Home » Bicentenario 2010

Desentrañé a Porfirio Díaz fuera de la historia oficial: Paul Garner

Publicado por @Shinji_Harper el Viernes, 28 Mayo 2010
1 Comentario


Mario CASASÚS/El Clarín de Chile

 

Oaxaca, México.- En entrevista exclusiva con Clarín.cl Paul Garner, doctor en historia por la Universidad de Liverpool, habla de la reinterpretación del Porfiriato: “Mi intención fue desentrañarlo, entender sus motivaciones y cómo se desarrolla el antiporfirismo, que nace mucho antes de la Revolución de 1910 y cobra fuerza con el libro México bárbaro de John Kenneth Turner, se trata de un libro esquizofrénico, porque describe desde el periodismo y lo extrapola, cuando analiza al régimen sólo hace una caricatura. La historiografía se debe leer sin pasiones, de forma profesional y menos politizada”

Paul Garner: Foto Raquel Zárate

Paul Garner: Foto Raquel Zárate

Catedrático de la Universidad de Leeds (Inglaterra) es autor de los libros:

Porfirio Díaz: Del héroe al dictador: una biografía política (Editorial Planeta, 2003); La Revolución en la provincia: Soberanía estatal y caudillismo serrano en Oaxaca (Fondo de Cultura Económica, 1988); ‘Not All Beer and Skittles’: A Case Study of British-Mexican Relations: An Inaugural lecture (1997) y Regional Development in Oaxaca during the Porfiriato (1995).

El 25 de mayo de 1911 renunció el dictador Porfirio Díaz al gobierno de México que había dirigido por 30 años, a partir de 1876; el 31 de mayo de 1911, “don Porfirio” zarpó a Europa en el Ypiranga y a la fecha sus restos no han sido expatriados del cementerio parisino de Montparnasse. Paul Garner sostiene: “Es la politización de la historia en México, ustedes tienen la historia oficial muy arraigada; lo paradójico es que la historia oficial se comenzó a escribir en el Porfiriato, la historia patria sataniza a su progenitor (…) Llegué a la conclusión de que el legado del Porfiriato es el Partido Revolucionario Institucional, hay muchas ironías al decir que el padre del PRI es Porfirio Díaz”. El patricidio político ha impedido el regreso definitivo de “don Porfirio” a México, otro tema pendiente para el Bicentenario.

MC.- ¿Por qué reeditó la biografía de Porfirio Díaz en el Centenario de la Revolución que lo derrocó?

PG.- El libro se escribió hace 10 años, la biografía salió publicada en inglés en el año 2001, durante esos 10 años pasaron cosas interesantes en la historiografía del Porfiriato; desde entonces, yo sugería que estábamos en posibilidad de reinterpretar y revalorar la historia de México. El libro se ha vendido muy bien, entre las universidades y departamentos de historia, también me han invitado a muchos lados, hace 10 años no habían muchos libros sobe el Porfiriato, ahora se estudia el tema, son varios los estudiantes con sus tesis de maestría o doctorado que investigan aspectos de la vida del Porfiriato. El antecedente está en el libro de la Historia moderna de México escrito por Cosío Villegas, ahí se comenzó a interpretar –de forma diferente- el desarrollo económico de México en el Porfiriato, eso quizá es la fortaleza del régimen: los avances en la red de ferrocarriles, la agricultura, la macroeconomía, las instituciones del Estado, la banca.

 

La parte donde no se ha avanzado es en la historia política, eso es muy curioso, todavía se escucha en muchos lados, a nivel popular, la satanización de Porfirio Díaz como si fuera exclusivamente una tiranía-dictadura. Otro aspecto que ya se estudia es el electoral, aquí encontramos una clave, la celebración de elecciones fue fundamental para el desarrollo político, el “apego” a la Constitución fue sumamente importante para Porfirio Díaz, eso abrió paso para la manipulación, para el fraude electoral, lo que importaba al régimen era el resultado electoral, no el proceso democrático; muchas veces se trataba de negociaciones entre Porfirio Díaz y los gobernadores.

