Home » Literatura

FCE publica novedades literarias en honor de Octavio Paz

Publicado por @Shinji_Harper el miércoles, 31 marzo 2010
Sin Comentarios


 

José LÓPEZ B./Concaculta

 

Oaxaca, México.- Hace más de una década que las luces se apagaron en la antigua Casa de Alvarado, en Coyoacán, donde falleció el 19 de abril de 1998 el ilustre poeta y ensayista Octavio Paz. Mucho antes y después de cumplirse la primera década de su fallecimiento en 2008, la figura del Nobel de Literatura sigue creciendo a través de coloquios y encuentros para analizar su obra, así como también por un sinfín de publicaciones que aparecen aquí y allá para arrojar luz sobre aspectos antes inadvertidos para los estudiosos.

 

Las letras de Octavio Paz en vigencia

Las letras de Octavio Paz en vigencia

Muchos han sido los enfoques académicos y “hallazgos” que se han dado a la imprenta sobre Paz, entre ellos, sus epistolarios con varios intelectuales como Alfonso Reyes, Arnaldo Orfila, Pere Gimferrer, Tomás Segovia, entre otros; además de volúmenes de ensayos que analizan aspectos diversos de su vasta obra (poesía, erotismo, política, estética); así como ensayos de corte biográfico, que buscan situar algún aspecto o época determinada de la intensa y pródiga vida del poeta.

 

     Novedades en el FCE

     

    

En entrevista con Conaculta, Joaquín Díez-Canedo, director general del Fondo de Cultura Económica (FCE), editorial del Estado mexicano que tiene los derechos de la mayor parte de la obra de Octavio Paz, dio a conocer que este año, con motivo de las celebraciones por el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana, aparecerá en ese sello editorial el libro La huella del peregrino, que agrupa los escritos de Octavio Paz sobre historia de México, en particular sobre México independiente. La selección es de Adolfo Castañón, el prólogo fue escrito por el historiador Jean Meyer y aparecerá en la colección Historia.

 

     

Díez-Canedo expuso que aunque no hay un contrato firmando a la editorial le interesa publicar la “Biografía intelectual” de Octavio Paz que desde hace décadas redacta el investigador Enrico Mario Santí, titular de Estudios Hispánicos de la Universidad de Kentucky.

 

     

El director general del FCE refirió que está el proyecto de publicar (todavía sin fecha), la edición facsimilar de la revista Plural, que dirigió Octavio Paz en la primera mitad de los años setenta, y que fue un hito en la difusión del pensamiento intelectual de la época. De llevarse a cabo, pasaría a formar parte de la importante colección de Revistas Literarias Mexicanas Modernas.     

     

    

Joaquín Díez-Canedo, director general del FCE anuncia novedades para recordar obra de Octavio Paz

Joaquín Díez-Canedo, director general del FCE anuncia novedades para recordar obra de Octavio Paz

El gran best seller del FCE —dijo Díez-Canedo— es sin duda El laberinto de la soledad (FCE, 2005), que en la edición conmemorativa del 70 aniversario del Fondo incluye Postdata y Vuelta a El laberinto de la soledad

     

      

El Fondo de Cultura Económica también ha publicado las Cartas a Tomás Segovia (1957-1985), en (2008), y la edición facsimilar, conmemorativa de los 50 años de la primera edición, de Piedra de Sol, en 2007. La edición facsimilar del El Arco y la Lira (2006), con un estudio de Anthony Stanton; así como una edición bilingüe al portugués de Águila o Sol (2001). Además del libro Octavio Paz en España (2007) que agrupa sus recuerdos y apuntes de su viaje de 1937, antología y prólogo de Danubio Torres Fierro.

 

     

No hay que olvidar que el FCE, a partir de 1999, publicó los volúmenes XIII, XIV y XV de las Obras completas, dedicados en gran parte a recoger sus primeros escritos (1931-1943), el “periodismo literario”, como Paz solía llamarlo, y sus entrevistas memorables.

