Home » Cultura

Documental desnuda en Madrid al sistema de justicia mexicano

Publicado por @Shinji_Harper el domingo, 9 mayo 2010
Sin Comentarios


Amado Infante

 

Oaxaca. México.  En México, 93% de acusados nunca ve al juez, 95% de los veredictos son condenas y 92% sin evidencias físicas se basa un expediente que relata hechos, revela el documental mexicano “Presunto culpable” que este martes se presenta en la VII edición del festival Documenta Madrid.

 

Esta cinta no sólo ha sorprendido a públicos de Europa,  Norteamérica y en salas de nuestro país, sino que permitió acelerar la liberación de su protagonista, “Toño”, uno de tantos jóvenes, de mexicanos y mexicanas que son “chivos expiatorios” de la barbacoa estadística del combate oficial a la delincuencia.

 

 

Denuncia, reflexión y justicia, tres motores que derivan de este documental.

Denuncia, reflexión y justicia, tres motores que derivan de este documental.

Ya éste domingo se estrenó en ese festival madrileño, reportó la más importante agencia informativa de lengua castellana, EFE, donde participan 87 trabajos de 30 países y donde “Presunto culpable” ya antes de su proyección había movido la admiración de espectadores europeos, al no dar crédito a la kafkiana realidad de la justicia mexicana, pero más inquietante, es que revela el putrefacto rostro de la corrupción generalizada en pleno “festejo” del bi-centenario de la Independencia y Revolución.

 

Una realidad que los mexicanos vivimos a diario es filmada a partir del dramático caso de José Antonio Zúñiga condenado a 20 años por un homicidio que no cometió y sancionado con pruebas y testimonios falsos.

 

Después de dos derrotas de la defensa, cuyo registro se inició en la segunda, apareció este documental donde se evidencia el viciado proceso judicial en un acto de injusticia que termina -fuera de la cinta- con la liberación de “Toño” el tres de abril del 2008 y cuyo proceso narra con precisión la agencia española:

 

Su caso no es la única sentencia a un inocente que existe en México pero sí el primer juicio que se logró filmar, un logro de los abogados Roberto Hernández y Layda Negrete que a la postre sirvió para revertir una condena injusta que mantuvo a “Toño” en la cárcel 842 días.

 

La historia comienza el 14 de diciembre de 2005, cuando Zúñiga fue detenido en Iztapalapa, un barrio de la capital mexicana, por policías que ni siquiera presentaron una orden de arresto en su contra, lo que sucede con el 93% de los detenidos en México, recuerda el documental.

 

Encarcelado en el Reclusorio Preventivo Oriente de Ciudad de México “Toño” fue condenado sobre la base de la información aportada por los agentes que le detuvieron y por el testimonio de un primo de la víctima que dice que el disparó, algo que no lograron acreditar los peritos.

 

En el expediente del proceso hubo tres sujetos más a quienes mencionan testigos pero que nunca fueron investigados por lo que la condena se basó en un único testigo.

 

Un primer juicio culminó con una condena a veinte años para Zúñiga, a quien defendió un abogado que había falsificado su cédula profesional.

 

Hernández y Negrete recibieron a familiares de “Toño” y pidieron la reposición del juicio, que a partir de entonces tomaría el abogado penalista Rafael Heredia.

 

El 25 de febrero de 2008 el letrado perdería el segundo juicio pero su apelación, y la presentación de las imágenes filmadas, hizo que un tribunal de apelaciones superior ordenara la “libertad inmediata” para Zúñiga por las numerosas irregularidades halladas el 3 de abril de aquel año.

 

En entrevista con Efe el abogado Rafael Heredia confiesa que cuando aceptó el caso y le dijeron que iban a filmar la vista nunca creyó a Negrete y Hernández.

 

“Si me preguntan si me gusta la película (diría) ‘definitivamente no porque se ridiculiza mi trabajo, el del juez, el sistema y a mi país”, México, agrega.

 

Sin embargo admite que el documental logra su fin último, “enseñar al público, a la ciudadanía, cuál es el real sistema penal mexicano”, muy “arcaico”, con un caso real ocurrido en Ciudad de México.

 

Heredia recuerda que la “presunción de inocencia” no existe aún en México pero sí funcionará en 2016, cuando esté en vigor una reforma constitucional al sistema de justicia penal aprobada en 2008 que introducirá además los juicios orales.

 

Recuerda que ya se está trabajando en ese sentido en estados como Chihuahua, Nuevo León, Zacatecas, Morelos, Oaxaca y el Estado de México pero reconoce que hay enormes vicios por superar, entre ellos una corrupción honda e institucionalizada.

 

Según el abogado “el más grave de los problemas” es la policía mexicana, que actualmente “no está capacitada ni tiene la confianza de la sociedad para poder intervenir en un novedoso sistema penal”.

 

“La gran mayoría de los viejos (policías) son buenos, pero hay algunos que son como la manzana podrida en la caja de manzanas frescas: se echan a perder”, añade.

 

La historia narrada en “Presunto culpable” tiene un final feliz pero a la vez doloroso porque Heredia cree que la exculpación no se habría dado sin filmar el caso.

 

“Es muy triste pero yo creo que (la corrupción) es una institución” en México, que se ha infiltrado en la sociedad de arriba a abajo, concluye.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.