Home » Arte

Serendipia en el MUPO con la obra de Huerta y Carrera-Maul

Publicado por @Shinji_Harper el sábado, 5 junio 2010
Sin Comentarios


Fortino TORRENTERA O.

 

Oaxaca. México. La noche de este viernes fueron inauguradas en el Museo de los Pintores Oaxaqueños, las muestras “Serendipia” de Omar Huerta y “Pintura Horizontal” de Luis Carrera-Maul que recuperan el valor del arte.

 

Luis Carrera-Maul, quien acaba de obtener el segundo lugar en la bienal de pintura “Pedro Coronel”, expone “Pintura Horizontal” en el que recupera el valor del arte haciendo alarde del riesgo controlado.

 

 

Carrera-Maul, Dávila, Alcázar y Huerta, al pie, una pieza del primero.

Carrera-Maul, Dávila, Alcázar y Huerta, al pie, una pieza del primero.

Al recorrer las muestras, en compañía del doirector de ese museo, Juan Alcázar, la reconocida curadora, Olga Margarita Dávila señaló que sendas propuestas coinciden en la serendipia, en la búsqueda afortunada pero repensada del valor del arte, más que de la pieza misma. Habla del proceso de creación como un acto de arte mismo. Es un doble trabajo con lenguajes propios pero paralelos.

 

Comentó en el caos de Carrera-Maul que su formación como arquitecto y luego especializado en artes, le ha permitido desarrollar una propuesta liberadora que registra el transcurrir del proceso de creación.

 

Este artista que vino a una residencia de tres meses a La Curtiduría, decidió quedarse en Oaxaca con su familia; en ese sentido reconoce el pintor que se sintió atraído por su gran movimiento cultural.

 

Define el autor su trabajo como una propuesta de reapropiación, donde incorpora diversos elementos de su trayectoria y esta serie la dedica a hacer una reflexión sobre las artes plásticas de Oaxaca.

 

“El acento de esta muestra es el arte procesal que va más allá del objeto artístico”. Pintura Horizontal es una forma distinta de hacer pintura y de romper el plano de relación con la pieza, señala.

 

Al respecto comenta que nota que la pintura oaxaqueña es una clave importante de una cultura con fuerte presencia nacional, lo que refiere a un movimiento pictórico importante, del que dice se ha nutrido.

 

“Busco hacer evidente y transparente el proceso creativo, por ello muchas piezas se van a ir construyendo en el transcurso de la muestra; además de dos intervenciones públicas que buscan interactuar con la gente, de lo cual también se registra el proceso”.

 

Dice que la reflexión a que motiva es a reconsiderar el valor del proceso que lleva a la pieza y no la pieza misma, para lo cual emplea materiales formas y hasta postura para desarrollarlas que rompen con el plano tradicional de trabajo.

 

Podemos encontrar en esta muestra una esfera hecha con sus primeros trazos hechos en la Academia de San Carlos, lienzos y esferas que se irán pintando por gravedad al drenar pintura desde u portasuero en constante movimiento.

 

Retoma en su obra elementos visuales contemporáneos como es la inspiración del pixel que tributa en sus obras CMYK y RGB, donde imprime esas gamas con el sistema de gravedad, dedicando una de esa piezas a Yoko Ono que en 1963 empleó el instruction painting.

 

En la curaduría, Olga Margarita Dávila, apunta que esta  exposición es una disertación acerca de la condición y tratamiento de La Pintura en la actualidad.

 

Ya es lugar común entre los artistas y gustosos de la pintura hablar y reconocer su llamada “crisis-muerte”, ocurrida desde su primera carta de defunción en manos de Paúl Delaroche en 1839, quien proclamó “hoy ha muerto la pintura”, refiriéndose al arribo de la fotografía, hasta la connotada cita de Arthur D Danto “El arte ha muerto” en 1995, pasando por Douglas Crimp en 1981 quien se refirió al trabajo de Ad Reinhard como “las últimas pinturas que alguien pudiera hacer” comentando sus pinturas negras de finales de la década de los 50’s; sin embargo seguimos refiriéndonos a ella, los artistas, como Luis, piensan y la hacen su campo de trabajo estético, prueba fehaciente que sigue “vivita y coleando”. Entonces ¿a qué aluden tantos pensadores, como los recién comentados, y otros más, tratando su brete?