 

     La biografía oficial

 

     

“Hace falta escribir la “Biografía intelectual” de Octavio Paz porque de esa manera se pueden conocer las transformaciones del pensador y poeta a lo largo de los años”, aseguró convencido Santí en entrevista con Milenio en 2008.

 

     

Impulsor de la edición de Primeras letras (1931-1943), (Vuelta, México, 1988), Enrico Mario Santí (Cuba, 1950), quien trabajó muy de cerca con Paz en la edición de algunos de sus poemarios y otros textos misceláneos, aseguró en aquella ocasión que existe la necesidad de la Biografía intelectual del escritor porque “su obra que se transformó a lo largo del tiempo y no excluye la contradicción, lo interesante acerca de la obra de Paz: cómo durante los años 80 podía haber dicho algo que lo contradecía —no sólo en política, sino en materia de arte, religión, antropología o historia— y nunca fue reacio a admitir o que se había equivocado o que había cambiado de idea”.

 

     —¿El FCE estaría interesada en publicar esta biografía, ya habló de esto con Santí o con Marie Jo Paz?, se le preguntó a Joaquín Diez-Canedo.

 

     —Por supuesto, nos interesa. No tenemos un contrato firmado, pero sí hemos hablado de esto, absolutamente.

 

     Último de su especie

 

     

“Faltan todavía muchas operaciones críticas para evaluar adecuadamente el peso de Paz en la cultura mexicana, con todo su vigor, complejidad y contradicciones”, apuntó el ensayista y poeta Armando González Torres, autor de Las guerras culturales de Octavio Paz (Colibrí, 2002), libro que aborda algunas de las polémicas que sostuvo el poeta a lo largo de su vida.

 

     

“Con Paz se fue el último de los grandes intelectuales omnívoros. Fue capaz de incidir con verdadera inteligencia, con argumentos y con intuiciones, en muy distintos ámbitos del pensamiento”, abundó González Torres, entrevistado por Conaculta, y explicó que “este tipo de intelectual se ha extinguido de manera natural en todo el mundo ante el ascenso de los especialistas y de los intelectuales mediáticos, que ya no cuentan con la amplitud de perspectiva que llegaron a tener intelectuales todoterreno como Sartre, Camus, Malraux, Breton y, por supuesto, Octavio Paz”.

 

     

En su más reciente libro, titulado Del crepúsculo de los clérigos (Editorial Terracota, 2008), González Torres dedica dos ensayos a Octavio Paz, uno para explicar la “gran ausencia y la estela” que dejó el mayor tribuno cultural de México en el siglo pasado y la necesidad de seguir ahondando en su legado; el otro, a analizar tres libros que contienen cartas, las crónicas del poeta desde San Francisco y enfoques biográficos novedosos sobre el autor de Posdata.

 

     

Paz —añadió González Torres— “sigue siendo noticia y un autor muy vivo, un autor que sigue generando un interés genuino en la academia y además un interés interdisciplinario, porque se le puede abordar desde la teoría literaria, las ciencias sociales y la politología, etcétera. Desde muy temprano, Paz fue muy cuidadoso en labrar su figura pública, era alguien preocupado por esto, pues sabía del peso de sus opiniones y acciones, sabía que iba a quedar para la posteridad, por lo mismo puso especial cuidado en la publicación de sus poemarios y ensayos; así como sus entrevistas, misivas y primeros textos.

 

     

En Las guerra culturales… el autor se abocó a mostrar el afán polemista de Paz porque “generó muchos temas y en todos los ámbitos, no sólo el literario sino el político y, sobre todo, también sobre la función del poeta frente a la sociedad. Las guerras que provoca Paz son profundamente ricas en el aspecto intelectual, más allá de si tú estás de acuerdo o no con su posición y opiniones. Paz es el catalizador de todas las querellas intelectuales de su tiempo”.