 

MC.- Incluso para la conformación de los Ministerios; por otra parte usted habla de una distorsión histórica entre: porfirismo, antiporfirismo y neoporfirismo. ¿Por qué se ha inculcado una descalificación de la biografía de Porfirio Díaz, al punto que no se menciona su pasado liberal y el determinante papel como héroe de la República?

PG.- Es la politización de la historia en México, ustedes tienen la historia oficial muy arraigada; lo paradójico es que la historia oficial se comenzó a escribir en el Porfiriato, la historia patria sataniza a su progenitor, ¿no te parece interesante? la historia oficial tiende a ser muy distorsionada, por eso mi intención fue desentrañar al Porfiriato, entender sus motivaciones y cómo se desarrolla el antiporfirismo, que nace mucho antes de la Revolución de 1910 y cobra fuerza con el libro “México bárbaro” de John Kenneth Turner, era un texto oficial para las escuelas mexicanas, pero todo es más complejo, como todo el siglo XX del país. “México bárbaro” es un libro esquizofrénico, porque describe desde el periodismo y lo extrapola, cuando analiza al régimen sólo hace una caricatura. La historiografía se debe leer sin pasiones, de forma profesional y menos politizada.

 

El neoporfirismo es más interesante, proviene de una versión oficialista, del viraje de la década de 1980 en la política económica nacional; el neoliberalismo busca sus antecedentes en el liberalismo del siglo XIX, viendo sus puntos de encuentro: exportaciones, modernización y privatización; pero olvidando lo substancial: el liberalismo quería construir un Estado-Nación y el neoliberalismo busca desmantelar el Estado. A partir de entonces se cuestionó la historia oficial, tanto de Porfirio Díaz como figura y régimen. Luego, en el año 2000, con la derrota del partido oficial (PRI), es un nuevo espacio historiográfico, la publicación de mi libro coincidió con esto.

 

MC.- Además surgen nuevos espacios para estudiar la historia

PG.- Por supuesto, se están creando nuevas plazas para los historiadores: el Instituto Mora, El Colegio de México y las otras sedes en provincia. La visión de la academia es distinta a la popular que todavía sataniza, no estoy diciendo que lo que hacemos los historiadores sea neoporfirismo; otro ejemplo del matiz es la telenovela “El Vuelo del Águila” (Televisa, 1992) que simboliza muchas cosas, el hecho que dejaran filmarla en Palacio Nacional –situación imposible en las décadas de1940 a 1950- se nota una relajación en la satanización del Porfiriato.

 

MC.- ¿Cómo entender la falta de equilibro entre el caudillo dictatorial y el héroe liberal?

PG.- Es una simplificación útil para entender el Porfiriato, para gobernar un país tan difícil como México necesitas entender las culturas políticas, yo profundizo en dos ejes: Cultura de la Pirámide y Cultura de la Ciudadanía; ambas culturas se enfrentan, lo que hizo Porfirio Díaz fue entrelazarlas durante mucho tiempo, hasta que perdió el hilo en los últimos años, igual le pasó al PRI. Llegué a la conclusión de que el legado del Porfiriato es el Partido Revolucionario Institucional, hay muchas ironías al decir que el padre del PRI es Porfirio Díaz.

 

MC.- Otra ironía es que conmemoramos el Bicentenario a imagen y semejanza del Porfiriato

PG.- Los presidentes siguen tocando –cada 16 de septiembre- la Campana de Dolores que trajo Porfirio Díaz de Guanajuato al Zócalo de la Ciudad de México en 1895.

 

MC.- Y se empalmó el cumpleaños de Porfirio Díaz –el 16 de septiembre- con la fecha del inicio de la Independencia de México: 15 de septiembre de 1810.

PG.- Es fascinante la continuidad, otro hallazgo de la historiografía es que la diferencia entre Porfiriato y Revolución no fue tan grande, por lo menos a nivel de proyecto nacional.

 

MC.- Y en lo individual: Victoriano Huerta y Venustiano Carranza eran dos porfiristas de cepa que traicionaron la Revolución

PG.- Exacto, los campesinos y obreros no llegaron al poder después de la Revolución de 1910.

