Home » Ciudadanía

Rinde UNAM homenaje al filósofo Alejandro Rossi

Publicado por @Shinji_Harper el jueves, 10 junio 2010
Sin Comentarios


 

 

Heriberto BLANCARTE L./Conaculta

Oaxaca, México.- Si la UNAM es la casa de estudios que tantas cosas ha dado a México es por alumnos y maestros como Alejandro Rossi, quien a lo largo de 50 años fue un ejemplo del espíritu universitario y de la entrega personal a favor de la docencia y el conocimiento, expresó el rector José Narro durante el homenaje al fallecido filósofo y escritor.

Sentido homenaje realizó la UNAM a el escritor Alejandro Rossi

Sentido homenaje realizó la UNAM a el escritor Alejandro Rossi

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro Robles; la presidenta de Conaculta,  Consuelo Sáizar; el director del Fondo de Cultura Económica, Joaquín Diez-Canedo; el director del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM, Guillermo Moisés Hurtado Pérez, así como los escritores Juan Villoro y Fabio Morábito encabezaron el homenaje In Memoriam a Alejandro Rossi, realizado ayer en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo en Ciudad Universitaria.
“Alejandro Rossi se sacrificó por esta universidad, aportando muchos años de enseñanza que a menudo lo alejaban de sus actividades literarias; está institución debe mucho a su esfuerzo y entrega”, afirmó  José Narro.

En tanto, el escritor Juan Villoro destacó que Alejandro Rossi tenía la fe del carbonero, la constancia del lechero y la devoción del maratonista cuando se entregaba a los quehaceres de la filosofía y la literatura.

 

El escritor Juan Villoro hizo una remembranza de su encuentro con Alejandro Rossi

El escritor Juan Villoro hizo una remembranza de su encuentro con Alejandro Rossi

“Es un lugar común describir a Alejandro Rossi como un gran conversador. Su estilo oral no encajaba en las conferencias  ni en la radio o la televisión. Su ley siempre era: la realidad existe para ser conversada”, refirió Juan Villoro.

Recordó que el autor de Manual del distraído perfeccionó en la UNAM su capacidad para la charla y el diálogo, mismos que mantenía con maestros, amigos y alumnos en los pasillos y jardines después de sus ya legendarias clases. 

“El cariño de muchas décadas en esta institución era notorio. Cuando Alejandro Rossi defendía a la Universidad defendía en realidad su propia vida. Para él la UNAM fue una manera de dar la bienvenida a muchos matices de conocimiento y búsquedas personales”, expresó Villoro.

Por su parte, Fabio Morábito rememoró cuando conoció a Rossi en un taller literario en 1984 en el Instituto de Estudios Extranjeros de la UNAM, donde impartía sus clases con gran pasión y estimulando el debate entre los alumnos.

 

“Nos hablaba de usted y se fijaba en el carácter de cada uno. Para Rossi cada hombre en esta tierra pertenecía a una naturaleza específica de la que no podía escapar, por eso no creía en una sola literatura, sino en muchas, animándonos a acercarnos a la que estuviera más cercana a nuestra fisonomía interior”.

    

Morábito afirmó que para Rossi el lenguaje era un edificio donde los nombres propios jugaban un papel importante bajo la tiranía del símbolo, además de entregarse al quehacer literario con la pericia de quien libra innumerables obstáculos para expresar con toda claridad sus ideas.

    

“En las clases nos decía desde el primer momento que abandonáramos la idea de ser innovadores. No era un maestro de afanes teatrales, quería sólo que se jugara limpio, es decir, que se escribiera con rigor y lucidez”.

    

La obra de Alejandro Rossi fue poderada en un homenaje realizado en la Máxima Casa de Estudios

La obra de Alejandro Rossi fue poderada en un homenaje realizado en la Máxima Casa de Estudios

El arquitecto Tedodoro González de León, gran amigo de Rossi y su esposa Olbeth Hansberg, realizó una amplia retrospectiva anecdótica de las reuniones que se celebraban en el barrio, donde vivían varios amigos cercanos, así como de la gran pasión de Rossi por el arte y temas urbanos o de arquitectura.

    

Durante el homenaje fue proyectado el documental Unos momentos con Alejandro Rossi, producido por TV UNAM y Conaculta, con la participación de diversos amigos del escritor y filósofo.

    

Finalmente el académico Guillermo Moisés Hurtado Pérez, se preguntó porqué a la mitad de su vida Alejandro Rossi dejó la filosofía para convertirse en escritor, acto que debe interpretarse como un rasgo muy profundo de su personalidad.

    

“Para su maestro José Gaos la filosofía era una suerte de confesión personal, no obstante para 1959, Rossi encontró su método de investigación en la filosofía analítica y años después da su gran paso hacia la literatura cuando en 1973 comienza a escribir Manual del distraído, sorprendiendo a los lectores con su profundidad e incansable interés por indagar a través de las palabras en la naturaleza humana”.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.