 

  

Abundó que a Paz le tocaron los debates como nacionalismo versus cosmopolitismo en el arte y la literatura mexicanos, pasando por la Guerra Fría, hasta las discusiones de la izquierda posteriores al 68 y las etapas de la transición política y la democracia en México, etcétera. Tal vez una biografía intelectual del poeta permita ver con mayor equilibrio algunas de sus posiciones que en su momento fueron muy criticadas y satanizadas. Así que durante mucho tiempo,  podremos seguir dialogando con él.

 

     Diversidad de enfoques

 

     

Octavio Paz

Octavio Paz

Como uno de los académicos más enterados de la obra de Paz, Santí ha impulsado en fecha reciente la edición de libros que reúnen ensayos que abordan distintos aspectos de la obra del poeta y ensayista: Luz espejeante: Octavio Paz ante la crítica (UNAM/ Ediciones Era, 2009), que reúne 62 ensayos de autores como Harold Bloom, Guillermo Cabrera Infante, Julio Cortázar, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, Nadine Gordimer, Alejandra Pizarnik, María Zambrano, Mario Vargas Llosa, Fernando del Paso, José Emilio Pacheco, Alberto Ruy Sánchez y José Revueltas, por mencionar a algunos.

 

También participó en la antología internacional Octavio Paz: La dimensión estética del ensayo (Siglo XXI, México, 2004), que coordinó Héctor Jaimes en colaboración con Enrico Mario Santí, donde reúnen textos de Leopoldo Zea, Jorge Aguilar Mora, Eloy Urroz, Lúcia Fabrini de Almeida, María Esther Maciel, Rubén Medina y Miguel Gomes, entre otros especialistas.

 

     

Dicho volumen, explica Jaimes, tiene como objetivo aportar al estudio de la obra ensayística de este escritor mexicano, no es un homenaje, sino que tiene como objetivo hacer crítica literaria y cultural. Una crítica que trata de hacer una lectura “desprejuiciada” y que presenta lecturas abiertas de temas específicos tales como la literatura, política, estética, erotismo, antropología e historia. 

 

     

Otro aspecto poco estudiado de la vida de Paz es su papel como diplomático. En este tenor, Froilán Enciso, del Colegio de México, ha investigado dichos documentos y, junto con Enrico Santí, redacta un capítulo biográfico que abarca desde 1945 hasta 1968 —año en que Paz renuncia a la Embajada de México en India, en protesta por la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco.

 

     

También Salvador Vázquez Vallejo ha puesto atención en El pensamiento internacional de Octavio Paz, en su libro publicado por Miguel Ángel Porrúa, en 2006.

 

     Entre poética y política

 

     

Otro especialista en la obra de Paz es Anthony Stanton, quien en fecha reciente ha contribuido a ampliar el debate crítico de la obra del poeta, con la publicación de un grupo de ensayos que nació de una serie de ponencias realizadas cinco años atrás en un congreso cuyo propósito era “desentrañar lo que se entiende por liberalismo en Paz”.

 

     

Con antelación Stanton publicó Las primeras voces del poeta Octavio Paz (1931-1938), (Ediciones Sin Nombre/ Conaculta, 2001, col. La Centena) y también fue el editor de Correspondencia Alfonso Reyes-Octavio Paz (1939-1959), (FCE-Fundación Octavio Paz,1998).

 

     

Octavio Paz. Entre poética y política (El Colegio de México, 2009) —el libro más reciente coordinado por Stanton— reúne diez textos donde participan algunos de los más acuciosos lectores de la obra de Paz: Adolfo Castañón, Soledad Loaeza, Enrico Mario Santí y el coordinador Stanton, entre otros.

 

     

El propio Anthony Stanton aborda el poemario Árbol adentro, y descubre en él la influencia de otros autores como Ptolomeo, Yeats y Machado, que Paz retoma y transfigura; además da luz a la lectura paciana de los últimos capítulos del Quijote, apunta Carlos Rojas en la reseña de dicho libro.

