Home » Género

Letras violeta. Dios las hace y ellas se juntan

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 17 abril 2010
Sin Comentarios


Soledad JARQUIN EDGAR

 

Oaxaca. México. Este 10 de abril se cumplieron 221 años del natalicio de la Madre de la Patria y Benemérita de la Nación, María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador. Esta heroína mexicana, que se despojó de sus bienes materiales, la que espiaba los movimientos que realizaban los realistas en la ciudad de México para luego informar a los insurgentes. Participó en la organización Los Guadalupes, así como de grupos de mujeres y solía decir que se llamaba Leona y quería vivir libre como una fiera.

 

En comparación con la gran mayoría de las mujeres de aquella época, Leona Vicario hablaba francés, traducía del latín y tuvo acceso a los libros de la Ilustración Francesa. Pero la escritura fue su pasión.

 

 

Merecido reconocimiento a la labor informativa de Sara Lovera.

Merecido reconocimiento a la labor informativa de Sara Lovera.

Es esta mujer de gran empuje, carácter fuerte y de enorme decisión – como la retratan sus biógrafos- la primera periodista mexicana. A través de El Ilustrador Americano y el Ilustrador Nacional transmitía mensajes en clave a los insurgentes y puso sobrenombres a Hidalgo, Morelos, Rayón y otros.

 

Leona Vicario se casó con el abogado de Mérida, Andrés Quintana Roo, insurgente y político mexicano en cuyo honor se nombró al estado caribeño ocupado a finales del siglo XIX por “mayas rebeldes”. Ambos sufrieron persecución y hostigamiento a la muerte de Morelos, incluso su primera hija Genoveva nació en una cueva cuando buscaban no ser aprehendidos por los soldados reales y viajaban hacia el estado de México.

 

En 1912, liberada del convento de Belem, Leona disfrazada como esposa de arrieros es llevada hacia Oaxaca, ella va sobre cajas de madera que llevan frutas y verduras, pero abajo resguarda una imprenta. En aquella entidad se reúne con Andrés Quintana Roo y con Morelos a quien siguen hacia Chilpancingo, es en Guerrero donde ambos jóvenes independentistas se casan.

 

El Congreso de 1822  decide que a Leona Vicario se le restituyan una parte de sus bienes incautados por  el  gobierno  virreinal, luego de ser considerada una conspiradora.

 

Murió el 21 de agosto de 1842, a los 53 años. En 1900 trasladan sus restos a la Rotonda de los Hombres Ilustres, y en 1925, al Ángel de  la  independencia.

 

En la actualidad hacer periodismo no es una tarea fácil y a pesar de que más mujeres incursionan en este oficio, todavía los actos públicos, los quehaceres y logros muchas mujeres no son noticia. Ese ha sido el empeño de la periodista mexicana Sara Lovera, quien el pasado miércoles fue galardonada junto con otros reconocidos informadores, con el Premio Nacional de Periodismo José Pagés Llergo.

 

Entre Leona Vicario y Sara Lovera existen datos que nos permiten plantear alguna analogía que no resulta exagerada. En tiempos distintos ambas luchan por la independencia, la autonomía. Vicario fue una férrea luchadora contra la opresión que sobre el pueblo mexicano imponían los españoles. Lovera ha sido una guerrera para terminar también con los cautiverios de las mujeres y hacer posible sus derechos.

 

Sin duda es oportuno recordar a Leona Vicario y saber que existen periodistas que con su tarea siempre imaginativa, son capaces de transformar la sociedad en que vivimos, como lo hizo Sara Lovera cuando hace más de 20 años imagino la creación de una asociación civil que permitiera la visibilización de las mujeres a través de los medios de comunicación.

 

Excepto por desconocimiento y a veces hasta por ingratitud, nadie tendría que negar la labor de Sara Lovera en la fundación de CIMAC y lo que esto ha representado al menos para dos generaciones de periodistas en México y el resto de América, así como media docena de países Europeos y hasta algunos africanos, por decir lo menos al impulsar las redes de periodistas, pero sobre todo ha evidenciado muchos actos de injusticia contra las mujeres lo que la ha llevado a obtener infinidad de premios, algunos reconocimientos de sus colegas y otros de la sociedad civil.

 

Sara Lovera tiene más de cuatro décadas en el quehacer periodístico, a través de sus investigaciones y opiniones se han reflejado muchas vidas, trabajo, demandas, triunfos y hasta retrocesos de miles de mujeres. Es ella una orgullosa formadora de grupos de mujeres –como Leona Vicario- para luchar en distintos frentes: las redes de periodistas, las mujeres socialistas, el circulo violeta y 10 Comunicación, entre otros.

 

Sara  transformó el periodismo cuando decidió impulsar esta titánica tarea que implicó horas de trabajo convenciendo a cada colega que encontraba a su paso, armando talleres en todos los rincones del país, para luego poner la otra noticia, la noticia de las mujeres en todos los medios.

 

Por eso Sara Lovera recibió el premio nacional José Pagés Llergo el pasado miércoles y de la mano con sus más de cuatro décadas de trabajo incansable la encontré por el camino que alguna vez recorrió Leona Vicario, la primera periodista mexicana. Sin duda que sí, Dios las hace y ellas se juntan.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.