Home » Literatura

De Juchitán a Los Ángeles, nueva obra de Carlos Martínez Rentería

Publicado por @Shinji_Harper el viernes, 18 junio 2010
Sin Comentarios


 

Vidal Pineda VÁSQUEZ

 

Oaxaca, México.-  “De Juchitán a Los Ángeles es un libro que recapitula y expresa la más pura esencia de los escritos de Charles Bukowski, su obra, su estilo de  vida y el  impacto que tuvo y sigue teniendo en la sociedad lectora”, dice Michael Matus, joven escritor juchiteco que hoy, al lado de Carlos Martínez Rentería, César Rito Salinas y Jorge Magariño, presentará este libro en Juchitán de Zaragoza.

 

Cuando leo algo de Bukowski – señala el joven escritor – se me viene a la mente la cerveza, el whisky, las mujeres, el sexo, los arranques de furia desenfrenados. Las noches de risas incontrolables, más mujeres, soledad, llanto y este libro es una edición que deja al lector con un ganas de seguir leyendo; por la calidad de los escritos y poemas, por el renombre de los autores, por la maravillosa obra del maestro Pastrana, y sobre todo por a quien se le dedica la edición, a Charles Bukowski, Hank, el héroe de millones, el poeta de los miserables.

 

Otra obras más para la literatura oaxaqueña

Otra obras más para la literatura oaxaqueña

El libro que  fue presentado en la galería de Soid Pastrana, pintor que ilustró este ejemplar, cuya recopilación de textos estuvo a cargo de Carlos Martínez Rentería, nació de dos coincidencias,  según describe el compilador en la presentación.

 

Una de esas cosas fue porque la revista Generación, que dirige Rentería, se propuso reeditar a principio de este año el número especial que en 2003 dedicó a Charles Bukowski. Simultáneamente invitaron al pintor juchiteco Soid Pastrana a exponer una carpeta de grabados en la ciudad de Los Ángeles, California, con tal motivo decidió dedicar su más reciente trabajo gráfico a la memoria del “viejo indecente”.

 

Ambas circunstancias confluyen ahora en este volumen que reúne sólo los textos inéditos que se entregaron para la nueva reedición bukowskiana, así como las lúdicas-lúbricas pinturas, dibujos en color y blanco y negro que realizó Soid para su exhibición a mediados de este año en la ciudad en donde nació y vivió el autor de La máquina de follar, en las cuales se fusiona la cosmogonía istmeña con la parafernalia “etilizada” y misógina del viejo Chinaski, quien muy posiblemente hubiera sido feliz en aquellas tierras de borracheras interminables y mujeres voluptuosas.

 

En las páginas de este libro se pueden apreciar textos de autores como Heriberto Yepez, Guillermo Fadanelli y José Mariano Leyva, quienes se plantean nuevas disyuntivas que nos muestran un panorama mucho más rico en matices e intensidades en la obra de un autor que, más allá de los lugares comunes y la leyenda que él supo inventarse, debe considerarse entre los grandes exponentes de la literatura norteamericana.

 

Sobre el autor de Música de cañerías  Yepez escribió: “Bukowski corre el riesgo de que su significación se estanque en lo meramente anecdótico o cutáneo, como le ocurrió a Cervantes, incluso a Borges. Leerlo desde su mundo aparente, no buscar sus adentros. Cada vez que leo algo sobre Bukowski me pregunto, ¿qué no se han dado cuenta que ese Bukowski es la caricatura de Bukowski y nada más?”.

 

Michael Matus afirma “algunos dicen que Charles Bukowski es la personificación del mal en la tierra, no creo que sea así; pienso que Bukowski  sólo creó una ventana para ver a través de ella la decadencia social que se vivía y se sigue viviendo en una ciudad tan grande como Los Ángeles, bueno, no sólo Los Ángeles, por lo general en estos tiempos la miseria abunda por todas partes”.

 

Otros autores que reflexionan en torno a la vigencia de Bukowski son el también novelista JM Servín quien nos dice: “Bukowski fue un hijo de Satanás. Pocos escritores han personificado mejor en vida y obra al antihéroe de la ordinaria locura urbana. Ya en la vejez terminó su compromiso con la transgresión y se dejó querer por la celebridad ganada con una obra de violenta belleza, evocativa de la soledad, el asco y el horror del inadaptado”. Así también se puede leer a Roberto Castillo Udiarte, quien a través de una entrevista, cuenta cómo y por qué fue el primer autor mexicano en traducir a Bukowski.

Comentarios

comments

Comenta el articulo!

Agrega tu comentario, o trackback desde tu propio sitio. Tambien puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

No se toleraran conductas inapropiadas. No spam.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio esta habilitado para el uso de Gravatar.