro La Ley televisa y la lucha por el poder en México.

Durante la presentación, el doctor Javier Esteinou Madrid, profesor del Departamento de Educación y Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y co-coordinador del libro que agrupa las aportaciones de 34 connotados especialistas del tema, propuso que la nueva Ley atienda algunos criterios centrales.

Especialistas analizan las deficients leyes sobre telecomunicaciones en México

Especialistas analizan las deficients leyes sobre telecomunicaciones en México

Ahora, señaló, la ciudadanía demanda a los legisladores del Senado de la República que aprueben esta nueva Ley que por encima de todo defina el espacio radioeléctrico como patrimonio nacional, que recupere la soberanía comunicativa y establezca la rectoría del Estado en esta esfera.

 

El investigador explicó que el espacio radioeléctrico debe concebirse como propiedad de la nación, y que a su uso deberá corresponder un pago como contraprestación económica, además de que ninguna concesión deberá ser por tiempo indefinido.

 

Es necesario revisar la calidad de los medios y reconocer la información jurídica como un bien público que garantice su difusión para todos los ciudadanos, así como ampliar la competencia y combatir los monopolios, renovar las concesiones con base en la calidad del servicio prestado y no mediante el sistema de subasta al mejor postor.
 
También propuso que la Comisión Federal de Telecomunicaciones tenga autonomía reconocida constitucionalmente ante los poderes del Estado, así como garantizar el derecho de réplica de los ciudadanos, proteger el ejercicio de la libertad de expresión y a estar informado.

 

 

Los medios públicos (federales y estatales), apuntó, deberán tener autonomía frente a los gobiernos, reconocer los medios de comunicación indígenas para promover su pleno desarrollo y posibilitar la expresión democrática y plural en los mass media en el ámbito nacional.

 
El miembro del Sistema Nacional de Investigadores sentenció que de no tener un nuevo pacto en materia de comunicación, que modifique el viejo modelo de radiocomunicación, la clase política será responsable de la continuación del estado fallido en este campo.
 
El especialista consideró que la aprobación de la Ley Televisa representó el periodo más “vergonzoso” de la comunicación en la historia moderna de México, en la que los poderes Ejecutivo y Legislativo se supeditaron al de los medios fácticos.
 
Por fortuna, abundó, en julio de 2007 la SCJN, con su intervención oportuna, revirtió las violaciones constitucionales, que ahora deben atenderse, pero prevalece la intención del duopolio televisivo de apoderarse del espacio radioeléctrico.
 
El espíritu de la Ley Televisa no ha muerto, espera sitios propicios para imponerse y opera en forma silenciosa para hacerse del espacio de la radio y la televisión. Los poderes fácticos han evitado la competencia abierta y obstaculizan la creación de nuevas cadenas de comunicación, es decir, tratan de sustituir los poderes de la República.
 
De no democratizar los medios de comunicación y su necesaria apertura a la sociedad, el Estado nacional en el terreno de la comunicación continuará siendo al principio de este milenio un simple “gerente” que participa en la expansión de los mass media.
 
Por su parte Lorenzo Meyer, investigador de El Colegio de México, subrayó que cuando en México sólo existen dos cadenas televisivas que dan y analizan la información, entonces, “tenemos una democracia de forma, pero no de fondo”.
 
La televisión mexicana, afirmó, nació sin un compromiso con la democracia, surgió cuando el sistema autoritario que prevaleció en el siglo pasado estaba en la cúspide del poder con el presidente Miguel Alemán Valdés.
 
El problema es la existencia de un grupo de poder que no tiene contrapeso en las comunicaciones y que ha logrado someter al Poder Legislativo e incluso tiene en la Cámara de Diputados a lo que se conoce como la “telebancada”, apuntó.

Comentarios

comments

1 Comentario »

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.