 

     

En el terreno de la academia también se han publicado Cartas cruzadas: Octavio Paz-Arnaldo Orfila (Siglo XXI, 2005), libro que da cuenta de un lustro de misivas, época en la que se gesta la antología Poesía en movimiento (1966), en la que participan en la selección y notas Octavio Paz, José Emilio Pacheco, Alí Chumacero y Homero Aridjis.

 

     

También una pequeña joya es Crónica trunca de día excepcionales (Col. Pequeños Grandes Ensayos, UNAM, 2007), selección y prólogo de Antonio Saborit —libro que reúne las seis crónicas que Octavio Paz escribió para la revista Mañana, que dirigía Regino Hernández Llergo, sobre la Conferencia de San Francisco, donde se dieron las bases para la creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

 

     

Muchos han sido los frentes desde donde se ha tratado de ver la estela que dejó la obra de Paz, destaca por su cercanía Poeta con paisaje. Ensayos sobre la vida de Octavio Paz, de Guillermo Sheridan (Era, 2004), colaborador cercano del poeta en los tiempos de Vuelta.

 

     

“Paz encarna como nadie el siglo XX mexicano. Escribo esta frase sin apresuramiento. Es a la vez su voz más abarcadora y su protagonista más anómalo. Su crítica histórica, política, artística, moral es el reactivo mexicano por excelencia en el debate moderno. No desdeño a otros: Paz nunca estuvo solo, pero reivindicó la naturaleza solitaria… Patriarca e hijo pródigo al mismo tiempo, a fuerza de hablar consigo mismo, habló con los demás, con antiguos y modernos, con los centros y las periferias. Es el mexicano inverosímil”, escribe Sheridan.

 

     

“Como poeta —resume en la presentación de sus ensayos biográficos donde aborda la infancia, adolescencia y primera juventud de Paz— es el eslabón central de nuestra actualidad. Gracias a su aliento, la tradición poética mexicana vive por lo que vale y por lo que augura: no hay poeta mexicano cuya obra no hable con, o contra, la de Paz”.

 

     Lecturas múltiples

 

     

Sin duda el texto académico se lleva la medalla de oro en cuanto a publicaciones, Santí, biógrafo de Paz, habla de “ciento y pico de colecciones de ensayos”; pero también se han montado exposiciones, tales como Materia y sentido. El arte mexicano en la mirada de Octavio Paz, curada por Héctor Tajonar para el Museo Nacional de Arte (Munal), con motivo del Homenaje Nacional en 2008, a una década de su fallecimiento.

 

     

No hay que olvidar —explicó Tajonar en aquella ocasión— que de la vasta obra del poeta mexicano, uno de los temas que trató, con mucho interés, fue el de las artes plásticas. De 15 tomos de sus Obras completas, dos están consagrados al arte, bajo el nombre de “Los privilegios de la vista”.

 

     

También destaca la puesta en escena de La hija de Rappaccini, la única obra de teatro escrita por Paz, que se montó la Coordinación Nacional de Teatro, bajo la dirección de Antonio Castro, que con motivo del X aniversario luctuoso de Paz se estrenó en el Festival Internacional Cervantino.

 

     

Tanto Joaquín Díez-Canedo, director general del FCE, como el periodista Javier Aranda Luna, han advertido la importancia de publicar algún escrito sobre el papel de Octavio Paz como colaborador, secretario de redacción y editor de importantes publicaciones como las de su juventud: Barandal y Taller, Cuadernos del Valle de México y El hijo pródigo; así como las de madurez intelectual: Plural y Vuelta, entre muchas otras.

 

 

“El verdadero diario de Octavio Paz fueron, son sus revistas, su trabajo de editor. Ellas dan cuenta de su mejor correspondencia, de su work in process, de sus días más significativos, de sus días que nos quedan en una amplísima bibliografía que ahora reúnen sus Obras completas y que habrá de incrementarse, seguramente, con los años”, concluye Aranda Luna en un artículo publicado en Babelia de El País.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.