 

Entendámonos, el asunto es el cambio y transición del modo de pensar, ser y estar, de la sociedad de mediados del siglo XX a la fecha. La Pintura ha sido el documento visual mejor reconocido como la expresión sublime del espíritu occidental moderno, a ella se le atribuye el valor universal de la belleza.

 

Como tal es el emblema de virtuosismo y éxtasis, de ahí su importancia como símbolo para reconocer el proceso del arte. Entonces ¿qué pasa con ella, qué es eso que se representa como su conflicto, para que discursamos en torno a su fallecimiento?

 

La presente colección de trabajos de Luís Carrera-Maul tratan de la pintura como proceso, que se apropian del cambio en el entendimiento de lo pictórico desde el fin de ciclo de la figuración, iniciado en las vanguardias del siglo pasado, hasta los encadenamientos minimalistas de Sol LeWitt, Yoko Ono, y tantos otros.

 

Pintura Horizontal es una provocación para detenerse ante lo que titula, ¿cómo horizontal? Busca en quien lee y la disfrute, otra posición ante la pintura, que se coloque a pensar desde otro lugar para mirar y de ahí al gozar, de aquí la alusión del título al referirse a lo horizontal.

 

Son 14 pinturas en diferentes formatos: instalación, vídeo, objeto y proceso, que tratan sobre la saturación de la información, sobre la prolífica ausencia de contenidos en el circuito del arte actual, la apropiación, el acto físico de pintar y su condición al hacerlo, la materia en la pintura y su construcción, así como de la relación de la pintura en el museo y en el espacio público.

 

Siempre con un acento reflexivo y crítico ante la serendipia, ese descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado. Para colocarnos y en ello advertirnos ante el entendimiento del ritmo actual, el de la causalidad, la coincidencia, para que comprendamos y podamos tomar consciencia de nuestra posición en el aquí y ahora de las circunstancias de la vida y su relación en el cosmos.

 

La Serendipia de Omar Huerta

Originario de Jilotepec, Estado de México, Omar Huerta coincide en su propuesta y apuesta en las artes no objetales que desde la década de los 70 empiezan a manifestarse, aunque considera que tanto la parte convencional como propositiva del arte han tomado sus rumbos en paz.

 

Explica que presenta en su serie “Serendipia” arte instalación y pintura, donde hace referencia a ese descubrimiento azaroso que llamamos chiripa, pero que significa un conocimiento aleatorio.

 

Por medio de las manos, apunta, pone al azar fórmulas, diagramas y otros símbolos que tienen que ver en esta relación entre la ciencia en un contexto artístico.

 

Refiere que el arte contemporáneo a través de la exploración de formas y medios, ha desarrollado distintas rutas de comunicación y solución plástica, no obstante siempre se alude a un espacio sígnico-visual, ya que se encuentra ligado al pensamiento del hombre y al desarrollo tecnológico que éste ha generado, así; este espacio, se encuentra en constante formulación y cuestionamiento de paradigmas artísticos en evolución, que nos conduce a un arte más complejo en cuanto al desarrollo y la comprensión de estas nuevas rutas artísticas.

 

Sin duda el arte y la ciencia se han relacionado en todas las épocas, basta pensar en las investigaciones de Da Vinci, el estudio de la proporción a través de la geometría o la utilización de diagramas o fórmulas para explicar algún planteamiento; de ahí que la presente obra considera establecer un espacio de reflexión sobre  esta relación compleja, que si bien podría pensarse una pertenece al campo de las ciencias “duras” y la otra al campo de las humanidades, dentro de su desarrollo han encontrado cierta dependencia estas disciplinas por excelencia del pensamiento humano.

 

Una serendipia es un descubrimiento científico afortunado e inesperado que se ha realizado accidentalmente, azar y sagacidad del observador son indispensables para ésta. Pero acaso en el arte ¿También se cumple esta condición?; La utilización de diagramas químicos o formulas matemáticas sin relación alguna y puestas al azar sobre las manos de cerámica, son un referente que el espectador tiene que asociar sobre este universo construido, de tal

manera, que el contexto y la sensación que se concibe al presenciar la obra invita a un momento fantástico de construcción de felices Serendipias.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.