 

Porfirio Díaz, en una nueva reinterpretación histórica

Porfirio Díaz, en una nueva reinterpretación histórica

MC.- ¿Con qué simbolismos celebró el Centenario de la Independencia el régimen de Porfirio Díaz?

 

PG.- Fue la presentación de México como país, yo veo en las Fiestas del Centenario (1910) un proyecto nacional profundamente delineado, claro que tuvo sus contradicciones y desaciertos, por ejemplo el indigenismo que nace con la Escuela de Antropología, el discurso paternalista, de alabar la cultura indígena y al mismo tiempo no saber qué hacer con las comunidades.

 

MC.- ¿En dónde encontramos vacíos historiográficos del Porfiriato?

PG.- En el programa económico de José Yves Limantour, es la figura más satanizada, más que el mismo Porfirio Díaz; nadie se ha atrevido a hacer un estudio concienzudo de Limantour, ni del Departamento de Fomento, son tantos huecos en la historia que resulta increíble.

 

MC.- Porfirio Díaz estaba rodeado por varios intelectuales y literatos, por ejemplo: Justo Sierra, Joaquín Casasús, Federico Gamboa, Victoriano Salado Álvarez, ¿se trataba de una dictadura ilustrada?

PG.- Octavio Paz en la primera edición de El laberinto de la soledad (FCE, 1950) dice que el Porfiriato fue una “aberración al liberalismo”, pero en una reedición de 1986 habla de un “despotismo ilustrado”. Yo estoy en contra de la historia politizada, que divide todo entre héroes y villanos, porque resulta superficial.

 

MC.- Doctor, ¿por qué lo invitaron al programa de televisión “Discutamos México” para hablar de Benito Juárez y no de Porfirio Díaz?

PG.- Te voy a explicar, me invitaron a participar en el programa sobre Porfirio Díaz pero yo no pude salir a tiempo de Inglaterra por la nieve, fue un invierno crudo; así que me dijeron “que venga de todas formas, ya veremos de qué habla” (risas). Así que me tocó hablar de Juárez y Venustiano Carranza, un señor muy porfiriano (risas).

 

MC.- ¿Qué planes académicos tiene para el Bicentenario en México?

PG.- Estoy invitado a muchos eventos, a participar en proyectos editoriales; la Comisión Bicentenario está construyendo un parque en Guanajuato, se inaugurará en agosto de 2010, son 15 pabellones cada uno dedicado a una época de la historia de México, el recorrido por pabellón dura 5 minutos respaldado con imágenes y sonido, yo soy asesor de una parte del siglo XIX y me parece un proyecto interesante. El problema puede ser que al llegar el 2011 se termine. Los historiadores estamos muy solicitados este 2010.

 

MC.- Finalmente, ¿piensa hojear la narrativa que propone un revisionismo del Porfiriato?, por ejemplo, las novelas de Pedro Ángel Palou, Álvaro Uribe y Guadalupe Loaeza…

PG.- Me interesa leer la novela de Palou, me acaban de regalar el libro editado por Planeta. Hay mucho que hacer para replantear la historia, el trabajo también le corresponde a los escritores

Comentarios

comments

1 Comentario »

  • genaro lopez dijo:

    PAUL GARNER.-profundice más en nuestra historia porque está toda manipulada y eso le hace mucho daño a esta nación, está igual de peor que nuestra selección de fútbol que de 13 mundiales, ha sido 5 veces último lugar y 5 veces penúltimo. Diga usted SIN TITUBEOS que los 6 Jefes de Estado más insignes del país son: AGUSTÍN DE ITURBIDE, MIGUEL MIRAMON, MAXIMILIANO DE HADSBURGO, PORFIRIO DIAZ, LÁZARO CÁRDENAS, JOSÉ LÓPEZ PORTILLO y VICENTE FOX. Y que los 6 hombres malandrines más perversos son: Don Joel R. Poinset (EU), Lorenzo de Zavala (EU), A. López de Santana, Álvaro Obregón, Plutarco Elías y CSG.

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.